La Casa de Bernarda Alba (Obra): Resumen por Actos

A continuación, te presentamos un resumen de La Casa de Bernarda Alba, escrita por García Lorca, una obra que en este artículo podrás conocer por actos, seguro te sorprenderás!.

la casa de bernardo alba resumen por actos

La Casa de Bernarda Alba resumen por Actos

Este trabajo se centra en la tiranía moral y la opresión sexual que Bernarda ejerció sobre sus hijas. Bernarda les penaliza con ocho años de incomunicación, lo que lleva a pactos irracionales sociales sobre el dolor. La introducción de Pepe el Romano, animado por casarse con la hija mayor, Angustias, desencadena el conflicto. Todas las hijas, a excepción de la menor, Adela, aceptan las disposiciones de su madre. Adela será el personaje rebelde, típico de Lorca, donde se presenta la oposición entre autoridad y deseo.

Está ambientada en un momento contemporáneo para el autor e inspirado en hechos reales, es una gran reflexión crítica sobre las costumbres de la época. La tiranía del supuesto honor y los nombres sociales están representados con gran realismo en el personaje de Bernarda, lo que ahoga el deseo de libertad y vida del personaje de Adela.

Personajes

A continuación estos son los personajes de La Casa de Bernarda Alba obra teatral de Federico García Lorca:

  1. Bernarda, 60 años
  2. María Josefa, madre de Bernarda, 80 años.
  3. Angustias (hija), 39 años.
  4. Magdalena (hija), 30 años.
  5. Amelia (hija), 27 años.
  6. Martirio (hija), 24 años.
  7. La Poncia, criada, 60 años.
  8. Criada, 50 años.
  9. Mujeres de luto, Mujer 1, 2, 3 y 4.

la casa de bernarda alba resumen por actos

Acto I

Repican las campanas. El escenario, una habitación muy blanca, puertas arqueadas, cortinas con madroños y volantes. Es la casa de Bernarda, la criada aparece, quejándose de lo molestas que suenan las campanas, Poncia, que come pan y salchichas, está de acuerdo. Comentan lo buena que fue la iglesia durante el funeral, con muchos sacerdotes. Magdalena murió, amaba más a su padre …

Pero Poncia ha aprovechado el hecho de que Bernarda no puede comer, Bernarda es un “mandona, una dominante”. La criada critica su actitud pero a su vez le pide algo de comer a su hija. Puedes tomar algunos garbanzos, un día como este no lo notarás.

En el interior, una voz llama a Bernarda, ella es “la anciana”. Está bien sellado, como con dos llaves, pero Poncia no confía en ella. Inmediatamente limpian nuevamente, todo debe brillar cuando llegue Bernarda, el tirano sin corazón, que siempre debe ser más que nadie.

La doncella y la Poncia todavía están hablando, sus familiares han venido, el hombre la odiaba. Esperan a que vengan de la feria, hay suficientes sillas, pero a Poncia no le importa. Está cargado de ira, ella ha servido a Bernarda durante 30 años, entregada, sumisa, esclava. Sus hijos también trabajan en su tierra para ella, pero ella está cansada. Me gustaría escupirlo para “ponerlo como un lagarto”. Aunque envidia su vida ella se queda sola con cinco mujeres feas. Solo Angustias, la hija del primer hombre, tiene dinero, los otros solo tienen apariencia, encajes bordados y suéteres de hilo.

la casa de bernarda alba resumen por actos

Las campanas vuelven a sonar, esa es la última respuesta y Poncia va a la iglesia a escucharla, la sirvienta se queda. Un mendigo, con una niña, llega a la puerta pide las sobras, pero la chica la enoja, las sobras de hoy serán para ella. Solo, lanzando una amarga queja, al final, ricos y pobres, de todos modos en una caja. Antonio María Benavides ya no levantará su ropa interior detrás de la puerta del corral. Ella ha sido la que más lo amaba, “¿Y tengo que vivir y ver que te vayas?”.

Poco a poco, las mujeres entran hasta que Bernarda y sus cinco hijas lo hacen. Sus primeras palabras son “¡Silencio!” envía a la criada al silencio. Luego le contará que no todo está tan limpio como debería estar. Su actitud es despectiva “Los pobres son como los animales”.

También tienen sentimientos, como señala una mujer en el duelo, pero los olvidan frente a un tazón de garbanzos, dice Bernarda. También le ordena a una chica que interviene que se calle, “a tu edad no hables frente a las personas mayores”, y su propia hija Magdalena, “si quieres llorar, vendrás debajo de la cama”.

Una de las mujeres le pregunta a Bernarda sobre el trabajo en el campo. Ayer el trabajo comenzó en la pequeña parcela, hace mucho calor. Bernarda envía a Poncia para llevar limonada a los hombres. Están en el patio y no entrarán a la casa. Una niña señala que Pepe el Romano asistió.

Con un impacto de caña y una “alabanza a Dios” se persignan y comienzan a rezar por el difunto. Finalmente, las mujeres frente a Bernarda se combinaron con frases de consuelo. Angustias sale por la puerta del patio, mientras Poncia entra con una bolsa, es de los hombres, dinero para ayudar con las respuestas, agradézcales con una copa de brandy.

Cuando Magdalena llora nuevamente, con el mandato de cerrar nuevamente, la caña vuelve a golpear el suelo, “silencio”. Poncia trata de complacerla, casi todo el pueblo se ha ido pero Bernarda está llena de odio, se han ido “a llenar mi casa con el sudor de sus repuestos y sus lenguas”. Amelia trata de calmarla, no está bien hablar de esa manera, pero Poncia se queja de cómo dejaron el suelo y Bernarda dice “Al igual que … una manada de cabras”

Hace calor, pide un aventador y Amelia le ofrece el suyo. Lo arroja al suelo, no es apropiado para una viuda. “Dame un negro y enséñame a respetar el dolor de tu padre”. Martirio le da el suyo, no está bueno y Bernarda dice: “Bueno, busca otra que necesites. En ocho años que dura el dolor, la calle no debe entrar a esta casa. Date cuenta de que tenemos puertas y ventanas amuralladas con ladrillos. Esto sucedió en la casa de mi padre y en la de mi abuelo”.

Magdalena se rebela, pero Bernarda dice: “Debe ser una mujer, hilo y aguja para las mujeres, látigo y bozal al hombre”. La abuela grita todo el tiempo a pesar de sus ochenta años, tuvo que taparse la boca para dejar de gritar durante el duelo, y todo para decirle a Bernarda agua para lavar y carne de perro.

También se puso sus anillos y aretes, dijo que se casaría, las hijas se ríen del incidente y Bernarda ordena a la criada que se asegure de no acercarse al pozo, no por temor a ser arrojada, sino por los vecinos que la vean allí. Sale la criada y entra Adela. Bernarda pregunta por Angustias, miró por la rendija de la puerta, espió a los hombres, la observó mientras comprobaba si las gallinas se habían acostado. Un grupo de hombres se había retrasado. Bernarda le grita a Angustias furiosa.

Cuando llega, le llama la atención y le dice que miró a los hombres: “¿Es decente que una mujer de tu clase ande de anzuelo detrás de un hombre en la feria de su padre?”, Angustia intenta disculparse pero Bernarda está furiosa, la golpea con su bastón, Poncia corre para abrazarla mientras Angustia llora. Bernarda los envía a todos.

Sola, se disculpa Poncia, no tenía mala intención, la vio observando la conversación de hombres desde la ventana, Bernarda puede sentir curiosidad, conversaron de Paca la Roseta, ataron a su esposo a un pesebre y la llevaron a caballo al olivar.

Dicen que estaba tan contenta, con los senos expuestos, que Maximiliano la llevaba como si fuera una guitarra. Al día siguiente volvieron casi de día. Tenía el pelo suelto y una corona de flores en la cabeza. Ella es la única mujer mala en la ciudad, es una extraña, como los que la tomaron, forasteros, “Los hombres aquí no son capaces de eso”.

También nos contaron otras cosas que son vergonzosas y que la hija escuchó. Bernarda está molesta “Se dirige a su tía; blanca e irregular, lo que pone los ojos del marco en el cumplido de un barbero”. La Poncia le hace ver que sus hijas ya lo merecen, Angustías ya tiene 39 años y nunca ha tenido novio.

Pero para Bernarda es bueno de esta manera, no hay ningún hombre en su nivel en la ciudad y no hay nada más de qué hablar, es mejor que no tenga tantos fideicomisos, es solo un sirviente. La criada anuncia la llegada de Don Arturo, quien es responsable de hacer las particiones. Bernarda sale a buscarlo mientras continúa dando instrucciones a Poncia y a la criada.

Entran Amelia y Martirio, Amelia está interesada en la salud de Martirio si se ha tomado sus medicamentos, aunque reacia a hacerlo, alienta la llegada del nuevo médico. Ambos han notado el cambio que experimentó Adelaide, no participó en el duelo, su novio no la deja salir, ha cambiado, antes de que todo fuera alegría, ahora “no se tira polvo en la cara”. Pero hay más razones para no ir al duelo, el miedo a Bernarda, la única que conoce los orígenes del país, su padre mató al hombre de la primera mujer que se casó con ella. La dejó para irse con otra, luego con otra niña, la madre de Adelaida con quien se casó después de la loca muerte de la otra mujer.

Pero él no está en la cárcel porque nadie se atreve en acusarlo. Y aunque Adelaida no tiene la culpa de nada, ella hereda cosas, lo mismo que su madre y su abuela. Es por eso que Martirio cree que ningún hombre mejor, siempre les tiene miedo, gracias a Dios por hacerla fea. La historia con Enrique Humanes fue un engaño, un día lo estaba esperando con una camisa detrás de la ventana, le había advertido que se fuera, le dio una sentada y se fue con otro que tenía más, incluso si él era feo “como un demonio”. Lo que es importante para los hombres es la tierra.

Llega Magdalena, camina por las habitaciones y mira las pinturas. Espera los tiempos antiguos, una época en que los matrimonios duraban diez días y no había miedo de lo que dirían. Amelia le hace ver que usa sus cordones desatados, pero no le importa, “Uno menos”. Pregúntale por Adela, Magdalena cuenta cómo llevaba el vestido verde que iba a usar en su cumpleaños para ir al gallinero y comenzar a gritar “Gallinas, gallinas, mírenme”. Ella es la más joven, todavía tiene ilusiones, a Magdalena le gustaría verla feliz.

Angustias pasa el tiempo preguntando, es demasiado tarde, casi las doce. Magdalena aprovecha la oportunidad para cotillear con sus hermanas, Pepe el Romano se casará con Angustias, pronto enviará un mensajero. Martirio y Amelia están contentas con la noticia, pero Magdalena los está demandando por su hipocresía, ella también estaría feliz si viniera por Angustias como mujer, “… pero viene por el dinero”, está vieja y enferma. Ahora que el padre ha muerto, se harán particiones y vendrán por ella, ella es la única mujer rica en la casa.

La aparición de Adela los interrumpe, Magdalena pregunta si han visto las gallinas, Adela estaba emocionada de soltar el vestido, pero acaba de sacar las pulgas del gallinero. Magdalena sugiere que se lo dé a Angustias para su boda con Pepe el Romano, Adela lo sorprende por sorpresa, puede que no sea así, pero motivaría a quien salió de detrás del duelo y miró por la puerta. Antes de las preguntas de Martirio, Adela se alivia: “… este dolor me ha llevado a través de los peores momentos de mi vida …”. ¡Vístete y me arrojaré a la calle!, ¡Quiero salir!”.

La sirvienta entra, anuncia que Pepe el Romano se acerca, todos corren a verlo excepto Adela, la sirvienta insiste, finalmente él va a su habitación donde puede verlo mejor. Bernarda y La Poncia parecen hablar de particiones. Ha dejado suficiente dinero para Angustias, pero mucho menos para los demás. Bernarda critica a Poncia por repetirlo.

Angustia llega con una cara muy compleja y Bernarda lo critica. Pero no fue su padre y se encuentran, él no la deja salir hasta que le quita el polvo de la cara, Bernarda la insulta, las hermanas vienen. Magdalena acusa a Angustias de no discutir sobre las particiones, ella es la más rica, se insultan y Bernarda dicta la discusión, hasta que muera, ella será la encargada.

En este momento, aparece María Josefa (la madre de Bernarda) es muy vieja con flores en la cabeza y el pecho. Pide su mantilla, sus anillos, su gargantilla, nada de lo que quiere para las chicas, ninguna de ellas se casará. Ella se mudó, quiere casarse de alegría, Bernarda critica que la liberaron y ordena que vuelva a encerrarse. Al final, la tiran mientras ella continúa gritando. ¡Quiero salir de aquí!, ¡Cásate junto al mar!”.

Acto II

Mientras están sentadas en la habitación, junto con Poncia, las hijas de Bernarda se cosen el ajuar de Angustia. Señorita Adela, Poncia observa que la ve sin calma, tan asustada. Todos son así, excepto Angus, señala Martirio, Angustias está ansiosa por salir de allí y Martirio intenta hacerla enojar, al igual que Magdalena. Hace calor Magdalena se levantó por la noche para refrescarse, al igual que Poncia, era tarde y Pepe todavía estaba de pie junto a la ventana. Las horas no coinciden y comienzan una discusión, si Poncia lo escuchó a las cuatro en punto, no podría ser él según Angustias. Pero Poncia y Amelia están a salvo.

La charla cambia a cómo se declaró Pepe el Romano, lo que le dijo a Angustias la primera vez que se acercó a la puerta: “Sabes que estoy detrás de ti, necesito una mujer buena y modesta, y eres tú, si usted da conformidad “. Ella no dijo nada, su corazón salía de su boca, era la primera vez que estaba sola por la noche con un hombre.

Luego, Poncia informa su experiencia con Evaristo, como después de buenas noches y media hora sin decir una palabra que dijo en voz muy baja: “¡Ven y pruébalo!”. El hombre, quince días después de la boda, abandona la cama junto a la mesa y luego en la taberna, y “quien no se pudre en un rincón”. Poncia nunca se dejó dominar por su marido, que estaba a punto de irse y el otro día mató a todos los colores, los pájaros, con la mano de admiración.

Riendo, extrañan a Adela, la llaman y Magdalena la busca, se preocupan por ella, apenas duerme, Angustia la culpa por la envidia, se enoja. Adela se levanta, tiene mal cuerpo, Martirio le pregunta con otras intenciones si no duerme bien, se excusa y se rebela, no quiere que nadie entre en su vida. La criada interrumpe la conversación, el hombre con la punta ha llegado, pero la mirada curiosa de Martirio la hace saltar de nuevo, acusándola de vieja y jorobada. La Poncia la critica, pero Adela se defiende, Martirio la sigue constantemente, siente pena por sí misma, por un cuerpo que ha sido condenado a no pertenecer a nadie.

La idea se revela por ella, su cuerpo será quien ella decida. “Pepe el Romano, ¿no?”, dice Poncia con intención. El comentario asusta a Adela, quien le dice que se calle, pero la mucama insiste, ella lo ha notado. Él vio su pantalla medio desnuda con la ventana abierta el otro día cuando Pepe el Romano vino a hablar con su hermana.

Adela comienza a llorar, para Poncia está claro que Angustias morirá no resistirá el primer nacimiento, luego Pepe el Romano la elegirá, la más joven y hermosa. “Pero no vayas en contra de la ley de Dios”. Pero Adela no está dispuesta a rendirse o la Poncia dejará de mirarla. “No tengo ley, pero quiero vivir en una casa decente”, Adela la reta, hará lo que quiera y no podrá evitarlo.

La aparición de Angustia interrumpe la charla y cambia de tema, Magdalena entra y pregunta y muestra el encaje, son para Martirio, pero Adela no está de humor. Magdalena no tiene la intención de coser y Amelia no está dispuesta a criar a los hijos de otras personas, a sacrificarse para que cualquiera sea como los vecinos. Pero allí, según Poncia, hay al menos risas. Algunos relojes lejanos anuncian el regreso de los hombres del trabajo.

Es la cosecha que vino el día anterior, 40 o 50 cosechadores aparecen, vienen de muy lejos y traen alegría. Poncia cuenta cómo una mujer los acompañó, bailó y tocó acordeones, 15 de ellos la contrataron para llevarla al olivar. Amelia y Adela están sorprendidas, pero Poncia las critica, es normal entre los hombres; se entregó dinero a su hijo mayor por lo mismo, “los hombres necesitan estas cosas”. No hay derecho al doble criterio, se quejan, los hombres lo han perdonado todo; en cambio, “nacer mujer es el peor castigo”.

En la distancia se escucha el canto acercándose: “Ya salen los segadores / en busca de las espigas / se llevan los corazones / de las muchachas que miran”.

A Adela le gustaría ir a cortar, olvidar sus penas Martirio se le opone, “¿Qué tienes tú que olvidar?”. La Poncia las manda callar para seguir escuchando el canto: “Abrir las puertas y ventanas / las que vivís en el pueblo / el segador pide rosas / para adornar su sombrero”.

Adela sugiere que salgan de su habitación y suban, Martirio se detiene porque “Me siento mal con el sol” – responde su hermana Amelia. Ella le dice preocupada cómo pensó que escuchó sonidos en el patio anoche, está asustada, quiere que su madre se entere. Pero Martirio le pide que se calle. La conversación se interrumpe cuando Angustia entra furiosa y le pregunta sobre el retrato de Pepe el Romano. Lo tenía guardado debajo de la almohada.

Nadie lo tiene. Poncia, Magdalena y Adela entran, algunos han tenido que tomarlo, esconderlo. La discusión se corta con la entrada de Bernarda. Angustias le dice y Bernarda responde furiosamente, ordena registrar todas las habitaciones, les amenaza: “Esto no tiene bandas más cortas, ¡pero me soñarás!”.

Poncia retorna con la fotografía, estaba entre las sábanas en la cama de Martirio, Bernarda comienza a ofenderla mientras la golpea con su bastón. Angustias intenta detenerla mientras Martirio se disculpa diciendo que todo ha sido una broma. Adela la reta a decir la verdad, pero Martirio se conmueve, “otros están haciendo cosas peores”, y depende de Angustias que Pepe el Romano esté con ella solo por el dinero. Bernarda interrumpe la discusión y los tira a todos.

Como está solo con Poncia, se queja, cree que sería mejor sacar a Pepe el Romano de la casa. Pero Poncia ve aún más, Bernarda debería haber permitido que Martirio se casara con Enrique Humanos, ella era la más apasionada. Pero ese matrimonio era imposible, el padre de Enrique era un gañán. Y Bernarda está convencida de que no pasará nada.

Pero Poncia insinúa que esto ya está sucediendo y Bernarda la insulta, exigiendo respeto, gratitud y silencio. Su madre era solo una furia, a pesar de esto, insiste, cree que a Pepe el Romano le iría mejor si se casara con Martirio o Adela, porque es difícil separarse de la inclinación natural. Pero Bernarda ignora sus advertencias, sus hijas nunca se atreverían a desafiarla.

Posteriormente Poncia dice: su hijo mayor vio a Pepe el Romano hablando con Angustia a las cuatro y media de la mañana. Ahora aparece Angustias, lo niega, es mentira, Pepe el Romano se ha ido a la una en punto durante más de una semana. Pero ahora es Martirio uniéndose a la conversación, ella también sintió que se iba a las cuatro, hablaron por la ventana de la puerta. Pero Angustias habla por la ventana de su habitación.

Adela acepta y le aconseja a su madre que no escuche chismes, pero Poncia insiste en que es conveniente averiguar qué está pasando y Bernarda lo hará con sus cinco sentidos a partir de ese momento. En la calle hay una gran revuelta, la mucama advierte que una gran multitud llora y viene a ver qué sucede.

Sola, Martirio acusa a Adela, podría haberla traicionado pero no lo hizo, Adela la contrasta por su falta de coraje, hizo lo que los demás no se atrevieron a hacer. Pero Martirio no está dispuesto a renunciar a Pepe el Romano y menos a su propia hermana. Adela intenta motivarse primero a ella misma no le hubiera gustado de esa manera, pero fue atraída por una fuerza irresistible.

Los disturbios externos terminan y entran. “La hija de Librada, una mujer soltera, tuvo un hijo, no se sabe de quién”. Para ocultarlo, lo mató y lo enterró debajo de unas piedras pero algunos perros lo desenterraron, quieren matarla. “Que todos la maten”, grita Bernarda y Martirio acepta, pero Adela protesta, ojalá la dejaran escapar. Bernarda es implacable “Carbón que arde en su lugar pecaminoso”, Adela se sobresalta, “No, no”, se le parte el estómago.

Acto III

Poncia sirve comida en el patio, en un lugar separado, Prudencia cuando se mueve, Bernarda le mantiene, no se han visto en mucho tiempo. Ella le pregunta acerca de su marido que tampoco ven. Prudencia explica que apenas se fue desde que peleó con los hermanos debido a la herencia. Todavía no ha perdonado a su hija. Bernarda aplaude su actitud: “Una hija que falla deja de ser hija para convertirse en enemiga”.

La precaución no es tan segura, ella solo ha dejado la protección de la iglesia. Un golpe en la pared interrumpe la conversación, es la patada del caballo encabritado que está encerrado en el establo. Bernarda ordena cerrarlo y llevarlo al corral para calmarse. Al día siguiente tiran nuevas potras, es admirable para Poncia cómo Bernarda ha logrado administrar sus activos como viuda. Él ha venido a tener el mejor paquete. Un nuevo golpe hace que Bernarda se abre de golpe para que sus órdenes se cumplan de inmediato.

En tres días le preguntarán a Angustias, el anillo, con tres perlas, es hermoso “Durante mi tiempo, las perlas significaban lágrimas”, explica Prudencia. La ansiedad se consuela, las cosas cambian pero Adela no cree lo mismo por lo que los anillos deberían estar hechos de diamantes. Bernarda abandona el tema y habla de dote, se han gastado 16.000 reales, aunque para Poncia lo mejor es el vestuario, suenan las campanas y Prudencia se despide.

Adela va hacia la puerta, quiere estirar las piernas, Amelia y Martirio la siguen. Solo Bernarda le pide a Angustias que hable con su hermana Martirio y se olvide del episodio no importa si se odian, pero quieren “una buena fachada y armonía familiar”.

Luego pregunta por Pepe el Romano, dejaron de hablar a las 12:30, pero cree que está distraído … “Los hombres tienen nuestras preocupaciones”. Bernarda le aconseja que no rece ” y cuando te cases, menos. Habla si él te habla y lo miras tanto como a ti”, puede que nunca la vea llorar, las quejas de Angustia, ella debería ser feliz, pero ella no. Esa noche él no irá, traerá a su madre a la capital.

Hacen entrada Adela, Martirio y Amalia, la noche es muy negra el caballo es tan blanco que parece un fantasma sus patadas resuenan en el establo. Adela mira las estrellas y Martirio la critica está interesada en lo que sucede dentro de la casa pero Adela sigue soñando con el cielo y la luz del rayo esa noche, en esa oración a Santa Bárbara cuando es una tormenta. Para Bernarda los viejos sabían que muchas cosas se olvidaron hoy, Magdalena duerme y Bernarda la envía a la cama. Uno por uno se retira.

Llega Poncia y Bernarda critica, no pasa nada en casa, sus hijas están tranquilas. Intenta obtener información, pero Poncia prefiere quedarse callada, sus hijas no dicen nada porque no pueden, pero la paz se puede romper en cualquier momento. La llegada de la niña interrumpe la conversación y Bernarda también se retira.

Bernarda no quiere ver qué sucede –comenta Poncia a la criada–, trató de advertirle, pero no puede ir más allá. “¿Ves este silencio? bueno, hay una tormenta en cada habitación. Para Bernarda, no todo es culpa de Pepe el Romano caminó detrás de Adela, ella estaba loca por él no debería molestarlo porque “un hombre es un hombre”. No cree que acelerar la boda resuelva nada porque Adela está dispuesta a hacer todo, también Martirio. No son malas, son “mujeres sin hombres, nada más”.

Adela aparece, debe beber agua, está en camisón. Poncia y la criada se van a la cama, los perros ladran sin cesar. Con la escena casi oscura, María Josefa aparece con una oveja en sus brazos, cruza la habitación y canta para él. Adela entra y se ve bien y desaparece por la puerta del corral, pero Martirio la persigue, incluso en ropa interior, cubriéndose con un pequeño chal negro. María Josefa reaparece habla coherentemente, en voz alta habla acerca de salir, tener hijos, ser libre.

Martirio la lleva a su habitación y la abuela se marcha llorando. Solo se dirige a la puerta del corral y comienza a llamar a Adela, cuando aparece, le exige que deje a Pepe el Romano, la amenaza de regalarla. No es decente ir a la boda de Angustia aunque no la quieran, porque quién quiere es Adela. Martirio también está enamorado de él, finalmente lo admite. Adela simpatiza, pero Martirio rechaza su abrazo. Adela está dispuesta a hacer todo, no puede soportarlo más, estos techos después de probar el sabor en su boca. Seré lo que él quiere que sea,  Martirio no aceptará.

Se escucha un silbido y Adela llega a la puerta Martirio se interpone y pelea, Martirio comienza a gritarle a la madre. Bernarda llega y Martirio traiciona a su hermana, Adela lo confronta se encoge de hombros y lo divide en dos: “Aquí está la voz de la prisión. Lo hago con la barra dominante”. Poncia y Angustias aparecen y se dan cuenta de que la escopeta está fuera de lugar. Adela continúa desafiando: Soy su esposa (A Angustias) lo descubre.

Suena un tiro, entra Bernarda “Atrévete a buscarlo ahora”, Pepe el Romano ha terminado, dice Martirio, Adela se escapa. Realmente no lo mató, se escapó pero lo han dicho como una lección, se escucha un latido. Adela se ha quedado la Poncia intenta abrir la puerta y Bernarda le ordena que abra. Finalmente, La Poncia logra empujar y gritar Adela se ha ahorcado.

Las hermanas se recuestan Bernarda grita y continúa: “¡Recógelo! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llévala a su habitación y vístela como una sirvienta. ¡Nadie dirá nada! Ella ha matado a una virgen!. Observé que las campanas al amanecer dan dos vergüenza. Y no quiero lágrimas la muerte debe verse cara a cara. ¡Silencio! ¡Cállate, dije! lágrimas cuando estás sola. Ella la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. Me has escuchado ¡Silencio, silencio, dije! Silencio!”.

Opinión del lector

El sentir del lector con esta obra de García Lorca que es también una obra teatral nos dará variadas opiniones, entre las más importantes destacamos:

Una gran obra maestra. Mundo de luto, odio y hambre por el hombre. Refleja el machismo y el cierre del tiempo. También entiendo que García Lorca se inspiró en hechos reales. Una alegría para leer y otra para verte en el teatro.” Mijilla

La grandeza de Federico García Lorca de principio a fin que nos hace ver el contexto histórico en el que él ve como un ejemplo de la figura de Bernarda en relación con sus hijas. Te hace ver cómo la sociedad española ha cambiado con el tiempo. Muy agradecido al maestro que recomendó esta lectura. Obra maestra.” Xavibernalp

Muy cautivadora, ya como documento sobre una España atrasada tanto mental como a tiempo. Al leer este trabajo, junto con otros de principios de mediados del siglo XX, te das cuenta de la transformación que las mujeres han experimentado en la sociedad en sólo dos generaciones. Bienvenido a ser el progreso.” Jordi

Es a partir de estas lecturas obligatorias del instituto que solo comienza a evaluar el curso y los años que han pasado. La obra de Lorca está plagada de un realismo denso lleno de símbolos, un gusto intensamente popular y una dimensión poética fragante que renueva y agrava el alma. Debajo de estas gruesas capas de opresión y extremismo para un dolor severo, aparece una buena variedad de personajes frustrados y socavados. Mujeres sobrecargadas de autoritarismo, sumisión, clasismo, cinismo y rabia. Un fuego puro de dolor que inevitablemente conducirá a la destrucción moral, la tragedia y el drama.” Bunburys

” Aunque la obra representa a un Lorca algo más “insensible” y menos ágil en palabras, quizás muy dolido o entristecido por su “entorno” y por lo sucedido es en sí una obra que retrata el drama no solo de una familia, pero de una generación subordinada “a quien dirán” al orden y al miedo en la que el autor no desea entrar en detalles fuera del entorno familiar, de modo que la tensión se manifieste muy cerca, muy familiar como algo que todos nosotros podemos vivir en algún momento y se acumula hasta que te sientas angustiado.

Es por eso que tu actuación teatral funciona tan bien porque toda su carga dramática está muy concentrada y hace que el espectador se identifique con el lado bueno de las cosas y las personas y vea cómo la justicia y la severidad se convierten en una forma de vida, eso incluso en momentos, parece sufrir de dureza que exuda una cierta ambigüedad, y esa amargura se vislumbra por el simple hecho de ser uno como es y cómo fue su turno de vivir la vida creer que el sacrificio en la vida, perdonará en el futuro y todo lo que le falta en la vida se redoblará antes de la muerte.

Difícil que requiere una lectura tranquila y pacífica, reflexionando a cada paso para entender la razón de esta actuación, recomendado, pero no es el mejor trabajo de Lorca, intenta no poner el lado de nadie. Recuerda Mallorca jugar con ambigüedad pero de carácter”.  Antonio González Pastor

La consecuencia de la dictadura que Bernarda ejerce en su casa es que se puede liberar un desastre. Y te dan ganas de enloquecer a esta vieja amargada con tanta mala leche, ¿sería una lesbiana oprimida en su juventud? Si yo también te follo, punto. No se esperaba que hubiera personas en su propia casa con tantos pantalones como ella.” Lorenzo Pérez Márquez

Es muy difícil decir más cosas en menos palabras que las que usa Federico García Lorca. Hay silencios en el trabajo que llenan la habitación vacía donde se desarrolla casi toda la acción, por supuesto, medias palabras que pintan los retratos de los personajes con más urgencia que la mejor de las descripciones. Y a esto se agrega la gran carga poética que tiene, que transforma a cada lado en una corriente de emociones que son capturadas o liberadas entre las cinco mujeres que dominan la escena de principio a fin. Muy recomendable“. José Alba

Biografía de Federico García Lorca

Llegó al mundo el 5 de junio de 1898, en el municipio de Granada Fuente Vaqueros, en una familia de prestigio financiero, y fue bautizado como Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca; su padre era el terrateniente Federico García Rodríguez (1859-1945) y su madre, Vicenta Lorca Romero (1870-1959), la segunda esposa de su padre, 4 maestros de escuela que alentaron el gusto literario de su hijo. Su primera casa, en Fuente Vaqueros, es un museo.

En 1909, cuando tenía once años, la familia se mudó a la ciudad de Granada. En su adolescencia, estaba más interesado en la música que en la literatura, estudió piano con Antonio Segura Mesa y entre sus amigos en la universidad fue mejor conocido como músico que como novelista.

En 1914 se matriculó en la Universidad de Granada para estudiar carreras de filosofía, letras y derecho. Durante este tiempo, el joven Lorca se reunió con otros jóvenes intelectuales en el café “El Rinconcillo”, el café Alameda.

En la universidad recibió clases de Martín Domínguez Berrueta, profesor de teoría literaria y artística, que llevó a Lorca y sus amigos viajeros a través de Baeza, Úbeda, Córdoba, Ronda, León, Burgos y Galicia. Estos viajes por diferentes partes de España fueron los que trajeron su vocación como escritor. De hecho, el resultado de esto fue su primer libro en prosa Impresiones y paisajes, publicado en 1918, una pequeña antología de sus mejores páginas en prosa sobre cuestiones políticas e intereses estéticos.

En el comienzo de la primavera de 1919, varios de sus amigos de “El Rinconcillo” se mudaron a Madrid y Lorca, gracias a la ayuda de Fernando de los Ríos, quien lo ayudó a convencer a sus padres de continuar sus estudios en la residencia de estudiantes, pronto se unió a ellos. Así, el poeta se convirtió en parte de esa institución.

La residencia de estudiantes en ese momento era una guardería intelectual, que albergaba figuras como Albert Einstein, John Maynard Keynes o Marie Curie, que influirían en gran medida en la formación intelectual de Lorca. De esta manera, entre 1919 y 1926, se familiarizó con muchos de los escritores e intelectuales más importantes de España, como Luis Buñuel, Rafael Alberti o Salvador Dalí, y logró escapar del aburrimiento cultural de la provincia, que odiaba, como le escribió a su amigo, el compositor Adolfo Salazar.

” Estoy encendío como una rosa de cien hojas, pero la realidad me encierra en su casa fea de espartos. Me escriben de la Residencia diciéndome que no tienen habitación. ¡Esto es terrible! ¿Cómo voy yo a irme a otra parte?. Me asustan los ambientes Baroja y Galdós, la patrona, el estudiante vicioso ¡Qué horror!. Pues no digamos nada los ambientes Zamacois, etc. ¡Es horrible! así pues, hasta que tenga habitación sola en la Residencia no voy a Madrid. ¡Qué pena! , tengo mala sombra. Y me hace falta salir, ¿lo oyes? Yo me ahogo. Este ambiente provinciano terrible y vacío llena mi corazón de telarañas.” 

Durante 1919 y 1921, Lorca publicó la colección de poemas, compuso sus primeras suites, estrenó El maleficio de la mariposa y desarrolló otras obras teatrales. Incluso durante esta etapa, gracias a la ayuda de Fernando de los Ríos, tuvo la oportunidad de conocer a Juan Ramón Jiménez, quien influiría en sus puntos de vista sobre la poesía y con quien tendría mucha amistad.

En mayo de 1921, Lorca regresó a Granada, dándole la oportunidad de conocer al maestro Manuel de Falla, quien se estableció en la ciudad en septiembre del año anterior. Su amistad los llevó a emprender varios proyectos en torno a la música, el cante jondo, las muñecas y otras actividades artísticas paralelas. El mismo año, Lorca escribió el poema de cante jondo, una obra que no se publicaría hasta diez años después. Los años en Granada giraron en torno a dos enfoques culturales, Falla y la colección de El Rinconcillo, reunidos en el café Alameda.

El 6 de enero de 1923, en la fiesta de los Magos, Falla participó en una fiesta privada organizada por Federico, Adolfo Salazar y Hermenegildo Lanz, para dos niñas de la familia, su hermana Isabel y Laura, la primogénita de Fernando de los Ríos.

Se representó una adaptación al estilo de Lorca para títeres de porra del cuento andaluz “La niña que riega la basílica y el príncipe preguntó”, un aperitivo atribuido a Cervantes y Misterio de los Reyes Magos, un coche sacramental del siglo XIII, para el cual Falla había colaborado en la composición del ratón accidental. El mismo año, Lorca y Falla trabajaron en una opereta lírica, Lola, comedia, obras que nunca se detuvieron.

Durante 1925, viajó a Cadaqués para permanecer la Semana Santa en la casa de su amigo Salvador Dalí. Esta visita y una luego más larga en 1927 marcaron en el alma, la vida y el trabajo. El fruto de esta intensa amistad fue “Oda a Salvador Dalí”, publicado en la Revista de Occidente en 1926. Además, fue el propio Dalí quien animó al autor a comenzar a pintar, ya que presentó su Primera Exposición en las Galerías Dalmau de Barcelona en 1927. Por su parte, Lorca alentó a Dalí como escritor.

Se realiza la edición del libro “Canciones” en 1927 e hizo su segunda estancia en Cataluña, donde la compañía de Margarita Xirgu monta la obra “Mariana Pineda” en el Teatro Goya de Barcelona. En esa ciudad, el grupo L’Amics de les Arts (S. Gasch, J.V. Foix, L. Montanya, S. Dalí) organiza, en las Galerías Dalmau, una exposición de sus dibujos. La empresa de teatro de Margarita Xirgu decide lanzar “Mariana Pineda” en Madrid y lo hace en el teatro Fontalba.

Dirigió un grupo de intelectuales granadinos en 1928 y fundó la revista “Gallo”; solo se publicarán dos ediciones de esta revista, pero despertaron un movimiento en el mundo artístico. Por ejemplo, el segundo número contiene un “manifiesto antiartístico catalán” firmado por Salvador Dalí. En parte publica “Oda al Santísimo Sacramento del Altar” y en “Revista del Oeste” publica su primer “Romancero Gitano”. En la vivienda estudiantil se lee la conferencia “Cuna española”.

En 1929, debutó “Mariana Pineda” en Granada y aparece la otra edición de “Canciones”. En junio, viajó a los Estados Unidos, vía París-Londres y se matriculó en la “Universidad de Columbia”. Frecuenta teatros, cines, museos y es un apasionado del jazz. Verano en Vermont, como invitado de Philip Cummings, y en las montañas Catskill con Ángel Del Río. De vuelta en Nueva York, se instala en el John Jay Hall de la Universidad de Columbia, donde permanecerá hasta 1930 y comienza a trabajar en la obra “Poeta en Nueva York”, el guión de “Viaje a la Luna” y comienza “El público”.

La “Casa de Bernarda Alba” se completó en 1936, pero no estará representada hasta 1945 en Buenos Aires, participando en un homenaje a Luis Cernuda. Es 1936, 13 de julio, cuando José Calvo Sotelo, líder del partido monárquico “Renovación española”, fue sacado de su casa y asesinado en un cementerio de Madrid. Así comienza la revuelta de una gran parte del ejército. Federico García Lorca, que no pertenece a ningún partido político, pero es un artista moderno que, por definición, pertenecía al “arte degenerado”, es considerado enemigo de un régimen autoritario.

Por esta razón, huyó de Madrid a Granada, que permaneció más tranquilo. El 18 de julio tiene lugar la revuelta militar contra el gobierno de la república. El 16 de agosto, Lorca es arrestado y el 19 del mismo mes lo matan en Viznar (Granada) y deja una gran obra inédita sin publicar. El mismo año, también muere Miguel de Unamuno, un prisionero en su casa, y hay exilio para muchos de los artistas españoles, como Manuel de Falla, quien moriría siete años después de su amigo Lorca, en Buenos Aires, sin volver a ver su país de origen.

Hacemos la invitación a leer también: El Origen de la Vida Oparin: Resumen y Resumen de Pupila de Águila

(Visited 9.723 times, 4 visits today)

Deja un comentario