Relato de un Náufrago: Resumen de cada capítulo

Relato de un Náufrago es una de las novelas escrita por Gabriel García Márquez novelista colombiano, ganador del Premio Nobel. A continuación tendremos un resumen del Relato de un Náufrago.

Resumen

En esta oportunidad presentamos un completo resumen de cada uno de los capítulos que conforman esta magnífica obra del escritor Gabriel García Márquez, quien relata la travesía de un hombre que ha quedado varado en una isla en completa soledad y las calamidades propias de su supervivencia titulado El Relato de un Náufrago.

Capítulo 1

El marinero Luis Alejandro Velasco, estaba en Mobile, Alabama, ya que el barco tuvo que someterse a ocho meses de reparación. Un día, después de ver “El motín de El Caín”, una película en la que hubo una gran tormenta, Luis Alejandro decidió que tan pronto como regresara a Cartagena, dejaría la Marina. El barco zarpó al amanecer del 24 de febrero y el marinero no pudo conciliar el sueño por el miedo que sentía.

Capítulo 2

Durante los primeros días, el marinero había tenido miedo del clima en el Golfo de México, pero el barco se deslizó sin problemas. Más tarde, el barco comenzó a tambalearse más y más, y todo el personal recibió la orden de trasladarse a babor. Los marineros se establecieron allí, y Luis Alejandro se sentó en la carga para no ser arrastrado por ninguna ola, pero antes de darse cuenta ya estaba en el agua.

Capítulo 3

Cuando cayó al mar, tomó una de las cajas de mercancías. Pensó que el destructor se había hundido, pero luego se dio cuenta de que estaba equivocado. De repente vio dos transbordadores en el mar, pero uno capturó una ola y lo perdió de vista. Decidió nadar para alcanzar al otro y cuando lo vio pudo notar a cuatro de sus compañeros en el mar, pero desafortunadamente ninguno de pudo alcanzar la balsa y se ahogaron. Luis Alejandro pensó que no pasaría mucho tiempo antes de que lo rescataran.

Capítulo 4

Luis Alejandro pensó que tarde o temprano llegarían aviones en su busca y planeó que, cuando los viera, se pondría de pié y agitaría su camisa. Pero pasó la tarde y por allí no pasó ni una mosca. A las siete anocheció, y se puso a contemplar la estrella polar y a mirar la hora en su reloj desesperadamente. Se dio cuenta de que el bote había estado avanzando en línea recta pero creía que lo más probable era que estuviera yendo en dirección contraria a Cartagena. Pasó la larga noche sin dormir y pendiente de su reloj, pero al amanecer vio que un avión se dirigía, desde lo lejos, hacia la balsa.

Capítulo 5

El náufrago agitó su camisa mientras cruzaba el avión, pero se dio cuenta de que había ido demasiado lejos para verlo. El aeroplano pasó, dio la vuelta y se fue de donde vino. Luego sucedió otro, y lo mismo. Pensó que el tercero lo había visto desde que cruzó la flota dos o tres veces, pero se fue y no regresó. A las cinco en punto llegaron los tiburones, que flotaron alrededor de la balsa y devoraron peces más pequeños. Luego tuvo sed y hambre. Por la noche, un amigo se acercó a él, quien señaló el puerto y habló. Remaba hacia donde señalaba, cuando vio las luces del puerto, su amigo ya no estaba allí y las lámparas eran los primeros rayos del sol.

Capítulo 6

Al tercer día no pasó nada especial. Más tarde perdió su tiempo, porque se dio cuenta de que era febrero, que es más corto. Todas las noches veía a su amigo, Jaime Manjares, hablar con él por un rato y se iba de nuevo. Una noche vio un barco a lo lejos, pero desapareció y Luis Alejandro no pudo remar al viento para alcanzarlo. Estaba tan exhausto que quería morir, pero luego pensó en los peligros y volvió a ser fuerte.

Una vez pensó en los caníbales y ya no le tenía miedo al mar como a la tierra. Era su quinto día en el mar cuando vio a siete gaviotas sobrevolar la flota, lo que le dio nuevas fuerzas. Más tarde se fueron, pero una niña pequeña permaneció y Luis Alejandro siguió moviéndose hasta que él se acercó a su mano, luego comenzó a empujarla.

Capítulo 7

Se trataba en realidad de una gaviota y, cuando la capturó, comió (aunque con asco) lo que pudo y luego arrojó el resto a los tiburones. Esa noche, apareció la luna y como se veían similares a las luces de los barcos se sintió renovado. A las cinco en punto en su séptimo día, se le ocurrió masticar las tarjetas que había recibido en una tienda de muebles, su garganta estaba aliviada y su boca llena de saliva. Esa noche durmió fenomenalmente. Se despertó pensando que no sería su último día en el mar, pero de repente vio siete gaviotas; Era la tercera vez que veía siete y pensaba que se habrían perdido y que, en lugar de acercarse a la orilla, se alejaba y las siete gaviotas eran siempre las mismas.

Capítulo 8

Los peces nadaban junto a la flota el séptimo día en el mar. No tenía esperanzas de llegar a ninguna parte. Decidió intentar pescar con la mano, pero el pez se le escapó rápidamente. Se dio cuenta de que le daban pequeños trozos, pero cuando sacó la mano tenía los dedos en carne viva. Su balsa estaba llena de tiburones.

De repente un pez entró en la flota. Luis Alejandro, al principio pensó que era un tiburón, pero era un pez. Lo golpeó varias veces a lo largo de la balsa hasta que lo mató. Los tiburones golpean la flota por el olor a sangre. Con dos piezas de pescado, el marinero se sintió satisfecho y cuando fue a lavarlo al mar, un tiburón lo tomó de una pieza. Luis Alejandro, enojado, golpeó al tiburón con una pala y se llevó la mitad del pedazo.

Capítulo 9

En la noche del séptimo día en el mar, la balsa giró en círculos sobre sí misma, y casi se ahoga, porque se había atado a la pierna para no perder la balsa. Solo mantuvo los daños hechos por el tiburón. Cuando subió se dio cuenta de que el mar había cambiado de color. Esa mañana vio una gaviota grande y vieja (que generalmente no se retira del suelo) y muchas gaviotas lo siguieron ese día. Luis Alejandro comenzó a explorar el horizonte, como en sus primeros días en el mar; Sintió fuerzas renovadas.

Capítulo 10

En la noche de su octavo día en el mar, no le fue difícil conciliar el sueño, pero cuando se despertó volvió a caer cuando vio la condición en la que se encontraba y cuando sintió su cara exhausta. Tenía ganas de morir y no sabía cómo distinguir entre las alucinaciones y lo real. De repente, y sin saber cómo, vio una raíz en el medio de la flota y, aunque no calmó su hambre, le dio algo de esperanza, al recordar la historia de Noé, donde una paloma le trajo una rama de olivos como un mensaje de que la tierra estaba cerca.

Capítulo 11

La novena noche fue la más larga para él, ya que pasó lo mismo, minuto a minuto, recordando lo que había sucedido desde la destrucción del barco. Al amanecer, casi sin fuerzas, miró al horizonte y tuvo un espejismo sobre la tierra. Como ya sabía, tomó el remo que estaba roto y se sintió cómodo cuando vio el perfil de la tierra. La balsa se trasladó a algunos acantilados y decidió sumergirse en el agua y nadar. Después de quince minutos de natación, no podía ver la tierra y temía que hubiera sido un espejismo nuevamente. Pero había estado nadando mucho para regresar a la balsa.

Capítulo 12

Le tomó un tiempo ver la tierra, pero cuando tuvo éxito no tuvo dudas de que no era un espejismo. Cuando vio que estaba de pie, tuvo que sostener las manos y las rodillas en la arena para alcanzarla, mientras la corriente lo empujaba. Esto le costó mucho, pero al principio pensó que podrían ser arenas movedizas y le ayudó a continuar a pesar de sus heridas.

Cuando llegó al continente, instintivamente buscó las huellas de las personas, cuando de repente escuchó el ladrido de un perro y luego vio a una joven negra. El marinero pidió ayuda en inglés, pero la chica se fue aterrorizada. Entonces apareció un hombre pálido con un burro y un perro y le dijo que volvería por él. Luis Alejandro preguntó dónde estaban y respondió en Colombia.

Capítulo 13

El señor regresó pronto con la joven de antes. Le subieron al burro y le llevaron a una choza al lado del camino. Lo acostaron en una cama y le daban agua con azúcar a ratos. Luis Alejandro tenía muchas ganas de decirles lo que había vivido, pero no le dejaron.

En Mulatos nadie sabía lo del naufragio, sólo tenían una radio y no escuchaban las noticias. Lo trasladaron en hamaca hasta Mulatos, y al día siguiente hacia el el pueblo más cercano en el que había un médico. Éste le comunicó que había una avioneta esperándole que le llevaría a Bogotá, donde le esperaba su familia.

Capítulo 14

Luis Alejandro pronto se convirtió en un héroe al que se le pidió que contara su historia. Una vez, mientras aún estaba en el hospital y no podía hablar con la prensa, un periodista se disfrazó de médico y recibió dos de sus dibujos, con los cuales hizo un informe en la primera plana de un periódico.

Después de la tragedia, Luis Alejandro dijo que, según él, nada había cambiado, que seguía siendo el mismo de siempre. Obtuvo mucho dinero para hacer anuncios: sobre los zapatos que usaba, la goma de mascar que normalmente masticaba … También contó su historia en la televisión y la radio. Cuando le dicen que su historia es un invento fantástico, él les pregunta: “Entonces, ¿qué hice durante mis diez días en el mar?”

Acerca del autor

Gabriel García Márquez fue novelista, narrador, guionista, editor y periodista, el Premio Nobel de Literatura en 1982 y uno de los grandes maestros de la literatura universal. Nació en Aracataca (Magdalena), Colombia, el 6 de marzo de 1927. Hijo de Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez Iguarán.

RELATO DE UN NÁUFRAGO: RESUMEN

El novelista estuvo bajo la crianza de sus abuelos maternos: Tranquilina Iguarán Cortés y el coronel Nicolás Márquez, el abuelo tuvo una gran influencia en lo que sería su vida, cuya personalidad influyó en muchos de sus personajes. Era conocido familiarmente y por sus amigos como GABITO.

Gabriel García Márquez fue el personaje principal en el llamado boom de la literatura hispanoamericana. Participó en estudios secundarios en la escuela jesuita de San José en 1940. Luego, gracias a una subvención del gobierno, fue enviado a Bogotá, donde fue trasladado al Liceo Nacional de Zipaquirá, una ciudad a una hora de la capital de Bogotá, y culminando allí estudios secundarios.

Después de graduarse en 1947, se quedó en Bogotá, estudió derecho y periodismo en la Universidad Nacional de Colombia, donde se dedicó a la lectura. Su primera infancia marcó su trabajo como escritor de una manera crucial; Toda la variedad de tradiciones transmitidas por sus abuelos inspiró gran parte de su trabajo. Su deseo de convertirse en escritor creció, publicó su primera historia, La Tercera Resignación, el 13 de septiembre de 1947 en el periódico El Espectador.

Después de Bogotazo en 1948, un levantamiento sangriento lanzado por el asesinato del líder popular Jorge Eliecer Gaitán el 9 de abril, la universidad cerró indefinidamente. Gabo se mudó a la Universidad Nacional de Cartagena, comenzó a trabajar como reportero para Universal. En 1950 renunció para convertirse en abogado y se dedicó al periodismo, viajó a Barranquilla para trabajar como reportero y columnista de la revista “El Heraldo” y participó activamente en las reuniones literarias en el llamado “grupo Barranquilla”. Viajó a Aracataca para vender su casa, pero siente que su verdadero interés es escribir sobre el mundo de su infancia.

Aunque Gabriel García Márquez no pudo culminar sus estudios superiores, algunos como la Universidad de Columbia y Nueva York le otorgaron un doctorado Honoris Causa, en letras. En 1954 se unió a la revista El Espectador.

En 1955 publicó su primera novela “La Hojarasca”, en este primer libro y en algunas de las novelas e historias comenzó a discernir el pueblo de Macondo y algunos personajes que configurarían “Cien años de soledad”. La publicación de “Historia de un náufrago” para entregas en El Espectador, censurada por el régimen de Rojas Pinilla y Gabriel García Márquez, se exilia.

RELATO DE UN NÁUFRAGO: RESUMEN

Se casó con Mercedes Barcha en marzo de 1958 en la iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Barranquilla. Tuvieron dos hijos, Rodrigo, nacido en Bogotá en 1959, se convirtió en cineasta y Gonzalo nació en México tres años después, actualmente diseñador gráfico en la capital mexicana.

El mismo año, publica “El coronel no tiene a nadie que le escriba”, un libro que terminó en enero de 1957 en París, en 1962 publicó la novela “La Mala Hora” y una recopilación de historias “Los funerales de Mamá Grande”.

En 1970 se publicó en inglés y fue elegido como uno de los mejores doce libros del año. Dos años después, recibió el Premio Rómulo Gallegos y el Premio Internacional de Literatura Neustadt (Premio Literario Americano). También se publica en forma de un libro “Historia de un náufrago”.

En 1973 publicó la recopilación de historias La increíble y triste historia de “Candida de Eréndira y su abuela sin corazón”, en 1975 publicó “El otoño del patriarca”, una novela que escribió durante ocho años y en 1981 publicó “Crónica de una muerte anunciada” , una novela inspirada en un hecho real durante su juventud. En el mismo año se le otorgó la “Legión de Honor de Francia”, que regresó a Colombia nuevamente, donde encontró problemas cuando el gobierno liberal de Julio César Turbay Ayala lo acusó de financiar el grupo guerrillero M-19. Huyó y buscó asilo político en México.

En 1982, la Academia Sueca le otorgó el “Premio Nobel de Literatura”, por sus novelas y cuentos que combinan lo fantástico y lo real en un mundo pacífico con una rica imaginación donde refleja la vida y los conflictos de un continente. Fue el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en ganó el Premio Nobel de Literatura. Su discurso de apertura titulado “La soledad de América Latina”.

RELATO DE UN NÁUFRAGO: RESUMEN

En 1985 publicó “Amor en el tiempos de cólera”, con una primera edición de 750,000 copias, y en 1986 publicó “La aventura clandestina de Miguel Littin en Chile”. De 1986 a 1988, Gabriel vivió y trabajó en México D.F. En 1989 publicó la novela histórica “General en su laberinto”, sobre la figura del libertador Simón Bolívar. En 1992 publicó “Doce historias de peregrinos”, una recopilación de cuentos.

El célebre escritor Gabriel García Márquez murió el 17 de abril de 2014 en la Ciudad de México, país que lo acogió en tantas oportunidades, a los 87 años, en su residencia en la ciudad pedregal de San Ángel, Ciudad de México.

Si deseas seguir conociendo sobre las grandes obras de la literatura clásica puedes consultar los siguientes enlaces:

(Visited 76.295 times, 78 visits today)

Deja un comentario