Vigilar y Castigar (Ensayo) del Autor Michel Foucault

Te enseñamos un breve Resumen del Ensayo Vigilar y Castigar del escritor francés Michel Foucault, conoce las cuatro partes en la que está dividido aquí.

vigilar y castigar

Resumen de Vigilar y Castigar

Es el trabajo escrito por el pensador francés posmoderno Michel Foucault y publicado en 1975. Este trabajo, a través de un estudio del derecho penal, y especialmente de la gerencia de las prisiones durante el siglo XVIII hasta el siglo XIX, estudia la presencia de relaciones de poder, tecnologías de control y la microfísica de las macros presentes en nuestra sociedad. 

Este trabajo desarrolla en principio dos disertaciones: la primera es la de castigo han sufrido mutaciones, lo que no significa mejora o deterioro de los mismos, no su humanización o racionalidad, que generalmente se considera, sino más bien una transformación que responde a los cambios político-económicos en las sociedades occidentales; Es entonces un estudio de métodos penales para la economía y la política.

La segunda tesis se basa en la afirmación de que hay un conjunto de elementos materiales y técnicas que actúan como armas, transmisores, canales de comunicación y puntos de apoyo para las relaciones de poder y saber que al retener los cuerpos humanos y los dominan los convierte en un objeto de conocimiento, la tesis es que los actos criminales no son tanto una consecuencia de las teorías legales, como un capítulo en anatomía política.

El Libro Vigilar y castigar de Michel Foucault está presentado en cuatro capítulos o tesis: Suplicio, Castigo, Disciplina y Prisión.

vigilar y castigar

Suplicio

Según el autor, la tortura o suplicio desde la Edad Media fue un modelo riguroso de manifestación punitiva, cuyo propósito era demostrarse que la verdad se había logrado gracias al resto del proceso penal, y que los hizo culpables del predicar de su propio juicio cuando castigó físicamente su propio cuerpo, caminar por las calles, el cartel, leer el significado de la intersección.

Debemos añadir que el juicio también consistió en un ritual político, ya que la ley de la antigüedad era principalmente un ataque contra el soberano, que era el origen de la ley. Por lo tanto, el castigo no solo debería reparar el daño cometido, sino también significar venganza por el crimen que se había cometido al rey.

Y a pesar de todo, entre los siglos XVII y XIX, los suplicios comenzaron a desaparecer, básicamente debido a dos procesos:

  • La desaparición del espectáculo castigador. Los días de ejecución y tortura fueron momentos felices para que el público cometiera disturbios. Además, los condenados a menudo se convirtieron en objeto de admiración. A partir del siglo XIX, el castigo se convierte en la parte más oculta del proceso penal.
  • La relajación de la acción sobre el autor. Aunque las nuevas penas (trabajo forzoso, encarcelamiento) también son “físicas”, el cuerpo se toma como un medio para privar al autor de la libertad. El objeto de la operación penal básicamente deja de ser el cuerpo y se convierte en el alma.
    Ya se dejo de emplear el juzgar simplemente un acto criminal para juzgar toda una serie de pasiones, instintos, desviaciones, deformidades, etc., con las cuales los individuos están calificados, “criminales”, “no solo sobre lo que han hecho, sino sobre lo que son, serán y puede ser ” (psiquiatras, maestros, funcionarios) sobre el castigo.

vigilar y castigar

Castigo

En los comienzos de la segunda mitad del siglo XIX, muchas protestas contra los Suplicios, que se consideran vergonzosas y peligrosas. Esta crítica se basa principalmente en el concepto de “humanidad” como algo que debe ser respetado incluso en los peores asesinos. Según Foucault, sin embargo, esta crítica oculta algo más profundo: la búsqueda de una nueva “economía penal”.

Las variaciones sociales en el siglo XVIII, y básicamente el aumento de la riqueza, significan una disminución de los delitos de sangre y un aumento de los delitos de propiedad. En este contexto, la burguesía emergente siente la necesidad de una búsqueda más precisa de la justicia, que castiga todos los pequeños delitos que previamente permitieron escapar y cuya tortura es totalmente desproporcionada.

Por lo tanto, lo que piden los reformadores en el siglo XVIII es “castigar con una rigurosidad debilitada, tal vez, pero castigar a todos lo necesario”. En este ambiente, se considera que el crimen ataca a toda la comunidad, que tiene el derecho de defenderse y castigarlo. El castigo ya no puede interpretarse como venganza, sino que se justifica por la defensa de la sociedad y su utilidad para el cuerpo social (así parece la importancia de la prevención del delito). Esta nueva penalización se basa en seis reglas básicas:

Regla de cantidad mínima: se comete un delito porque se esperan beneficios. Por lo tanto, la penalización debe superar, pero solo un poco, estos beneficios.

Regla de idealidad suficiente: la validez de la pena depende de la desventaja que se espera de ella. Por lo tanto, el castigo debe basarse principalmente en la representación que el perpetrador potencial hace de él.

Reglas de efectos secundarios: los efectos más intensos no deberían ocurrir en el culpable, sino en aquellos que pueden serlo.

Regla de seguridad absoluta: debe garantizarse que el delito será castigado y no castigado. Por lo tanto, el sistema judicial debe estar vinculado a un organismo de supervisión: la policía y el sistema judicial deben ir juntos.

Regla de la verdad común: según las reglas del método científico, la investigación deja de utilizar el viejo modelo fiscalizador para adoptarlo por una investigación empírica.

Regla de especificidad óptima: es necesario que se mencionan todas las violaciones. Además, debe haber una individualización de las sanciones, para que se adapten a las características de cada criminal, que se percibe como un individuo que es necesario saber. Aquí se encontrarán las ciencias humanas y sociales aplicadas al crimen.

Las nuevas sanciones buscadas para desarrollar esta nueva técnica penal deben cumplir varias condiciones:

  • Deben ser lo menos caprichoso posible: la unión o atadura entre crimen y castigo debe ser inmediato.
  • Es necesario basarse en los intereses del potencial perpetrador: si el interés es la fuerza relacionada con el crimen, se debe usar la misma fuerza para evitarlo.
  • La modulación temporal es necesaria: un castigo definitivo significaría que el trabajo invertido en el autor se desperdiciará, ya que el autor regenerado no volverá a la sociedad.
  • La pena afecta principalmente a posibles delincuentes; El culpable es solo uno de sus objetivos. Además, el castigo puede considerarse una represalia que el culpable le da a cada ciudadano por el crimen que los ha perjudicado a todos.
  • En la sanción pública debe ser como un libro de lecciones, donde se pueden leer las leyes mismas; el castigo debe ser una escuela y no una fiesta.
  • Se debe poner fin a la ambigua gloria de los que no cumplen la ley, así como a la que apareció en los cantares populares.

vigilar y castigar

Disciplina

En esta tercera parte, Foucault continúa analizando los cambios que han ocurrido en instituciones como nosocomios, cuarteles, escuelas, etc. para relacionar las nuevas formas de control de las personas presentes en estos escenarios con el análisis de la economía criminal.

Las disciplinas

A partir del siglo XVIII, se descubren técnicas que permiten un control exhaustivo de la persona e introducen agilidad y se incluyen en las normas militares, escolares y hospitalarias. Foucault llama a estas técnicas “disciplinas”.

vigilar y castigar

Las disciplinas fundamentan su éxito en el uso de herramientas simples:

  • Vigilancia jerárquica: el monitoreo debe ser un aspecto que se ve sin ser visto. Por ejemplo, se fabricaran edificios que no serán hechos para ser observados como eran los palacios, así como los que no permitían al vista al exterior como las fortalezas, pero para permitir el control interno. De esta manera, se forma el edificio del hospital (como un instrumento para la acción médica), el edificio de la escuela (como una pedagogía mecánica), etc.
  • Castigo disciplinarioEn todos los procedimientos de disciplina, se ejecutan a través de mecanismo correccional: sus propias leyes, sus castigos específicos, sus reglas de sanción.
  • La disciplina realmente sanciona son las variantes. Los castigos disciplinarios deben imponer un orden artificial (una regulación), pero también un orden lógico, delimitado por desarrollo naturales y observables, como el tiempo de un aprendizaje o el nivel de capacidad logrado.
  • Conforme a la sanción punitiva tiene la función de reducir las alteraciones, debe ser especialmente correctivo.
  • Todos los comportamientos y cualidades se califican de los dos polos del bien y el mal, y sobre esto se puede determinar una cuantificación que permita alcanzar un equilibrio. De esta manera, lo que califica ya no son los actos sino los propios individuos.
  • Esta cuenta de precios y multas permite determinar con precisión la clasificación de cada uno para que la disciplina pueda recompensar simplemente otorgando campañas y castigando con humillación.
  • Por lo tanto, el castigo del poder disciplinario no tiende a la reconciliación sino a la normalización.
  • Examen:  El examen “es una apariencia normalizadora, es una manera de observación que permite medir, catalogar y penar”. El examen, que será absolutamente sustancial en la constitución de las ciencias humanas y sociales, se basa en los siguientes mecanismos:
    • Lo que es históricamente, del poder es lo que se ve y lo que se ejerce permanece en la sombra. Pero el poder disciplinario se ejerce volviéndose invisible y, en cambio, ejerciendo sobre aquellos que ejercen una transparencia obligatoria.
    • El examen se acompaña de un sistema de registro y acumulación de documentos. De esta manera, el individuo se convierte en un objeto descriptible, analizable, que se estudia en sus características especiales y en su desarrollo individual; y, por otro lado, se forma un sistema comparativo que permite estudiar fenómenos globales y la descripción de grupos.
    • La prueba convierte a cada individuo en un “caso”. Anteriormente, era un concesión ser explicado y seguido en detalle; En cambio, con la utilización de una prueba esta descripción detallada lo convierte en una forma de controlar y dominar.

vigilar y castigar

Todo esto implica una construcción diferente de individualización. En el antiguo régimen, cuanto más poder tienes, más marcado eres como individuo (a través de ceremonias, procedimientos).

Por otro lado, en una administración disciplinaria, el poder se vuelve más desconocido y funcional y, por el contrario, es más individualizado para aquellos sobre quienes el poder se ejerce con mayor fuerza. Es precisamente la persona que abandona la norma (el niño, el enfermo, el loco, el condenado) quien se describe y registra con mayor precisión.

Panoptismo

Según el autor, los principios anteriores en los panópticos que Jeremy Bentham ideó como el edificio perfecto para la vigilancia se materializan. El efecto más importante de los panópticos es inducir una transparencia sensata y constante que garantice el manejo espontáneo del poder sin tener que ejercer ese poder todo el tiempo, porque el prisionero no puede saber cuándo está mirando y cuándo no.

Panópticos también actúa como un laboratorio para que los técnicos modifiquen el comportamiento o eduquen a las personas, por lo que no solo es una herramienta poderosa sino también un conocimiento.

La característica panorámica hace posible que el ejercicio del poder sea perfecto, ya que permite reducir el número de quienes lo ejercen y multiplicar lo que están haciendo. Además, permite actuar incluso antes de que se cometa el error y prevenirlos. Sin otro instrumento que la arquitectura, funciona directamente en individuos.

vigilar y castigar

De esta manera, aparecerá una “sociedad disciplinaria” debido a la expansión de las instituciones disciplinarias:

  • En el pasado, se pedía principalmente a las disciplinas que jugarán un papel en la neutralización del peligro para la sociedad o el soberano. Pero lo que se les pide, sin embargo, es aumentar la utilidad de los individuos. Es por eso que tienden a implementarse en los sectores más centrales y productivos de la sociedad.
  • Los mecanismos disciplinarios tienden a abandonar las áreas específicas donde trabajaron para emerger en toda la red social. Además, las instituciones dejan de ejercer sólo la supervisión interna y también comienzan a ejercer control sobre el exterior (los hospitales, por ejemplo, ejercen la salud general de la población).
  • Existe una tendencia a la nacionalización de los mecanismos de disciplina. Para ejercer, el poder debe ser un instrumento de monitoreo general permanente, integral y apropiado.

Prisión

Aunque la prisión no era nada nuevo, comenzó a introducirse como un castigo universal durante la transición de los siglos XVIII al XIX, ya que tiene algunas ventajas sobre las formas de castigo anteriores:

  • En una colectividad donde la libertad es buena por excelencia, su carencia aparece como un mal para todos, por lo que aparece como un castigo “igualitario”.
  • La prisión permite calcular el castigo exacto usando la variable de tiempo.
  • La prisión desempeña un papel como aparato para transformar a las personas y para ello reproduce, acentúa, todos los mecanismos disciplinarios que existen en la sociedad.

vigilar y castigar

Los principios básicos sobre los cuales se basa la prisión para llevar a cabo una educación completa sobre el individuo son los siguientes:

  • La incomunicación del condenado, es lo que garantiza que el poder se ejerza sobre él con la máxima intensidad, ya que no puede ser contrarrestado por ninguna otra influencia.
  • El trabajo, que se define como un agente para la transformación de la prisión. No se considera que la producción en sí sea materialmente útil, sino los efectos que tiene sobre el preso, que debe transformarse en un individuo que cumpla con las normas generales de la sociedad industrial.
  • La modulación del castigo, que permite cuantificar las penas exactas y calificarlas según las circunstancias. Además, la duración de la sentencia debe adaptarse a la transformación del preso a lo largo de la sentencia.
    Sin embargo, esto significa que debe haber una autonomía para el personal que administra la sentencia: el director de la prisión, el capellán y más tarde psicólogos o trabajadores sociales. Es su evaluación, en un sentido de diagnóstico científico, la que debería conducir a la modulación o incluso a la abolición del castigo.

De este procedimiento, se presenta una estrategia donde se unen técnicas sociales y médicas para la curación y la normalización en prisión. La prisión es básicamente una máquina para cambiar el alma del individuo.

La mezcla criminal y psiquiátrica. La delincuencia se considerará un trastorno patológico que puede analizarse como otro tipo de enfermedad. Desde aquí puede establecer el conocimiento “científico” de los delincuentes: la criminología aparece como una ciencia. La prisión se convierte así en una especie de observatorio permanente del comportamiento: un aparato de conocimiento.

El autor señala que las críticas a la prisión comienzan ya en el siglo XIX y utilizan el mismo argumento que podemos encontrar hoy en día: las cárceles no reducen las tasas de delincuencia, la detención provoca reincidencia e incluso produce delincuentes, los antiguos prisioneros tendrán muchas dificultades para la sociedad y para aceptarlos, la prisión hace que la familia detenida caiga en la miseria.

Sin embargo, a pesar de estas opiniones, la prisión ha seguido defendiéndose como el mejor sistema método-tecnológico para el criminal, siempre que se mantengan ciertos principios (que ya existían a mediados del siglo XVIII):

  • Principio de corrección: la privación temporal de libertad debe tener una función esencial, que transforme la conducta de la persona.
  • Principio de clasificación: los presos deben ser distribuidos de acuerdo con criterios tales como su edad, sus disposiciones, las técnicas de corrección que se utilizarán con ellos y las etapas de su transformación.
  • Principio de modulación de las penas: El desarrollo de las condenas debe ser modificable de acuerdo con la individualidad de los presos.
  • El principio del trabajo como obligación y como derecho: el realizar una ocupación debe ser uno de los elementos esenciales de la transición interna y la socialización progresiva.
  • Principio de la educación carcelaria: la educación de los presos es una medida de precaución en interés de la sociedad y una obligación para el preso.
  • Principio de control técnico de la internación: la administración de la prisión debe ser controlada por personal especializado que tenga la capacidad moral y técnica para garantizar la formación adecuada de las personas.
  • Principio de las instituciones adjuntas: la prisión debe ser seguida por medidas de verificación y cooperación hasta el reajuste final del preso.

vigilar y castigar

Para Foucault, la tecnología de las instituciones se está transportando gradualmente a agencias sociales enteras, lo que tiene varios efectos importantes:

  • Hay una clasificación continua entre la perturbación, la violación y la desviación de la regla. En realidad, la desviación y la variante (que causa desorden, crimen, locura) sella las diversas instituciones (escuela, hospital, prisión).
  • Se muestran una serie de canales a través de los cuales se reclutan “delincuentes”, que a menudo pasan por sus vidas a través de instituciones que apuntan precisamente a prevenir y prevenir la delincuencia: reformatorios, instituciones de asistencia social, cárceles.
  • En la clasificación continua del aparato disciplinario, la prisión no asume más que un grado suplementario en la intensidad del mecanismo que ya opera desde las primeras sanciones. “En su función, esta penalización no difiere significativamente de la curación o el entrenamiento”.
  • En todas partes encontramos jueces de normalidad: los jueces pueden ser muchas veces, profesores, médicos, trabajador social y otros.
  • El tejido carcelario de la sociedad es a la vez un instrumento para crear el conocimiento que el poder necesita. La ciencia humana ha sido posible porque encajan en esta forma específica de poder.

vigilar y castigar

Pero quién es Michel Foucault

Vio la luz al mundo, el 15 de octubre de 1926 en Poitiers, Francia. Su padre era Paul Foucault, un destacado cirujano como todo padre esperaba que su hijo fuera médico igual que el. Su formación básica fue una mezcla de éxito y mediocridad hasta que asistió al Saint-Stanislaus Jesuit College, donde se destacó por su desempeño.

En esa época, su pueblo era parte de la región de Vichy Francia, que luego sería ocupada por Alemania durante la guerra, allí logró aprender filosofía con Louis Girard, después de la Segunda Guerra Mundial, se empieza formar en École Normale Supérieure, conocida por ser el portal de inicio a la carrera académica en humanidades en Francia.

vigilar y castigar

La vida personal de él en la École Normale fue difícil: padecía de depresión aguda debido a la zozobra por su homosexualidad e incluso intentó atentar a su vida varias veces.

Debido a esta situación, fue llevado a un psiquiatra y, durante ese tiempo, quedó fascinado con la psicología y obtuvo un título en esa disciplina, muy nuevo en Francia en ese momento, además de un título en filosofía en 1952.

Estuvo comprometido en psicología clínica, lo que lo expuso a pensadores como Ludwig Binswanger, estuvo inscrito en el Partido Comunista Francés desde 1950 hasta 1953. Su guía fue, Louis Althusser, lo indujo a unirse a él, pero pronto se desilusionó con la política y la filosofía.

Foucault no consiguió ser profesor en el sistema de educación francés en 1950, pero lo intentó de nuevo y triunfo al año siguiente, luego por muy poco tiempo estuvo dando clases en la École Normale, alcanzó un lugar en la Université Lille Nord en Francia, donde enseñó psicología desde 1953 hasta 1954, año en que publicó su primer libro, ‘Maladie mentale et personnalité (Enfermedad mental y personalidad), trabajo que luego no fue de su agrado.

En este momento no estaba interesado en una carrera como profesor y se exilió de Francia durante un tiempo. En 1954 se desempeñó como delegado cultural en la Universidad de Uppsala en Suecia.

vigilar y castigar

Su tesis doctoral presentada en la Uppsala, fue rechazada, por lo que en el año 1958 dejó Uppsala y trabajó po poco tiempo en diversos puestos en la Universidad de Varsovia y en la Universidad de Hamburgo. De vuelta  a Francia en 1960 para completar su doctorado. Uno de sus maestros fue Maurice de Gandillac. Luego tomó un puesto en filosofía en la Universidad de Clermont-Ferrand. En esa universidad, conoce al filósofo Daniel Defert, que sería su compañero durante veinte años. 

Para el año 1961 obtuvo su doctorado a través de dos disertaciones (como es habitual en Francia): una tesis “principal” titulada Folie et déraison: Histoire de la folie à l’gege classique (Locura y demencia: Historia de la locura en la era clásica) y Una tesis “secundaria” que consistía en la traducción y el comentario de la antropología desde un punto de vista pragmático sobre Kant.

Folie et déraison (publicado en español como Historia de la locura en la era clásica) fue muy bien recibido. Foucault siguió un poderoso programa editorial, publicado en 1963 Naissance de la Clinique (El nacimiento de la clínica), un ensayo titulado Raymond Roussel y una reedición de su volumen de 1954 (ahora titulado Maladie Mintie et Psychologie o, en español, Mental Illness and psicología), que luego lo desacredita nuevamente.

vigilar y castigar

A lo largo de este periodo de su vida se transformó en un fecundo escritor, estando la mayoría de sus textos se ubicaban en la psicología, la psiquiatría y la salud mental. Entre tanto sus trabajos después se centraron en temas relacionados como la política, temas sociales y sexualidad.

Durante los años en que se interesó por la corriente estructuralista, fue mirado como parte de la esta tendencia y estaba a la misma altura que algunos otros grandes pensadores como Jacques Lacan o Claude Lévi-Strauss. Sin embargo, este autor repudia en su totalidad la idea de ser considerado un protector del estructuralismo.

En 1968, la famosa revuelta estudiantil estalló en mayo, eventos que influyeron profundamente en Foucault y se aseguró un puesto como jefe de la cátedra de filosofía en la recién creada universidad experimental París VIII. A partir de aquí, sus años comenzaron con un fuerte activismo político.

Finalmente, este filósofo fue seleccionado como parte del prestigioso cuerpo académico del Colegio de Francia, aumentando su participación en la vida política y viajando por el mundo para dar clases y conferencias, incluidas sus famosas conferencias y entrevistas en los Estados Unidos e Irán.

vigilar y castigar

Mientras en sus últimos años de vida, Foucault fue criticado por sus constantes parecer de sus ideas y opiniones a lo largo de su vida, lo que defendió como un fenómeno natural debido a la adquisición de experiencia y conocimiento.

Finalmente, Foucault murió en 1984 a causa del SIDA, pero no antes de destruir gran parte de su manuscrito y prohibir estrictamente la publicación de todos aquellos que pudieran “sobrevivir”.

A continuación revisamos algunos de sus trabajos más relevantes:

Historia de la locura en la era clásica (1961)
El primer trabajo relevante de Foucault, analiza y revisa el tratamiento dado al concepto de locura a lo largo de la historia, y enfatiza el desarrollo del tratamiento dado al paciente.

Palabras y cosas (1966)
En este trabajo de Foucault, el pensador reflexiona sobre cómo difieren todos los períodos históricos al presentar una serie de condiciones de verdad básicas que determinan qué es aceptable y cómo estas condiciones se desarrollan y cambian con el tiempo.

vigilar y casstigar

Arqueología del saber (1969)
Otro de los trabajos más sobresalientes del pensador francés en el que realiza una prueba o estudio de la forma de cómo funciona y el poder de las oraciones como unidades básicas de habla.

Ver y castigar (1975)
A lo largo de este trabajo, se realiza el estudio y la meditación de las instituciones en funcionamiento para que funcionen, con la intención de comprender el desarrollo que a lo largo de los años experimenta las formas en que se castigan los juicios.

Historia de la sexualidad (1976, 1984)
Este trabajo de Foucault se materializa en tres volúmenes diferentes donde se examina el uso de la sexualidad con un régimen de poder, así como el uso del placer sexual a lo largo de la historia.

Cuando Foucault murió en 1984, escribió el cuarto volumen de estas reflexiones, que se centraron en la sexualidad y el cristianismo.

Te invito a que ingreses en los siguientes enlaces a continuación:

(Visited 4.144 times, 2 visits today)

Deja un comentario