El Gigante Egoísta (Libro): Resumen, Análisis y más

El Gigante Egoísta es una historia que deja en evidencia los sentimientos de todas las personas, dando de esta manera una lección acerca de faltas que en ocasiones se cometen, además de, una demostración a través de la lectura de bondad, definitivamente es una historia para recapacitar sobre la armonía que muchas veces tendemos a olvidar por el egoísmo, es mejor aprovechar el tiempo ya que es muy valioso. Aquí le dejamos el resumen de El Gigante Egoísta. 

El Gigante Egoísta resumen

Prólogo de El Gigante Egoísta

El autor de esta historia tiene por nombre Oscar Wilde y fue reconocido como un espectacular narrador de cuentos cortos, se distingue entre los demás por relatar con gran originalidad y desenvoltura, haciendo de él uno de los más famosos escritores de cuentos del siglo XIX, fue popular y muy querido por el público inglés y llegó a cada rincón del mundo entero con sus peculiares cuentos cortos.

Después de más de cuarenta años de su partida física, la cual se dan por hecho el día treinta de noviembre del año 1900, continúan vivas todas sus obras, que siguen existiendo como una de las más públicas en todo el mundo, debido a su destreza de combinar toda su magia y sutileza para formar cuentos mediante lo narrativo, con impresiones y emociones comparables a la vida y a la literatura que existe a nivel mundial.

El Gigante Egoísta es una historia muy hermosa de Oscar Wilde, el gigante, presentado como egoísta al comienzo de la historia, gradualmente deja que los niños lo ablanden, quienes vendrán todos los días a jugar en su jardín.

La historia está llena de emoción, contada con delicadeza y talento, contiene tesoros de descubrimientos poéticos y pequeños detalles conmovedores que lo hacen fascinante de leer de principio a fin, un texto de gran poesía, lleno de fantasía y ternura, la moral cristiana que habita el cuento se convierte en poesía de la pluma del autor.

El Gigante Egoísta resumen

Resumen

Había un hermoso jardín, sin embargo, pertenecía a un gigante, afortunadamente, no había estado en casa por mucho tiempo, nadie lo había visto en los últimos siete años, por lo que los niños podían jugar en el jardín, estaban allí todos los días después de la escuela, la tierra allí estaba cubierta de suave hierba verde, sobre la cual las flores parecían pequeñas estrellas, doce árboles de duraznos se bañaron en primavera con flores de color rosa y blanco perla, y en el otoño dieron a todos sus maravillosos frutos.

El gigante tiene un jardín y un castillo, mientras él estaba lejos de los niños en su vecindario, rutinariamente visitaba sus flores y árboles y jugaba en su jardín, los niños estaban muy felices cada vez que estaban en el jardín para escuchar el canto de los pájaros y oler la fragancia de las flores en flor. Sin embargo, el gigante regresó, mientras los niños hablaban, escucharon un sonido atronador que los hizo saltar y abandonar el jardín de inmediato, cuando el gigante vio a los niños, los asustó lejos de su jardín, construyó un muro alto.

El gigante luego construyó alrededor una valla alta y colgó un letrero: “Prohibido el paso”. Pobre gigante: se amaba a sí mismo más que a nadie, los niños no tenían dónde jugar, intentaron jugar en la carretera, pero había grandes piedras polvorientas por todas partes, y era imposible jugar en el jardín, uno por uno, los niños se acercaron en silencio a la cerca para al menos mirar el hermoso jardín, pero tableros bien ajustados protegían de manera confiable las posesiones del Gigante. “Ah, ¡qué bueno fue para nosotros!”. Los niños suspiraron.

Llegó la primavera y todo a su alrededor floreció y todo estaba hermoso, solo en el jardín del Gigante era invierno, no había niños, y los pájaros no tenían a nadie para cantar sus canciones, no jugaban niños y los árboles no florecían, una pequeña flor asomó por debajo de la tierra, pero cuando leyó la tableta, sintió tanta pena por los niños que volvió a quedarse dormida.

Los elementos de invierno ocuparon el jardín y se negaron obstinadamente a irse hasta que el Gigante Egoísta los enfrenta y les habla sobre el propósito de su estadía en el jardín, el gigante se cansó de esperar la primavera y a menudo se preguntaba por qué la primavera llegaba tarde, la gente de su vecindario siempre hablaba del jardín cubierto de hielo del gigante.

Los niños se convencieron cada vez más de que el gigante es cruel y egoísta, la reacción de los niños fue bastante emotiva porque fueron testigos de cómo el gigante los echó del jardín y les prohibió ir allí nuevamente, la reacción de los niños era de tristeza. Y debido al anhelo persistente que los niños sienten por el jardín se vieron obligados a cavar un agujero en la pared e ir al jardín una vez más.

Una mañana, mientras aún estaba acostado en la cama, el Gigante escuchó música hermosa, le gustaban tanto estos sonidos tranquilos que pensó: “Probablemente, uno de los músicos reales pasa cerca de la casa”. Y es solo una pequeña canción, tanto así que cantó su canción de primavera, el gigante no escuchó pájaros durante tanto tiempo que esta melodía sin pretensiones fue la mejor del mundo para él, la ciudad dejó de bailar locamente en el techo, el Viento del Norte se calmó por la sorpresa y un aroma delicioso llegó al Gigante.

Los niños gatearon a través de un pequeño agujero en una valla ya en ruinas, y se sentaron alegremente en las ramas de los árboles, los árboles estaban tan felices de encontrarse con los niños nuevamente que inmediatamente florecieron, ahora balanceaban suavemente las ramas sobre las pequeñas cabezas de los bebés, solo en el rincón más alejado del jardín todavía reinaba el invierno.

El Gigante Egoísta resumen

Allí, debajo de un árbol, un niño se paró y lloró amargamente, era muy pequeño y no podía subir. La nieve cayó sobre sus hombros, y las pequeñas piernas se volvieron azules por el frío. “Ven aquí”, susurró el árbol, tratando de bajar las ramas heladas debajo, pero el niño era demasiado pequeño. Y el corazón del gigante se derritió cuando vio esto. ¡Qué canalla soy!, pensó, por eso la primavera no ha venido a mí. Ahora pondré al bebé en la cima, derribaré esta cerca y los niños siempre jugarán en mi jardín. Y el gigante estaba tan avergonzado de lo que había hecho …

De puntillas bajó las escaleras, silenciosamente abrió la puerta principal y salió al jardín, al ver al Gigante, los niños estaban tan asustados que inmediatamente corrieron en todas las direcciones. Y el invierno reinó en el jardín otra vez. Solo el niño más pequeño no vio nada, porque tenía los ojos llenos de lágrimas, el gigante se acercó silenciosamente a él, lo levantó con cuidado y lo plantó en la rama más grande. Y de repente el árbol floreció y los pájaros cantaron en sus ramas. Y el niño extendió sus brazos hacia el Gigante, lo agarró del cuello y lo besó.

Entonces todos los niños vieron que el Gigante ya no era malo y corrieron alegremente al jardín, la primavera vino con ellos. “Ahora es tu jardín”, dijo el gigante, y tomando un hacha grande, cortó la cerca en pedazos pequeños y cuando al mediodía todos los adultos se dedicaban a sus asuntos, el Gigante jugaba con los niños en un jardín tan hermoso, mejor de lo que nunca tuvieron que ver, los niños jugaban todo el día, y por la noche vinieron al Gigante para desearle buenas noches.

Una mañana de invierno, saliendo de la cama, el Gigante miró por la ventana, ya no tenía miedo al invierno, después de todo, es solo una primavera para dormir, cuando las flores descansan y ganan fuerza, de repente se frotó los ojos con asombro y se aferró a la ventana. ¡Dios, que belleza!, un árbol en el rincón más alejado del jardín florecía con hermosas flores blancas.

Frutos plateados colgaban de ramas doradas. Y debajo, debajo del árbol … ¡Ese mismo niño estaba debajo!. Habiendo olvidado la edad que tiene, el Gigante cayó de bruces por las escaleras y corrió hacia el borde del jardín, habiéndose acercado mucho, el Gigante se detuvo con horror, había heridas feas en las muñecas del niño, similares a las huellas de dos grandes uñas, y las mismas marcas estaban en sus pequeñas piernas.

Debido a la bondad del corazón del gigante, la luz del sol regresa a su jardín, observó a los niños jugar y su corazón se aceleró, pero en el rincón más alejado del jardín, vio a un niño tratando de trepar a un árbol, el niño lloraba mientras caminaba alrededor del árbol, el gigante sintió pena por el niño y de repente sintió una punzada de culpa por estallar. Ahora qué egoísta he sido, sé por qué la primavera no vendría aquí. Pondré a ese pobre niño en la parte superior del árbol, y luego derribaré la pared, y mi jardín será el parque infantil para siempre.

El niño pequeño y el gigante formaron una fuerte amistad a partir de entonces, pero el niño desapareció y no regresó hasta muchos años después, el gigante, muy viejo esta vez, vio al niño en el mismo lugar donde lo ayudó a trepar a un árbol hace muchos años, pero se puso furioso cuando vio las heridas del niño, “en las palmas de sus manos, las huellas de dos uñas, en sus pequeños pies”.  Pero el niño le dijo: “estas son las heridas del amor”, después de escuchar esas palabras, el gigante anciano sintió una felicidad indescriptible, el niño lo llevó al paraíso.

Propósitos

  • Siempre mantener unos bonitos sentimientos
  • La adquisición de cosechar nuevas palabras que lo ayuden a uno a crecer día tras día

Conclusión

Nos damos cuenta que al leer esta linda historia, logramos abrir nuestras mentes a la fantasía, por medio de la imaginación mejorando de esta manera nuestros pensamientos, así con esto conseguimos instruirnos con la materia de literatura y nos damos cuenta de todos los conocimientos que esta nos puede contribuir en la lectura, cuando leemos tenemos que entender que estamos leyendo, también es entenderla, ya que nos ayudará en el transitar de la vida.

Generalmente solo una pequeña parte de las personas usan la lectura para ampliar sus conocimientos y aprender cosas nuevas, es por esto que recomendamos que tengan agrado de leer, además de disfrutar y analizar lo que se está leyendo, para de esta forma tener un mejor conocimiento, el gigante egoísta resumen, sería una excelente opción.

Bibliografía

  • Autor: Oscar Wilde
  • Libro: El Gigante Egoísta
  • Editores Mexicanos Unidos, S.A.
  • México D.F

Luego de leer esta historia acerca de El Gigante Egoísta, ponemos a su disposición otros cuentos los cuales puede leer ingresando a los enlaces que le mostramos a continuación:

(Visited 18.039 times, 32 visits today)

Deja un comentario