Alberto Vázquez Figueroa: Biografía y Libros del Autor

Alberto Vázquez Figueroa es considerado un novelista y periodista de origen español, teniendo entre sus manos más de 100 obras de su propia creación, asimismo es considerado como uno de los autores contemporáneos que ha tenido más público lector en España y en todo el mundo, si deseas conocer más sobre él, no dudes en acompañarnos.

Alberto vazquez figueroa

Biografía

El abuelo de Alberto era un arquitecto, se encargó de él por un largo tiempo y su padre habría nacido en Guadalajara estando su abuela allí por motivos de trabajo. La mamá de él nace en la Isla de Lobos, y era la hija del farero del lugar. Alberto Vázquez Figueroa nace el 11 de octubre de 1936 en la ciudad de Santa Cruz de Tenerife (Canarias), aunque no habría cumplido ni siquiera un año de edad cuando su familia sería exiliada por motivos políticos al África Española, puesto que su padre era republicano socialista y fue encarcelado durante la Guerra Civil, fue allí donde pasó gran parte de su infancia.

Más tarde, su padre sería liberado, pero estuvo internado durante varios años en un hospital, ya que sufría de tuberculosis. Asimismo, mientras se encontraba en África su madre muere. Es entonces cuando Vázquez Figueroa fue criado por su tío, el cual era administrador civil del fuerte militar en el Sahara español en el que vivían. Su tío le empezaría a proporcionar algunos libros para leer, más que todo novelas de aventuras de autores como Joseph Conrad, Herman Melville o Julio Verne, haciendo que éstos se conviertan en uno de sus géneros favoritos.

No fue sino hasta sus 16 años cuando vuelve a Tenerife para estudiar, allí comienza a trabajar como profesor de submarinismo y buceo en un buque-escuela llamado “Cruz del Sur”, junto a Jacques Cousteau, en el cual se encontraría por lo menos dos años. Trabajó en los rescates de cadáveres en el Lago de Sanabria para luego de la rotura de la presa de Vega de Tera que sería destruida por el pueblo de Ribadelago. Actualmente reside  entre un ático en el madrileño barrio de Argüelles y Lanzarote.

Aspectos relevantes de la vida de Alberto Vázquez Figueroa

Este personaje es reconocido por ser un prolífico escritor que se dedica a vender libros en abundancia, también es un polémico inventor que constantemente se queja de que por culpa de la corrupción de los políticos no se pueden cumplir sus ideas. Pero Alberto Vázquez Figueroa pudo recorrer gran parte del mundo en la época del periodismo romántico de Televisión Española. De igual forma estuvo presente en guerras y desastres naturales y estuvo íntimamente ligado con el glamour del mundo del cine. Fue testigo privilegiado del siglo XX, siendo esta una época en la que nuestro mundo, bajo una mirada actual, parece otro planeta.

Alberto vazquez figueroa

Vázquez nace un Octubre del año 1936, siendo que apenas al nacer su padre ya llevaba tres meses preso en un campo de concentración. Fue uno de los primeros que apresaron en Tenerife. Luego fue deportado a África, fue sometido a muchas crueldades y esto hizo que su madre muriera, posteriormente su padre se enfermó de tuberculosis, estuvo seis años en un sanatorio y se salvó de milagro. Su hermano se fue a Venezuela y a él lo mandaron a vivir con sus tíos en un desierto en el Sahara.

Desde un comienzo, a Vázquez le pareció una mala idea, sin duda alguna era algo terrible para él por el calor que hacía, además no habría conocido a sus tíos con anterioridad, aunado a que su madre habría muerto 2 semanas atrás, también su padre se encontraba en el sanatorio de tuberculosos, que era en aquella época como la antesala de la muerte, era un momento bastante angustioso para Vázquez. En su estadía en el Sahara, iba con su tío de expedición, ya con tan solo 13 años siempre pasaba todo el día con los tuaregs y los camellos cazando y pescando, puesto que se encontraba muy cerca de la costa. Era una vida libre y feliz como no ha tenido ningún niño.

En la familia de Vázquez que se encontraba en el Sahara, habría una especie de esclavo que los ayudaba en las labores de la casa, esta persona también realizaba trabajos en la granja, donde había avestruces, gacelas, gallinas y conejos. Es decir, realizaba casi cualquier tipo de tareas, inclusive jugar y entretener a Vázquez con un tren de cuerda. Muchas veces veía al esclavo llorando, a lo que Vázquez le pregunta por qué y respondió que estaba llorando de alegría. Uno de los tíos de Vázquez le había adelantado el sueldo de un año para que comprase la libertad de su novia, ya que él había comprado la suya propia años atrás, pero ahora necesitaba la libertad de la mujer con la que se iba a casar, con esto se quiere decir que para 1952, aún existía la esclavitud.

Lo peor de todo es que no podían denunciar este hecho a las autoridades españolas, puesto que para ese entonces había ley del silencio. Si lo denunciaban, su familia recibía un castigo. Era algo que estaba en la tradición de esos países y la misma se habría mantenido a lo largo de miles de años. El esclavo era de origen senegalés, pero el autor percibe hasta la actualidad, que gran parte de los niños que se encuentran en Costa de Marfil, realizan trabajos forzosos como si fueses esclavos, siendo éstos comprados en Mali o en Nigeria.

Esto es sin duda alguna un hecho bastante notorio que se puede apreciar hoy en día, pero también pasa en Sudamérica. Contratan a un trabajador y con las cosas que le dan el primer día para vivir y trabajar le cobran tanto que nunca podrá pagar la deuda. Vázquez afirma que siempre seremos esclavos del mundo en el que vivimos, sea cual sea nuestro ritmo de vida.

Existían diversas cosas las cuales Vázquez no lograba entender, pero su tío tenía una biblioteca en casa y sabía muchas cosas de historia, geografía y literatura, pero no sabía muchas cosas relativas a latín, matemáticas o química, sin embargo aprendió traducir gracias al haber leído un libro en latín de la Guerra de las Galias, de Julio César, en tan solo un mes, pudo aprender a desarrollar el lenguaje latín y español perfectamente.

Retó a su profesor a que abriera el libro por donde quisiera y este se lo leería. Un día en un examen empezó a escribir en la pizarra y antes de que acabara él le habría entregado el examen terminado al profesor, a lo que el mismo le pregunta “¿Qué pasa, te retiras?” —y él le respondió: “No, que ya he acabado”. Siendo merecedor de una premiación de honor gracias a eso.

A todas éstas, la moraleja que deja este hecho es que todos los días se tiene que aprender algo nuevo, cosa que Vázquez ha hecho a lo largo de su vida. Años atrás Vázquez fue llamado para ofrecer una conferencia a diferentes catedráticos de ciencias en una universidad de matemáticas, aún así que este no sabía nada de matemáticas, los directores se dieron cuenta que este podía hacer uso de la lógica para aplicarla al campo matemático como por ejemplo los inventos que este hacía, es decir, explicar cómo llegar donde los demás no llegan con ideas que en principio pueden parecer absurdas.

Vázquez llegaría a Madrid con muy poco dinero, dinero que habría sido enviado por su hermano desde Caracas. Su padre siempre quiso que este estudiara Arquitectura y le llegó a decir un día que si hacía un edificio, se caería y todos los que viviesen en él iban a morir. Dado que en el Sahara se habría dedicado a leer muchos libros, lo que quería era ser escritor. Soñaba con escribir. Una de las opciones que este tenía era la de estudiar Periodismo. Luego entraría a la escuela de Zurbano, en el curso del 59, fue una época muy dura para él, puesto que pasaría mucha hambre.

En la ciudad viviría mucha hambre y frío, puesto que vivía en un tipo de pensión parecido más a un sótano que a cualquier cosa, se encontraba en Modesto Lafuente, cada uno tenía derecho a una ducha de agua caliente una vez a la semana. Una vez que se dieron cuenta que Vázquez se duchaba todos los días me dijeron que si estaba enfermo me tenía que ir a mi casa. Este le tuvo que explicar a la señora que estaba acostumbrado a ducharse todos los días; por otro lado, tenían derecho a un huevo frito a la semana, el resto eran garbanzos y lentejas. Los días que no tenían clases, se quedaban en la cama para así no gastar calorías.

Un día estaban requiriendo buenos nadadores para una prueba y así poder estudiar con Cousteau. El la lograría pasar porque era un excelente nadador, enseguida fue trasladado a una escuela de buceo en Valencia. En el interior del barco podía comer muy bien, también tenía excelencia en calidad de vida. Ser buceador entonces estaba genial, para él era como decir que era un astronauta, seguido de que llegarían muchas personas extranjeras a la Cosa Brava.

Cousteau simplemente era un hombre extraordinario, pero con muy mal carácter como militar. Era una persona bastante interesante pero duro a la vez. Pero tenía razón, decía que los que aprobaran con él y dieran clase de buceo a otros debían ser absolutamente profesionales, ya que de lo contrario mucha gente moriría. De hecho muchas personas habían muerto por hacer mal uso del buceo, Cousteau se mantenía firme en cuanto a sus directrices.

La última prueba de la escuela, era la de suspender el suministro de aire una vez se llegaba a una profundidad de 50 metros. Es un susto en el que el cuerpo imagina que se va a morir, para ese momento el único reflejo del cuerpo es el de subir rápidamente a la superficie, sin embargo esto no es posible, hay que subir lentamente, a esa profundidad la presión en el interior de tu cuerpo sigue siendo grande y si se sube rápidamente revientas. Era el último examen.

Este deporte era sumamente peligroso. En el primer congreso mundial de actividades subacuáticas todo el grupo fue reunido para bucear en una cueva, pero no contarían con que las luces les fallarían, fue un trauma bastante trágico. Todos juraron no volver a meternos jamás en una cueva. Luego el catedrático de Oceanografía de la Universidad de San Diego decidió meterse en Las Calanques de Cassis, en Marsella, y desapareció. Este no fue encontrado hasta un año más tarde.

Un día Vázquez se encontraba en la Escuela de Periodismo y un profesor se le acerca a preguntarle que había hecho, puesto que un par de policías lo estaban buscando. En el año 59 si dos policías secretos estaban preguntando por una persona es porque habría hecho algo muy grave. Era para ponerse nervioso, digamos. Pero no era nada de qué preocuparse, simplemente hubo una inundación en España y necesitaban personas que supieran nadar, ellos sabían que Vázquez era de los pocos profesores de buceo que había en España y necesitaban de él para organizar un equipo de rescate de los cadáveres.

Vázquez lograría reunir al menos quince de la escuela de Valencia y al día siguiente partieron en un auto escoltados por la policía con sus motos, esa noche era un desastre, luego pudieron llegar al amanecer y el pueblo estaba completamente destruido. La primera imagen que se encontraron al llegar fue una señora gritando desesperada: “¡Aquí vivían mis hijos y mis nietos y no queda nada!”.

Al llegar al lugar no podían ver nada en el agua, todo estaba lleno de barro y la temperatura era casi de cero grados. En aquel tiempo no había trajes de inmersión y era algo muy difícil para Vázquez y su grupo al salir del agua tenía que meter las manos en un cubo de agua caliente, ya que no podían tocar nada sin sufrir un agudo dolor. Solamente lograban sacar los cadáveres por partes, nunca los cuerpos enteros porque estaban mezclados con otras cosas. El ejército estaba custodiando la zona para que la gente y los curiosos no vieran lo que el grupo sacaba. Así estuvieron por al menos 10 días, entrando al agua y sacando restos de personas para meterlas en un saco, hasta que Vázquez dijo que morirían si siguen buscando a todos los que faltan, los que quedaban en el agua estaban en avanzado estado de descomposición. Se prohibió pescar en el río durante dos años y con esto finalizó su trabajo.

Sin duda alguna era una experiencia bastante desagradable, simplemente Vázquez y su grupo iban tanteando las aguas, a los cinco minutos se empezaba a sentir signos de hipotermia, luego tocaban un cadáver y creaba un susto muy desagradable. Él habría estado varios días sin dormir, luego decidió que no podía seguir pensando en esas cosas, solamente lo volvió a hacer cuando después de 50 años pudo regresar al lago. Vázquez siempre decía que si eras corresponsal de guerra terminas alcohólico o drogadicto para así olvidar las barbaridades que has visto, si para resistir la profesión tienes que refugiarte en eso, era mucho mejor dedicarse a otra cosa.

Para Vázquez, la literatura era muy importante, llegó a engancharse con las obras de  Wenceslao Fernández Flórez, ya que era muy inteligente, brillante. Vivía en una casa de esas antiguas, viejísimas, todo estaba oscuro, y ahí estaba él en un sillón, con una chispa y una gracia… Posteriormente lograría entrevistar a Hemingway en un hotel que hay en El Escorial, pero no le gustó haber pasado ese momento con él, sin embargo siempre estuvo apegado a su literatura hasta que pudo enterarse de que mató a un búfalo y se regodeó disparándole en los pulmones para que así tardase en morir y poder hacer una descripción de su agonía. El afirmaba que hay momentos en los que se tiene que cazar, ya sea por necesidad, o porque hay que controlar una plaga, pero siempre hay que ser lo más rápido posible. Algo que parece muy fuera de lugar es que para describir una agonía, o para obtener lectores, necesites matar. Ya sea un búfalo, una persona o lo que sea.

Vázquez llegó a ser regulador en África, y habían momentos en las que hay demasiados elefantes, se vuelven viejos, pierden dos juegos de muelas y atacan los poblados y se comen el maíz y la yuca. En una noche podrían destruir un pueblo entero, en los poblados son atacados con armas de bajo calibre, en algunos casos significan un peligro para la sociedad. En estas circunstancias hay que perseguirlos y matarlos. Los elefantes pueden ser encantadores, pero también pueden abusar y los demás animales no tienen la culpa.

Una vez mientras Vázquez se encontraba de caza, fue sorprendido por un gorila en el Monte Chocolate, en Camerún. A lo que un compañero de Vázquez le indica que debe quedarse tranquilo- Con un gorila delante que había salido de la nada Vázquez de alteró y espantó al gorila. Su compañero le dijo que tenía un arma cargada con balas de elefante, eran muy distintas a las usadas para matar a un gorila, por lo tanto era necesario pasar desapercibido, esto reflejaba que Mario era un gran cazador.

Hacían la comparación de estar en la guerra, si vas a una a campo abierto, coge un jeep con el depósito bien cargado de gasolina por si tienes que salir en una situación de riesgo en la que no sabes lo que podría pasar. Pero si estás en una batalla en la ciudad, se necesita de un auto más pequeño, mejor si tiene el motor atrás, y que vaya siempre con la gasolina justa para ir y volver, porque es muy posible que una bala le dé al depósito.

Según experiencias contadas por Vázquez, en la batalla del Puente Duarte en la República Dominicana fue impactado por una bala y no sintió nada hasta que llegó al hotel. La bala le había atravesado la pierna, pero en el momento la persona no logra darse cuenta, puesto que la adrenalina es muy alta.

En República Dominicana daría una exclusiva mundial para La Vanguardia; fue en ese lugar donde pudo conocer al político más educado de la época, llamado Héctor García Godoy, el cual sería envenenado más tarde. Por otro lado, también pudo reunirse con Juan Bosch, quien era presidente depuesto por un golpe de Estado a los seis meses de ser elegido. Con esa exclusiva, pudo tener su primer auto. Durante la revolución contra los militares golpistas, la ciudad se encontraba dividida en dos bandos. A un lado los de izquierda y del otro los militares.

Había un guerrillero que se apodaba el “Comehombres”, cuya familia se había quedado del lado controlado por los militares. Era un hombre con mucha valentía pero que había matado a muchas personas, sin embargo era simpático, Una noche Comehombres fue a visitar a su familia. Cruzó la línea que dividía la ciudad, entró en su casa y le estaban esperando, donde se habría armado una refriega enorme, los periodistas acudieron al sitio junto al monseñor de Agostini, el nuncio de su santidad. Había un tiroteo del diablo y todos se ocultaron bajo un carro, pero el nuncio no, se puso en medio de ellos gritando: “¡Hijos míos, hijos míos, no os matéis!”. Y se oyó una voz que decía: “¡Coño! ¡Un cura! ¡mátalo, mátalo!”.

Por otro lado, en África los leprosos estaban por todos los lados, se encontraban en la calle pidiendo limosna, en casi cualquier rincón. Para ésa época no era para nada viable visitar África, y no solo por los leprosos, ya que en las calles habrían leprosos sin manos o sin ojos, pero esto no era lo peor, existían caníbales y Vázquez pudo ver como se comieron a un amigo de él, motivado a uno de sus rituales. Su amigo era un gran cazador, muy valiente, también era muy apuesto, tenía mucho éxito con las mujeres, y en su pueblo lo habrían matado para comerle el corazón. Fue más un rito, no fue por hambre.

Vázquez también presenció varios terremotos, como por ejemplo el terremoto de Perú, que ha sido uno de los más duros que ha habido. Se trasladó a un pueblo que se supone que estaba en lo alto de una montaña y cuando llegaron arriba no había nada. Había fango y muchas rocas. De pronto aparecen algunos indios, a lo que se les preguntó por el pueblo y dijeron que estaba ahí. Completamente sepultado. Como el lago de Sanabria. La cifra mortal fue cerca de 20 mil personas, Vázquez también presenció terremotos en Chile y en Guatemala.

Vázquez y las apuestas

Este personaje no era tan ambicioso por las apuestas, eventualmente solía ir a Las Vegas y también a Polinesia, a Bora Bora. Las Vegas era el lugar que más concurría por ser muy divertido y a la vez curioso porque había mucha gente rara. Sin embargo no era algo que amaría, puesto que en pocos días parecía fastidiarle, ya que pocas veces regresaba con algo de dinero. Un día de regreso a España y llegando al aeropuerto tenía dos horas de espera antes de abordar, por lo que abordó un taxi y le indicó que iba al “Caesar’s”. Allí pudo comer y jugar en la ruleta, de allí empezó a generar mucho dinero. De pronto, apareció el taxista y le dijo que era hora de irse, que tenía el equipaje en el avión.

En los Festivales de Cannes

Vázquez era muy afamado en este festival, ya que siempre estaba presente en el mismo. En el mundo del cine, el productor Giovanni Bertolucci era muy allegado al mismo, ambos produjeron Tuareg y Océano; por otro lado, Bernardo también era muy amigo de Vázquez puesto que siempre compartían juntos, venían a pasar las Navidades a Lanzarote, tiempo después Giovanni muere y significa una enorme pérdida para él. Para Vázquez sin duda alguna era una época de productores enigmáticos, la cual no volvería jamás.

Al mismo tiempo, era muy amigo de Berta, la esposa de Ilya Salkind, siendo este uno de los mayores productores independientes del mundo. Un evento especial vivido por Vázquez fue cuando un día en Cannes estuvo de invitado especial para comer en la playa y posteriormente le indican que mire hacia arriba; allí empezaron a aparecer aviones. El primero llevaba un cartel detrás que ponía: “Ilya Salkind presenta”. Y el de detrás: “Superman”, y luego otro más: “Superman”. Y otro y otro. Finalmente en la cena le dijo a todo el mundo: “Señores, con ustedes, Superman”. Y apareció Christopher Reeve detrás de una cortina vestido de Superman, únicamente con esa presentación y con qué Marlon Brando hacía el papel del padre, se supo que la película sería un éxito.

Vázquez tuvo la oportunidad de vender los derechos de una de sus novelas a Georges Alain Vuille, finalmente se los compraría por un monto de 100.000$, esta película sería nada más y nada menos que “Ébano”. Esta película la quería hacer Franco Cristaldi, el productor de Fellini, ya que quería que su esposa fuese protagonista principal en ella, una etíope bellísima. Pero en cuanto le ofrecieron los 100.000$ no lo pudo pensar dos veces.

Este mundo del cine sin duda alguna era muy divertido para Vázquez, ya que el mismo dice que editar libros es mucho más aburrido, el decía que los escritores eran demasiado intelectuales. Aunque ahora la gente del cine se ha convertido en personas que llegan y suman, es decir, una película con determinadas personas y solo cuentan la cantidad de balas que dispararán, los autos que van a volar y se suma el presupuesto, más nada, anteriormente los productores tenían una visión romántica del cine, que o se hacían millonarios o se arruinaban con una película.

El País tuvo la oportunidad de entrevistar a Vázquez, así que envió a un periodista de cotilleo, cosa que a Vázquez le pareció de muy mal gusto. Considerando que saldría en los titulares del periódico y afirmando que era solo un periodista que quería llamar la atención. Si algo ha aprendido este autor es en no creer en las críticas, siempre hay que librarse de lo que las personas puedan decir o pensar de alguien.

Vázquez en la política de los 80′

Él tuvo la oportunidad de conocer a Suárez, también conocería a González en una cena y en aquella cena González le dijo que los socialistas parecían tener planes, que estaban haciendo una gran política, pero que en realidad esto era todo falso, afirmaría “Yo lo único que hago es tapar agujeros”, “El día a día, que surgen muchos problemas. Lo único que hago, siguió, es que para cada asunto procuro poner a la gente que más sabe de cada cosa”. Es una cuestión que hay que reconocer; Vázquez no le tenía especial simpatía a Felipe. A Suárez sí, ya que fue su jefe en la Televisión Española, siempre quedaban en reunirse para comer o para irse por unos tragos.

Como periodista

Tras haber obtenido una considerable cantidad de dinero como profesor de submarinismo, pudo mudarse a Madrid, pagándose y obteniendo en 1959, el primer diploma por la Escuela Oficial de Periodismo. Pero al no poder encontrar trabajo tras terminar sus estudios, decidió comprarse un antiguo barco y, junto a dos ex-alumnos suyos de submarinismo, comenzó a darle la vuelta al mundo; esto les llevaría un aproximado a 14 meses, una vez que logran regresar, empezó a escribir un libro con el material recopilado, y con el dinero de vender el barco, pudo volver a Marruecos. En este país tuvo diversos empleos, pero finalmente regresaría a España.

Posteriormente empezaría a trabajar como enviado especial en 1962 para Destino y también como corresponsal de guerra para La Vanguardia. Un tiempo después realiza el programa de Televisión Española “A toda plana” con Miguel de la Quadra-Salcedo. Cubrió guerras y revoluciones en Bolivia, Chad, Congo, Guatemala, Guinea, República Dominicana y otros.

Como escritor

Tras empezar a escribir Arena y viento, su primera novela, empezó a tener fama con tan solo catorce años, considerando que la obra se publicó cuando él tenía 17 años, pero no fue hasta llevar quince años como periodista cuando empezó a ganar lo suficiente como para poder abocarse en exclusiva a su carrera literaria, que hoy en día incluye más de sesenta libros publicados.

Empezó a tener un éxito merecedor a partir de su 15ª o 16ª novela, Ébano, la cual tuvo una temática del tráfico de esclavos en África. Partiendo de este libro fue cuando comenzaría a hacer una película al año de su publicación, convirtiéndose en la primera de más de quince, asimismo, otras de sus obras reconocidas es Manaos y Tuareg.

Para el año 1966 optó al premio Nadal con la novela No creo en nadie, la cual nunca llegó a publicarse. Posteriormente y en el año 1979 Manaos se estrenó en la gran pantalla, dirigida por él. La Amazonia, el desierto, la selva africana, se convirtieron en los temas de mayor preferencia para el mismo, éstos fueron desarrollados a partir de amplia documentación. Como él mismo ha dicho, el hecho de haber viajado por medio mundo le otorgó una reconocida experiencia en las vivencias necesarias para dar realismo a sus novelas. También para el año 1975 escribiría una autobiografía que tuvo por nombre Anaconda.

No fue sino hasta el año 2007 cuando publica su nueva novela llamada Por mil millones de dólares de forma simultánea en papel y como descarga gratuita por medio de su blog. Asimismo, anuncia que tiene intenciones de publicar sus siguientes obras de la misma forma. El motivo principal de esto, según palabras de él mismo fue: “quien lo descargue de la red nunca hubiera comprado mi novela, o sea que prefiero que me lea gratis a que no me lea. Tal vez la próxima vez se decida a comprar un libro aunque no sea mío.” Además, “todos los periódicos o revistas que lo deseen están autorizados a publicarlas al estilo de las antiguas novelas por entregas con la diferencia que en este caso no tendrán obligación de pagarme nada en concepto de derechos de autor”.

Como empresario e inventor

Este personaje pudo crear un sistema para potabilizar el agua de mar por presión que al mismo tiempo, es capaz de generar energía eléctrica, él lo pudo promocionar en su libro Vivir del viento, de 2003. Básicamente consiste en elevar el agua hasta unos 600 metros, lo que genera una presión suficiente para pasar a la desaladora. La empresa (Desalinizadora A.V.F. S.L.) que está encargada de este procedimiento, proyectó una planta para Almería, siendo desestimada su construcción/financiación por el gobierno de España.

Este proyecto es poseedor de diversas patentes nacionales y europeas a su nombre basadas en una tecnología de desalinización por gravedad. El proyecto también ha sido objeto de críticas por distintos ingenieros. Otra cosa muy importante que hay que tener en cuenta es que su proyecto planteaba utilizar energía eléctrica en horas nocturnas de bajo consumo, proporcionando un precio bastante menor para crear energía eléctrica. Figueroa aseveró que las presiones de las empresas tradicionales son bastantes complicadas, lo que trajo como consecuencia que fuercen a una ministra. Sin embargo, otros proyectos propuestos por el autor proporcionan el uso del dron submarino Serviola-SB, como un método bastante efectivo a la hora de un naufrago.

Obras más destacadas

A lo largo de toda su vida, este personaje ha podido realizar muchísimas obras de las cuales se desprenden un conjunto de géneros variados que van desde lo biográfico hasta obras de teatro, por lo tanto algunos de los mejores libros de Alberto Vázquez Figueroa son las siguientes:

Biográficas

  • Arena y viento (1953)
  • Bajo siete mares. Largo viaje al paraíso (1962)
  • La ruta de Orellana (1970)
  • Anaconda (1975)
  • El agua prometida (1995)
  • Siete vidas y media (2009)

Novelas

  • Al sur del Caribe (1965)
  • África encadenada (1970)
  • Tras las huellas de Alec (1971)
  • Tierra virgen. La destrucción del Amazonas (1973)
  • ¿Quién mató al embajador? (1974)
  • Manaos (1975)
  • Ébano (1975)
  • Como un perro rabioso (1975)
  • ¡Panamá, Panamá! (1977)
  • Marea negra (1977)
  • El último harén (1979)
  • Sha (1980)
  • Nuevos dioses (1980)
  • Matar a Gadafi (1981)
  • La iguana (1982)
  • Olvidar Machu-Picchu (1983)
  • Morir en Sudáfrica (1985)
  • Marfil (1985)
  • Vendaval (1986)
  • Viracocha (1987)
  • Palmira (1987)
  • Cazador (1988)
  • El perro (1989)
  • Delfines (1990)
  • Sicario (1991)
  • Viaje al fin del mundo. Galápagos (1992)
  • El anillo verde (1992)
  • Ciudadano Max (1992)
  • África llora (1994)
  • La ordalía del veneno (1995)
  • Sultana roja (1998)
  • Ícaro (1998) (Biografía de Jimmy Ángel)
  • Fuerteventura (1999)
  • El inca (1999)
  • Tiempo de conquistadores (2000)
  • El señor de las tinieblas (2001)
  • Bora Bora (2001)
  • Vivir del viento (2003)
  • El león invisible (2003)
  • La puerta del Pacífico (2004)
  • Alí en el país de las maravillas (2005)
  • A la deriva (2005)
  • El rey leproso (2005) (Biografía de Sebastián I de Portugal)
  • El mar de Jade (2006)
  • Centauros (2007) (Biografía de Alonso de Ojeda)
  • Pederastas (2007)
  • Vivos y muertos (2007)
  • Saud el Leopardo (2009) (Biografía de Abdelaziz bin Saud)
  • Garoé (2010, ganadora del Premio de Novela Histórica Alfonso X El Sabio)
  • El mar en llamas (2011)
  • Irina Dogonovic (2011)
  • La bella bestia (2012)
  • Codicia (2012)
  • Bimini (2013)
  • Medusa (2014)
  • Hambre (2014) S.A. Ediciones B
  • Crimen contra la humanidad (2015) Ediciones B
  • La barbarie (2016) Ediciones B
  • Rumbo a la noche (2017) Ediciones B
  • Adiós, Míster Trump (2017)
  • Bajamar (2018)
  • Los bisontes de Altamira (2019)
  • Año de fuegos (2019)

Dípticos

  • Tuareg:
    • Tuareg (1980)
    • Los ojos del Tuareg (2000)
    • El último Tuareg (2014)
  • Utopías:
    • Todos somos culpables (2001)
    • Un mundo mejor (2002)
  • Especulación:
      • Por mil millones de dólares (2007)
      • Coltan (2008)
      • Kalashnikov (2009)

Serie Cienfuegos

  • Cienfuegos (1987)
  • Caribes (1990)
  • Azabache (1991)
  • Montenegro (1992)
  • Brazofuerte (1993)
  • Xaraguá (1993)
  • Tierra de Bisontes (2006)

Serie Océano

  • Océano (1984)
  • Yaiza (1984)
  • Maradentro (1985)

Serie Piratas

  • Piratas (1996)
  • Negreros (1996)
  • León Bocanegra (1998)

Obras de teatro

  • El cielo hace trampas (1963)
  • Los conjurados (1963)
  • Ha llegado un hombre (1963)
  • La taberna de los cuatro vientos (1994)
  • Alcazarquivir (1998)

Varios

  • Tenerife. Guía de viaje (1964)
  • Gran Canaria. Guía de viaje (1965)
  • Mañana en Venezuela (1975)
  • Una universidad alternativa (1989)
  • Mare magnum (2000)

Su filmografía

Vázquez también tuvo apariciones como director y guionista de determinadas películas, las cuales tuvieron mucho éxito para su época y le permitió dar un paso adelante en su vida artística, algunos de sus mejores trabajos en este ámbito fueron:

  • ¿Es usted mi padre?, Antonio Giménez-Rico (1971)
  • El perro, Antonio Isasi-Isasmendi (1976) (es una adaptación de su novela El perro)
  • Ashanti, Richard Fleischer (1978) (cuenta como una adaptación de su novela Ébano)
  • Cosas, José Lapeña (1980) (serie de TV, 1 cap. ep.15, aparece como actor)
  • El último harén, Sergio Garrone (1981) (es una adaptación de su novela El último harén)
  • Tuareg, Enzo G. Castellari (1984) (parte como una adaptación de su novela Tuareg)
  • La flecha negra, John Hough (1985) (es una adaptación de la novela The Black Arrow de Robert Louis Stevenson)
  • Sangre en el Caribe, Rafael Villaseñor Kuri (1985)
  • Corazón de cristal, Gil Bettman (1986)
  • La iguana, Monte Hellman (1988) (adaptación de su novela La iguana)
  • Océano, Ruggero Deodato (1989) (serie de TV, 6 cap.) (otra adaptación de sus novelas OcéanoYaiza y Maradentro)
  • Rottweiler, Brian Yuzna (2004) (es una adaptación de su novela El perro)
  • Oro rojo (1978)
  • Manaos (1979) (otra adaptación de su novela Manaos)

El invento de Alberto Vázquez Figueroa

Vázquez tuvo la brillante idea de inventar un artefacto que sea capaz de convertir el agua salada de mar, en agua potable y apta para el consumo humano, el método propuesto por Vázquez Figueroa para realizar la ósmosis inversa del agua de mar, mediante la perforación de un pozo de 700 metros (o uno de 630 junto a una torre de 70, para que la salmuera salga libremente) y la colocación de membranas en el fondo, era sin duda alguna un excelente proyecto.

Sin embargo, se tuvo que la energía necesaria para elevar el agua dulce producida según el método de Vázquez Figueroa hasta el nivel del mar es exactamente, la misma que la necesaria para poder accionar las motobombas que en un nivel de mar sería necesario operar para producir la ósmosis inversa por el procedimiento tradicional, esto significaría que no existe un “ahorro energético” dentro de la propuesta de Vázquez Figueroa, al menos desde el punto de vista sistemático.

De ser así esta propuesta, la pregunta sería cual es la ventaja del proyecto en cuestión, mediante diversos avances informativos se ha visto que, al ser la electricidad más barata por la noche se podría construir un depósito subterráneo de almacenamiento de agua dulce con más de 500 metros de profundidad para poder encender las motobombas sólo por la noche. Esto es cierto, pero las mismas motobombas, actuando también por la noche, podrían producir, al nivel el mar, la misma cantidad de agua salada con el mismo consumo energético.

Si bien esto es cierto, se necesitaría mayor cantidad de membranas para la ósmosis inversa. Se podría evitar construir un pozo de más de 500 metros de profundidad y se le daría un mejor análisis al invento de Vázquez para que así se pueda encontrar una solución, básicamente se tendría que simular una presión hidrostática del pozo mediante un pistón de acero que tenga casi el mismo peso que el de la columna de agua.

Por último, tras haber pensando claramente en la buena fe de Vázquez por su invento, entra en contexto un factor clave en esto: su imposibilidad de traslado. Por lo tanto la construcción, de sistemas modulares son lo más fácil de trasladar, además son operados por energía convencional. Son sin duda alguna, sistemas modulares que muy bien podrían, en algunos casos, parecerse a “buques desaladores” como también expresa el ingeniero industrial Manuel López Peña, de Sevilla. A todas éstas que hay muchas alternativas que resultarían ser muy ingeniosas y también prácticas a lo que realmente quiere hacer Vázquez Figueroa, que básicamente es la desalación de agua de mar por osmosis inversa.

Serie de Cienfuegos

Cienfuegos de Alberto Vázquez Figueroa es sin duda una de las mejores obras que ha creado el autor en toda su vida, se trata de una serie que cuenta con al menos 7 capítulos y está argumentada bajo el concepto de una aventura de un pastor de la Gomera que lleva por nombre Cienfuegos, el cual por un idilio amoroso con la Vizcondesa de Teguise, debe huir de esa isla para embaucarse a un viaje hacia Sevilla, pero termina como polizón de Cristóbal Colón y este lo llevaría al Nuevo Mundo.

Resumen por Capítulos

Cienfuegos 

Cienfuegos logra esconderse como polizón en una nave que termina siendo nada más y nada menos que la Santa María y se encontraba su primer viaje hacia las Indias Occidentales de Cristóbal Colón. Luego de haber pasado un temeroso viaje por las aguas del océano, consiguen llegar a una tierra inhóspita donde los nativos los trataron en un principio como a reyes, pero no tardaría mucho cuando empiezan a salir problemas por un choque de dos culturas que eran totalmente distintas. Ingrid, la Vizcondesa de Teguise, habría sido encerrada en su habitación por su marido, el capitán León de Luna. Pero posteriormente ella logra escapar y consigue acceder a una de los barcos del segundo viaje de Colón.

Caribes (Cienfuegos II) 

En este capítulo, las tribus indígenas y un fuerte huracán destruyen la fortaleza de Natividad que los españoles habían establecido en el Nuevo Mundo. En este hecho únicamente pudo sobrevivir Cienfuegos y el viejo “Virutas”. Cienfuegos logra escapar gracias a la ayuda de una nativa (Sinalinga) que tiene un hijo de él, este se llamaría Haitiké.

Azabache (Cienfuegos III) 

Para este capítulo se comienzan a ver nuevas aventuras de Cienfuegos mientras está en el interior del navío portugués “Sao Bento”. Allí logra conocer a Azabache, una joven esclava negra dahomeyana la cual se convierte en su mejor amiga después de advertirlo sobre las atrocidades del capitán del barco Euclides Boteiro. Ellos finalmente logran escapar del barco y se dirigen al continente sudamericano en el cual logran conocer a los Cuprigueri, que básicamente eran indígenas blancos liderados por Yakaré, de quien se enamora Azabache. Pero Azabache queda embarazada y para poder proteger a su hijo deberá cumplir unos rituales en las cumbres heladas de la montaña que lleva por nombre “El Gran Blanco”. Cienfuegos la acompaña a adentrarse en este largo viaje. Por otro lado, Ingrid se ha unido a los españoles en Santo Domingo y ha adoptado al hijo mestizo de Cienfuegos.

Montenegro (Cienfuegos IV) 

En esta ocasión Montenegro narra hechos de la vida de Ingrid Grass, quien es conocida como Mariana Montenegro, en su empeño por tratar de encontrar al gomero Cienfuegos, de quien tiene noticias, dicen por allí que esta sigue con vida en algún lugar del mundo. Para esta época nos trasladamos hacia el año 1500, donde el Nuevo Mundo es hostil y amenazador para los españoles. Sin embargo, esta mujer excepcional no teme y va a por todo.

Brazofuerte (Cienfuegos (V) 

Brazofuerte es un personaje que narra las extraordinarias acciones del canario Cienfuegos cuando escucha algo inaudito: “Inquisición”. En efecto, Ingrid, la mujer a quien ama y que lleva en su vientre un hijo suyo, la han apresado y la han puesto bajo la acusación de brujería, específicamente de haber hecho pactos con el demonio para que el lago Maracaibo ardiera. Pero quien ha prendido fuego a las aguas del majestuoso lago ha sido el mismo Cienfuegos, y no precisamente por haber tenido un pacto con el Diablo sino por efecto del “mene”, el agua negra que arde sin motivo alguno.

Xaraguá (Cienfuegos VI) 

El canario Cienfuegos, quien funge como un protagonista principal de la obra, consigue llegar finalmente a Xaraguá, el mítico reino de la hermosa princesa Anacaona y último reducto de oposición a la penetración española en la isla. Allí, muy pronto se producirá una de las más viles traiciones de la historia, y la mujer que ama Cienfuegos quizá le dé un hijo…

Tierra de bisontes (Cienfuegos VII) 

Cienfuegos, Araya e Ingrid finalmente conviven en familia con sus hijos. Pero un día Cienfuegos se extravía en el mar y la corriente lo arrastra hasta la costa caribeña de lo que actualmente se conoce como Estados Unidos. Por tal motivo, Cienfuegos amplía sus horizontes, llegando incluso al río Misisipi, las praderas americanas y también a las Montañas Rocosas.

Frases de Alberto Vázquez Figueroa

A lo largo de toda su vida, Vázquez ha tenido muchas intervenciones ya sean por medio de entrevistas o publicaciones literarias, las cuales se han convertido en frases que le dan la vuelta al mundo, es por ello que algunas de las frases más destacadas de este célebre personaje son:

  • “Ved cómo el odio y las luchas entre familias a nada conducen, más que al miedo, la locura y la muerte y cierto es que en muchos años que combatí junto a los míos contra nuestros eternos enemigos […], jamás vi nada bueno que lo justificase, porqué las rapiñas de unos con las rapiñas de otros se pagan, y los muertos de cada bando no tienen precio, sino que como una cadena van arrastrando nuevos muertos”.
  • “Los tanques arden, los misiles explotan y los portaviones se hunden, pero las ideas, sobre todo cuando son brillantes y justas, no arden, ni explotan, ni se hunden, sino que acaban por imponerse y prevalecer a lo largo de los siglos, por lo que seguirán vigentes cuando de los que utilizaban esos tanques y esos misiles ya no quede ni el más leve recuerdo”.
  • “Yo no he venido aquí a tener ideas, sino a enfrentarme a unos enemigos a los que aún no he conseguido ni olerles los pies. Nos matan, nos hieren, nos roban, nos dejan sin agua, y si no nos violan debe ser porque no les gustan nuestros culos. ¡Estoy hasta los huevos!”.

Conclusión

Esto ha sido todo en relación a la biografía de tan afamado autor Alberto Vázquez Figueroa, esperamos que les haya servido de gran ayuda, es recomendable indagar un poco más en la web no pasar por desapercibido algunas de las mejores obras de Vázquez y la filmografía de cada una.

Si te ha parecido útil la información encontrada en este artículo, puede que sea de tu interés:

(Visited 673 times, 1 visits today)

Deja un comentario