Resumen del Libro de Dante Alighieri La Divina Comedia

Considerado como el mayor poema épico de la literatura italiana, la comedia fue creada entre 1304 y 1321. El tormento divino fue luego agregado por Giovanni Boccaccio y fue con ese título que la gran obra de Dante Alighieri continuó en la posteridad. En este artículo ofrecemos un resumen de la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Resumen de La Divina Comedia

La Divina Comedia está estructurada por tres canciones o capítulos: Infierno, Purgatorio y Paraíso; las dos primeras consisten en 33 canciones y la última 34, haciendo un total de 100. Los versos de los poemas son endecosílabos y están organizados en tercios, es decir, estrofas de tres versos.

Podríamos resumir La Divina Comedia como el viaje de Dante a través de tres niveles diferentes del mundo espiritual, en el que se encuentra con una variedad de paisajes, entornos, seres y circunstancias, que son más o menos arduos, oscuros y terribles, dependiendo de la naturaleza moral y peculiar que reflejan. Si nos atenemos a esto, el poema se reduce a un viaje épico, en el que el protagonista tiene éxito, en gran parte debido a la sabiduría de sus guías.

La comedia es mucho más que una caminata larga y extraordinaria. La evidencia de esto es que la estructura de su composición también está bien organizada, de acuerdo con varios significados. Por ejemplo; El número tres, que en muchos aspectos determina la organización del poema, es de gran importancia en Dante, ya que se refiere al orden y la perfección de la Trinidad, entre otros significados.

Así tenemos tres capítulos principales, los dos últimos, divididos en treinta y tres canciones, con versos agrupados en tercios. Hablando del contenido del trabajo, encontramos que tanto el infierno como el paraíso están divididos en nueve círculos o ciclos, es decir, tres veces tres.

En el infierno se castigan las tres cargas más graves (incontinencia, violencia y maldad) y en el paraíso se recompensan las tres virtudes teologales (fe, esperanza y caridad). Tres son los animales que persiguen a Dante, cuando se pierde en la selva, antes de embarcarse en el viaje. Y hay tres personajes centrales en la historia, Dante, el poeta Virgilio y Beatriz, la imagen de la mujer ideal. Y esta es solo una de las formas simbólicas que aparecen en la comedia.

De hecho, el gran poema de Dante no es un simple texto de lectura. No, al menos, si quieres apreciarlo completamente. Bueno, no se trata solo de seguir eventos, sino de comprender que cada personaje, cada situación y, en suma, cada paso del camino, se refiere a una idea filosófica o, a una sección de la historia de Florencia; a un postulado de teología medieval e incluso momentos en la vida del poeta.

Debe decirse que cuanto más conocimiento sobre estos temas, mayor será la comprensión y el placer que se puede obtener de la Comedia. Por lo tanto, no es de esperar que un resumen del trabajo muestre todas sus profundidades. En cambio, servirá de guía, para que no vaya solo y sin ninguna idea, en un clásico de la literatura.

Infierno

La historia comienza con un Dante que se pierde en la mitad de su vida. El bosque oscuro, rodeado de animales salvajes, en el que comienza el camino del poeta, refleja la confusión del alma que ya no encuentra el sentido de la vida según el bien y solo encuentra un apoyo débil en la sensibilidad y las apariencias.

Surge la razón, y más que la razón, la sabiduría del arte, encarnada por Virgilio. El poeta latino salva a Dante del asedio de animales, una pantera, un león y un lobo, donde algunos intérpretes ven la representación de los pecados de incontinencia, violencia y maldad. Luego hablará sobre un viaje que ha sido planeado desde el cielo y que servirá para cumplir el auténtico fin, al único al que se debe dedicar la vida.

Dante se siente como es esperado, aterrorizado. Pero Virgilio se rebeló por el que intervino por él para que se le diera esa oportunidad. Se trata de su amada Beatriz; De ahora en adelante, solo el nombre de la dama le proporcionará la seguridad y el estímulo necesarios para llevar a cabo todos los negocios, incluido el descenso a los nueve circuitos infernales .

Luego proceden a las puertas del infierno, cruzadas por el río Arqueronte. Sin embargo, hay una sala que precede al río y donde un grupo de almas pronuncia un arrepentimiento severo. Aquí, dice Virgilio, las almas de aquellos que no conquistaron ninguna forma de gloria son limitadas, pero tampoco merecían ninguna confusión; no fueron fieles a Dios ni se rebelaron contra él; no ganaron amigos ni enemigos; Vivieron solo para sí mismos y no dejaron rastros en el mundo. Su indiferencia era tal que no había lugar para ellos ni en el cielo ni en el infierno y debían contentarse con detenerse en las puertas del último lugar.

Dante y Virgilio no se detendrán aquí. Ambos suben al bote hacia el demonio Charon, quien los llevará desde el otro lado del río hasta el Limbo, el primer circuito infernal. En este lugar están las almas que no recibieron el bautismo y que no cometieron ningún error grave, excepto que habían vivido durante un tiempo pagano.

Aquí están Homero y Horacio; Héctor y Eneas; Sócrates, Platón y Aristóteles; y Virgilio mismo, junto con otros sabios, poetas y héroes a quienes el verdadero Dios no fue revelado. Permanecerán mientras el mundo conserve su memoria. Sin embargo, se juzga que viven sin la esperanza de alcanzar la gloria divina.

Después de cruzar el Limbo, los dos poetas descienden al siguiente círculo, no sin encontrarse primero con el juez Minos. Con su larga cola, este demonio azota el suelo y marca el número de círculos que el alma debe bajar (Canción V). Eso es hasta el segundo círculo donde comienza el castigo por incontinencia, violencia y pecados malvados. Debe quedar claro que esta clasificación de cargas proviene de Aristóteles; sin embargo, no todos los pecados que Dante pone en el infierno le quedan bien; la herejía no encajaba en el catálogo del filósofo griego, pero encuentra un lugar dentro de los errores que el cristianismo condenó.

Comenzando en el primer círculo, el infierno se ordena de la siguiente manera:

  • Primer círculo: Carga de incontinencia. Penalización por control insuficiente de la voluntad.
  • Segundo círculo: Un torbellino lleva las almas de los lujuriosos.
  • Tercer círculo: El goloso emerge durante una lluvia de agua negra, nieve y granizo. El recitado está protegido por Cerbero, un monstruo con tres cabezas de perro que rasgan las almas tratando de evitar la lluvia con sus dientes.
  • Cuarto círculo: Los avaros y los niños perdidos caminan en dos filas, arrojándose grumos entre sí y repitiendo: “¿Por qué lo sostienen? ¿Por qué estás tirando?” Su conexión ansiosa al dinero los expone a tal castigo. Plutón, un monstruo con grandes labios hinchados, observa el cumplimiento.
  • Quinto círculo: La ira lucha y se ataca mientras se sumerge en las aguas pantanosas de la laguna de Estigia.

Los círculos más profundos del infierno, la herejía y la violencia castigada con más violencia y maldad, se encuentran dentro de la ciudad de Dite. Esta región infernal se encuentra al otro lado de la laguna Estigia y está protegida por gigantes y demonios.

  • Sexto círculo. Las tumbas en llamas contienen las almas de los héroes. Los papas y el clero se destacan entre los condenados por esta tortura.

Lo siguiente corresponde a los vicios de violencia. Donde se propina castigo por los delitos cometidos contra Dios, contra los demás y contra uno mismo.

  • Séptimo círculo. Dividido en tres compartimentos, que castigan tres grados de violencia:
    • Los que asaltaron a otros están en un río de sangre hirviendo.
    • Los suicidios, violentos contra sí mismos, se convirtieron en zarzas y su destino debería ser destruido por las arpías que viven en ellas. Son las únicas almas que no recuperarán sus cuerpos después del juicio final.
    • Los violentos contra Dios. Hay tres formas de incurrir en este vicio: violencia contra la naturaleza, la hija de Dios; violencia contra el arte, sobrino de Dios y blasfemia, es decir, violencia contra Dios mismo. Todos estos pecadores caminan bajo una lluvia de fuego.

La última parte del infierno corresponde a las adicciones a la malicia, donde la ejecución deliberada del mal se castiga de acuerdo a lo siguiente:

  • Octavo círculo: Aquí los fraudulentos reciben su castigo, quienes en la vida engañaron a otros a través de la seducción, la simonía (soborno para adquirir posiciones dentro de la jerarquía de la Iglesia), la brujería, el fraude, la hipocresía, el robo, el mal asesoramiento, la discordia y la representación de las personas.
  • Noveno círculo: Al contrario de lo que imaginamos, la región más horrible del infierno se está congelando. Tal destino es condenable a los traidores. En la parte más profunda del infierno y sumergido en hielo hasta la cintura está Lucifer. El diablo tiene tres caras y en cada una de sus mandíbulas mastica a un traidor: Judas, traidor de Cristo, y Bruto y Casio, traidor de César.

Tenga en cuenta las características simbólicas del castigo infernal, que obligan a las almas a pagar por las virtudes que no cultivaron. Los lujuriosos, que no pueden contener el torbellino de sus pasiones, ahora son atraídos por él. El suicidio, donde el que atentó contra su cuerpo, nunca lo recuperará. Los magos y adivinos, que intentaron venir antes de los eventos, tienen un cuerpo torcido y están obligados a mirar siempre y retroceder. Los traidores son castigados con la misma frialdad mientras conspiran el mal contra los demás.

Al penetrar en el fondo del último círculo y después de subir por la espalda de Lucifer, Dante y Virgilio dejan el infierno y miran hacia la luz de las estrellas. No hay mucho tiempo para respirar. Cerca de allí se encuentra la campana de la montaña, que también debe subir.

Purgatorio

Si el viaje al infierno implica un descenso continuo y cada vez más profundo, el Purgatorio requiere un esfuerzo en la dirección opuesta. De ahora en adelante, el camino siempre conducirá hacia arriba y cada nueva capa no solo significa decadencia, sino la conquista de un mayor grado de virtud.

Antes de ascender a través de los siete círculos del Purgatorio, uno por cada pecado capital, los poetas cruzan el Antepurgatorio, una llanura donde las almas de aquellos que murieron violentamente esperando, mostraron demasiada devoción por las cosas terrenales o tardaron en arrepentirse.

Dante fallará nuevamente cuando contemple un nuevo tipo de dolor, el de las almas que, aunque no han perdido toda esperanza, no son inofensivas y deben curarse a sí mismas. Nuevamente, es Virgilio quien lo alienta, pero esta vez no invoca la imagen de Beatriz; por otro lado, apela a la virtud del poeta: “Sé como una torre sólida, que no inclina sus curvas, incluso si los vientos zumban contra ella“.

En cada uno de los círculos de la antorcha se reconcilia un pecado capital. Como vimos en el infierno, el castigo del alma tiene una correspondencia simbólica con su error.

  • Primer círculo: Expiación de orgullo, las almas llevan enormes piedras en la espalda, lo que les obliga a mirar siempre hacia abajo.
  • Segundo círculo: Las almas de los envidiosos visten prendas de silicona, y sus ojos, que parecen enojados y despectivos por la felicidad y la bondad de los demás, se cocinan con hilos .
  • Tercer círculo: En medio de una densa niebla, los espíritus que viven en este círculo liberan un nudo de ira para liberarse y levantarse.
  • Cuarto círculo: Castigo por “el amor al bien que no ha cumplido su deber”, la pereza. Aquí las almas, impulsadas por un gran resplandor, corren para compensar el calor con el que vivieron .
  • Quinto círculo: Los codiciosos y perdidos cantan alabanzas a quienes cultivaron la moderación y la pobreza.
  • Sexto círculo: En este lugar de la montaña, donde pagan los golosos, crecen los árboles de mal genio. Un árbol con fruta de delicioso aroma, al lado del cual fluye un arroyo; ambos despiertan hambre y sed de almas que, incapaces de comer o beber, conquistan la abstinencia que no experimentaron en la vida.
  • Séptimo círculo. El fuego abraza a las almas lascivas .

En la cima del Monte Purgatorio se encuentra el paraíso terrenal, el lugar donde vivieron los primeros hombres creados. Este es el último punto que alcanzará Virgilio, ya que al ser un espíritu pagano tiene prohibido contemplar el Paraíso. A partir de entonces, la guía de Dante será Beatriz.

Paraíso

El viaje a través de las esferas celestiales, que culmina en la visión de Dios, es el más complejo de todos. La sensibilidad se queda atrás y da paso a lo puramente comprensible. El poema simboliza este tránsito con una luz de intensidad creciente. Al final, es una luz deslumbrante que hace imposible la visión; sin embargo, llama más fuerte a la intuición y al pensamiento.

El paraíso es una región dividida en nueve cielos y cada uno de ellos participa hasta cierto punto en el bien. Del mismo modo, las almas ocupan un orden de acuerdo con la naturaleza de sus acciones virtuosas .

  • Primer cielo: Por la luna, aquí están las almas que se dedicaron a la vida monástica, pero luego se vieron obligadas a romper sus promesas.
  • Segundo cielo: Mercurio, aquí están los espíritus que realizaron buenas obras mientras buscaban honor y gloria.
  • Tercer cielo: Venus, las almas que hicieron el bien movidas por el amor.
  • Cuarto cielo: Del Sol, el recinto para las almas de los sabios. Le explican a Dante que cuando resuciten en cuerpo y alma, serán más agradables para Dios, ya que finalmente disfrutarán de un ser completo.
  • Séptimo cielo: Saturno, el lugar de las almas contemplativas.
  • Octavo cielo: Me caí, este es el reino de los cielos para los bendecidos, y aquí Dante, llamado por San Pedro, Santiago y San Juan, examina cómo han vivido las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad .
  • Noveno cielo: Cristalino, aquí están las almas que obtuvieron un mayor conocimiento de Dios y, por lo tanto, revelan el máximo amor por él .

Después del recorrido por las nueve esferas celestiales, Beatriz dirige a Dante al empíreo. Es en esta región, completamente desigual, donde vive Dios. La imagen es atmosférica: una reunión con luz absoluta y nada más. El poeta no tiene nada más que describir, excepto una sensación de profunda alegría.

Estructura, trama y personajes

La Divina Comedia de Dante es el comienzo de la literatura italiana y el trabajo más significativo de la Edad Media, porque su alegoría enfatiza la importancia de la salvación y el amor divino en un trabajo inclusivo y de estructura estrecha. Está tan profundamente imbuido de la ética cristiana que todo el argumento y los diferentes temas en los que se relaciona se vinculan con él, comenzando con la trama establecida durante la semana de Pascua de 1300.

El trabajo es una historia compleja con muchos indicios de historias bíblicas, mitos clásicos, historia y política contemporánea, por lo que es aconsejable leer siempre una edición comentada o tener un buen análisis del trabajo actual. Por otro lado, el símbolo de la trama celebra el ideal del universalismo, donde todo tiene su lugar en el mundo de Dios y su objetivo final de salvación supera la realidad contemporánea de la lucha de poder entre los líderes mundanos y religiosos.

LA DIVINA COMEDIA RESUMEN

La estructura de todo el escrito, así como sus partes, simbolizan la historia que relata, como lo demuestra el uso de números. El número 3 (símbolo de la Trinidad: Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo) y el número 10 (la figura “perfecta”: 3 × 3 + 1) son los ejemplos más llamativos. La Divina Comedia tiene tres canciones o partes diferenciadas (infierno, purgatorio y cielo). Cada parte tiene treinta y tres canciones, a excepción de la primera canción, que tiene treinta y cuatro canciones, que suma un total de cien (el cuadrado número perfecto: 10 × 10). Cada canción está escrita en rima terza, es decir, en un tercero que se mantiene entrelazado.

La primera canción del infierno se considera una introducción a todo el trabajo (lo que hace que la estructura sea aún más simétrica: 1 + 33 + 33 + 33 + 33 = 100) ya que las tres partes de esta obra se encuentran en el paisaje simbólico de la primera canción en la que Dante se pierde. Un bosque oscuro. Busca orientación y decide escalar una montaña, cuya parte superior está iluminada por el sol que representa el purgatorio, mientras que el cielo y el sol representan el cielo. Sin embargo, el camino de Dante está bloqueado por tres animales en la ladera de la montaña: un leopardo, un león y un lobo, que representan los tres tipos de pecado que corresponden a las tres partes principales del infierno.

El espíritu de Virgilio aparece y le asegura llevar a Dante a la salvación en el largo camino: a través del infierno, el purgatorio y el cielo. Los titubeos de Dante se desaparecen porque Virgilio fue enviado por tres damas celestiales (la Virgen María, Santa Lucía y Beatriz); Esto representa la combinación de la razón humana y la gracia divina, lo que demuestra que la salvación de Dante todavía se puede lograr.

LA DIVINA COMEDIA RESUMEN

Al ingresar en el infierno luego del canto tercero, Dante cae en cuenta tras el diálogo con Virgilio y otras almas individuales que en este lugar los pecados son castigados según su gravedad castigado de acuerdo a su severidad, yendo así desde los más simples en los que el pecador cae ante sus propios deseos hasta los más graves cargados de violencia, como actuar en virtud del mal y el fraude.

El infierno se manifiesta como una especie de cueva bajo la tierra con forma de embudo, que comprende círculos que van haciéndose cada vez más pequeños y cerrados hasta alcanzar el centro de la tierra, donde se encuentra el pozo del infierno, el hogar de Satanás, quien está atrapado para siempre en el hielo del lago congelado de Cocytus y que desde allí mastica a los más grandes traidores que ha tenido la historia: Judas, Bruto y Casio.

Pasando por delante de Satanás, Dante se dirige a la salvación. Sin embargo, todos los pecadores en el infierno permanecerán allí para siempre sufrir los horribles castigos que conllevan sus pecados. Entonces él entra al Purgatorio, donde las almas ya están salvadas y eventualmente irán al cielo porque confesaron sus pecados antes de morir. Es cuando el clima ha cambiado por completo: las almas no están atrapadas en el aislamiento eterno, sino que aprenden en grupo los ejemplos de virtud y vicio que corresponden a su penitencia.

El purgatorio se presenta como una enorme montaña en forma de cono. El purgatorio en sí está organizado en siete anillos de acuerdo con los siete pecados capitales tradicionales (orgullo, envidia, ira, pereza, avaricia, gula y lujuria). En la cima de la montaña se encuentra el paraíso terrenal (el Jardín del Edén); Hasta ese momento, Virgilio puede acompañarle, luego se le prohíbe ingresar al paraíso. Por eso, a partir de ahí, Beatriz, el amor platónico de Dante, lo guiará.

LA DIVINA COMEDIA RESUMEN

Puro de sus propios pecados, Dante se eleva naturalmente al cielo. Según la cosmovisión de Ptolomeo, el cielo está organizado en esferas con la tierra en su centro. Dante identifica diez esferas cuando se relaciona con las llamadas cuatro virtudes paganas de la fuerza, la justicia, el temperamento y la prudencia en diversos grados (del primero al séptimo cielo), las tres virtudes cristianas de la fe, la esperanza y la caridad (octavo cielo) , el mejor móvil (noveno cielo, tocando a todos los demás), y el Empíreo (décimo cielo desde el tiempo y el espacio, donde vive Dios).

El empíreo como condición también es la rosa celestial, donde viven todas las almas benditas. Las almas no viven en los cielos individuales donde Dante los encuentra, sino que las colocan allí para que pueda comprender más fácilmente su lugar en el orden divino.

Las almas benditas del cielo constituyen una comunidad verdadera, pero estrictamente jerárquica, que existe con un sentido mutuo de amor y felicidad, cargada de alegría y paz para estar en el lugar correcto en la creación de Dios. En imágenes de luz, Dante evoca lo que está más allá de la experiencia humana, como el resplandor de las almas benditas y la visión de Dante.

Acerca del autor

Fue un Poeta italiano (Florencia, 1265 – Rávena, 1321) Aunque sus padres, formaban parte de la burguesía florentina Güelfa, Dante siempre aseguró que venía de La Nobleza, y así lo declaró en Paraíso (canciones XV y XVI), donde dibujó un vínculo familiar para su antepasado Cacciaguida, quien se habría convertido en caballero del emperador Conrado II de Suabia.

En su período de estudiante, Dante Alighieri coincidió con el poeta Guido Cavalcanti, representante de ¨el dulce estilo nuevo¨, siendo unos quince años mayor, con quien habló y se convirtió en discípulo. Como explica en su autobiografía, más o menos poéticamente, recrea Nueva vida, vio a Beatriz Portinari por primera vez en 1274 cuando tenía ocho años y él era solo uno más; El enamoramiento apasionado y platónico de Dante se llevaría a cabo coincidiendo con ella nuevamente nueve años después.

En 1285, Dante participó en el asedio del Poggio di Santa Cecilia y dos años más tarde se mudó a Bolonia, tal vez para estudiar, aunque existen dudas sobre su tiempo en la universidad en la ciudad. Por otro lado, hay evidencia de su participación (como “feritore” a caballo) en la Batalla de Campaldino, donde se enfrentó a los gibelinos de Arezzo.

Dante fue acusado de delitos administrativos y pago multas, expropiación y exilio y luego a muerte si regresaba a Florencia. A partir de esa fecha, Dante se embarcó en un largo exilio que duraría el resto de su vida: vivió en Verona, Padua, Rimini, Lucca y finalmente Ravenna, una ciudad donde fue huésped de Guido Novello de Polenta y donde permaneció hasta su muerte.

Si le ha gustado el contenido de este artículo, le invitamos a continuar su lectura con otros contenidos literarios:

(Visited 11.079 times, 4 visits today)

Deja un comentario