Platero y yo: Argumento, características, análisis, personajes y mucho más

Platero y yo, es una novela del escritor Juan Ramón Jiménez, en donde narra la historia de un burrito de nombre Platero y de su dueño, para su elaboración el escritor se basó en recuerdos de su infancia y por eso se mezclan momentos de la realidad, el pensamiento y de los sentimientos del mismo, así que no dejes de leer este artículo, el cual sabemos te gustará.

platero y yo

Platero y yo

Platero y yo es una obra de Juan Ramón Jiménez, escrita en España a principios del siglo XX,  es mas un poema dedicado a un hombre y su burrito de color plata con el cual tiene una hermosa relación, en esta obra su escritor narra experiencias propias del pueblo donde el vivió, Moguer, y de situaciones que el mismo llego a presenciar. Utiliza un lenguaje único, con léxico tipicamente español y de la región de Andalucía.

Juan Ramón Jiménez nació en ese poblado el 23 de diciembre de 1881 y murió en San Juan, Puerto Rico el 29 de mayo de 1958, fue un gran poeta que llego a ganarse el premio Nobel de Literatura. estudio en la Universidad de Sevilla y en su juventud sufrió de varias crisis de neurosis depresiva.

Se caso en 1916 con Zenobia Camprubí, cuando comenzó la guerra civil española se fue a Estados Unidos, posteriormente a Cuba y Puerto Rico. El premio Nobel de Literatura lo recibió en 1956. Su obra poética, es muy extensa, con libros que escribió durante toda su vida, siempre con la motivación de ser mejor cada día.

Características de Platero y yo

Fue escrito en la ciudad de Moguer, Huelva, en la Región de Andalucía, España. Se comenzó a escribir en el año 1907 y siete años después salió la primera versión del mismo, este tenía solo 8 capítulos. Su primera edición se publicó en el año 1914 y tenía un total de 136 páginas, pero su obra completa se publicó en 1917 y tenía 138 capítulos escritos en 142 páginas.

Fue un libro escrito para personas adultas, pero al ser una lectura sencilla y transparente comenzó a ser usada para la lectura de los niños ya que se estimulaba la imaginación de los mismos. En varios capítulos se pueden ver ciertas críticas sociales de la época, lo cual demostraba una manera de ver las cosas del escritor.

El mismo llego a escribir un prólogo para una de las ediciones en la cual expresó que el nunca escribiría para niños ya que ellos pueden leer lo mismo que leen los hombres con algunas excepciones.

Para el año 1920 se adoptó como un libro de lectura en las escuelas y fue uno de los libros más leídos en España y América Latina. En ese año intento extender en varios capítulos más su obra y hasta en escribir una segunda parte del mismo con el nombre de La Otra vida de Platero, pero la misma nunca se concretó.

La dedicatoria del libro era para Aguedilla, “el loco de la Calle del Sol que me envió moras y claveles”. El texto en si es rico en su vocabulario y también logro inventar palabras, uso léxico propio de la región de Andalucía y muchas figuras literarias, las cuales de detallaremos mas adelante.

Mira este resumen de la obra literaria de Platero  y yo, en donde se da una explicación  detalles de la obra:

Figuras Literarias

En la obra el escritor uso figuras literarias como las hipérboles, etopeyas, símiles, Polisíndeton y las personificaciones, así como también los hipérbaton y las metáforas. Las mismas son de gran belleza y descripción poética.

Su vocabulario es rico, se usó mucha terminología propia de Andalucía, así como también los adjetivos y la interrogación retórica, la admiración y los puntos suspensivos.

Estructura

Está estructurado en 138 capítulos los cuales tienen una extensión de una a dos páginas cada uno, cada historia es única y no tiene conexión con el resto de los capítulos, aunque se mantienen los mismos personajes, la historia se divide en partes las cuales van pasando por las estaciones climáticas, comenzando por la primavera, luego verano, otoño e invierno.

En la obra se estampan las impresiones, los sentimientos y los recuerdos del escritor en la ciudad de Moguer mientras era un niño, esto quiere decir que el ambiente era real. Está estructurada de una manera cerrada al comenzar en la primavera las historias no terminan hasta que termina la época de la primavera, desarrollándose prácticamente el ciclo del año en la vida de Platero.

Personajes

Sus personajes principales son Platero (el burro) y el narrador (yo), se conseguirán otros personajes pero de una sola aparición o dos en el libro. El “yo” es quien narra todas las historias, se describió como vestido de negro, con barba nazarena y sombrero negro. Se nombra como “El Loco” al que los niños gitanos le gritaban al salir de paseo con su burro Platero.

Este es su única compañía, en Andalucía a los burros de color plateado se les conoce como los Plateros. En el libro el narrador es el que cuenta todo sobre Platero, y describe los sentimientos del mismo como si fuesen los sentimientos de un niño. Te podemos sugerir que conozcas sobre la novela El Nombre de la Rosa.

Argumento de Platero y yo

El argumento del libro es la recreación de las vivencias, recuerdos e impresión que tiene el escrito sobre su Moguer natal, en el mismo logra plasmar sus paisajes, su gente, sus creencias y costumbre de tipo popular, siempre al lado de su burro con el cual habla constantemente como si fuera un ser humano real, lo considera su amigo y fiel compañero.

Cada uno de los capítulos de la obra es independientes pero siguen el hilo conductor del narrador a través del paso de las diversas estaciones climáticas de la ciudad. El escritor quiso dejar claro que el trabajo de los burros en la ciudad era de suma importancia.

La obra se sustenta en dos bases primordiales, la primera es la naturaleza concreta del pueblo, el cual lo va reflejando en la obra como si fuesen anécdotas. Y otro era el problema de la educación, que para esa época se basaba en la Institución libre de la enseñanza.

La obra como tal es un ejemplo de enseñanza, ya que se funde el pasado y el presente del poeta y escritor para que sirviera de modelo de enseñanza a los niños a través de la figura de Platero. En la literatura el uso de animales como personajes en una obra se llevan al mundo de las fábulas, pero en el caso de Platero y yo se establece una intermediación entre el yo y la realidad exterior.

Juan Ramón Jiménez hizo el libro en base a su propio mundo y en donde hay un aislamiento de la sociedad que estaba a su alrededor. A través de ellos se pueden establecer relaciones con el mundo externo y llevar sus impresiones al libro, para que así fuesen conocidas por todos.

Describe el dolor físico y moral a través de las injusticias sociales que tuvo de sus propias experiencias, para establecer comportamientos y costumbres de las personas, para poder llegar a hacer una reflexión sobre los grandes problemas de la humanidad de esa época.

Al comienzo de la obra, el burro Platero es como un juguete en la que el autor volcó toda la ternura, con el entabla un dialogo el cual le da respuestas de forma lírica y de humanización de las cosas, objetos y animales. Quizás te pueda gustar la lectura de Lazarillo de Tormes.

Análisis

Es una obra maravillosa de la literatura en el cual el texto hace la representación de escenas o situaciones concretas, a través de anécdotas e impresiones que tienen que ver con la belleza del paisaje y de la naturaleza, los cuales vienen de los recuerdos de la infancia del escritor.

En la obra puede hacer críticas con mucha sutileza de la forma en que se establecían ciertos comportamientos, tradiciones populares y las mismas se unieron para establecer una relación de cariño y de ternura hacia el personaje de Platero.

Es una obra de mucha sencillez que puede ser engañosa ya que se maneja de una manera simple con un lenguaje que logra ocultar profundidad a través de los sentimientos más puros y humanos tales como ternura, indignación, alegría, ser generoso, la nostalgia y también la tristeza.

Se muestra como una autobiografía, que puede verse por su manera personal y subjetiva de escribir, el autor uso la figura del burro como si fuera su confidente para poder relatar lo que le gustaba, lo que sentía y lo que se podía opinar en diversos temas distintos.

Cuando se lee el libro se puede notar la ternura y el sentimiento hacia el burro quien a la final es el amigo inseparable del autor, y hacia quien siempre le está hablando en todos sus capítulos.

El libro no fue concebido como una lectura infantil, pero la misma puede ser disfrutada por ellos, ya que sus anécdotas tienen una riqueza poética de una manera sutil que los niños pueden percibirla con facilidad, pero siempre debe contarse con la ayuda de un adulto para poder explicar ciertos aspectos de la obra que a lo mejor ellos no puedan entender.

Significado de las Mariposas

Las mariposas representan un símbolo dentro del libro, las mariposas blancas aparecen en el capítulo 2 que se llama Mariposas Blancas, su aparición es de manera leve, pero significan la pureza de Platero.  El espíritu permanece en el tiempo, las mariposas aparecen después en otros capítulos como en el que aparecen la mariposa blanca y la negra, esta última tiene como significado la muerte.

Cuando al final de la obra Platero fallece se presentan tres mariposas de colores, lo cual indicaba que con su muerte estaba dejando más color en el mundo, y por eso su amigo estaba feliz. Ya que las mismas indicaban que el alma de platero permanecería.

El burro es el símbolo de la ternura, la pureza y de la ingenuidad, que el autor logro usar como intermediario para hacer reflexiones sobre la alegría por las cosas más sencillas de la vida, los recuerdos y sobre todo de aquellos personajes que plasmó dentro de la obra en sus diversos personajes.

La amistad que surge entre el narrador y Platero, el cual lo deja representado como la manera de verse iguales todos los seres  y el respeto que se debe tener para ellos y así poder vivir en un mundo más lindo y feliz.

Película

Se realizó una adaptación cinematográfica en el año 1965, con una duración de 88 minutos, bajo la producción de Marte Film. La misma se filmó en España con el director Alfredo Castellón, basado en guiones del mismo director y de Eduardo Mann. El reparto estuvo formado por Antonio Prieto, Elisa Ramírez, María Cuadra, Mercedes Barranco, Roberto Camardiel, Pepe Calvo, Carlos Casaravilla, María Francés y Simón Martín.

En ella se hace la representación de un poeta de nombre Juan que después de haber estado viviendo en otra ciudad, regresa al lugar donde nació, la ciudad o pueblo de Moguer, en donde logra encontrar nuevamente la felicidad a través de su amistad con un burro llamado Platero, una chica de vida y alma libre, Aguedilla y comienza a tener recuerdos de su niñez en esta ciudad.

Al ver esta película podrás sentir que la misma toca lo más profundo de tu corazón, ya que si has tenido un animal como mascota y la pierdes debido a la vejez del mismo tu nivel de sensibilidad de seguro aumentará, además de deja una lección de vida que se puede aplicar a cualquier época en que sea vista. Otro género que te puede gustar es la epopeya épica de la Eneida.

Resumen de Platero y yo

El escritor quien es el narrador y protagonista de la obra relata su vida en la ciudad donde nació Moguer, y de su relación con un burrito fiel de nombre Platero. En la misma se habla del regreso de del protagonista a su ciudad después de haberse ido por uso años a otro lugar, al llegar las personas del pueblo lo ven como un ser extraño ya que esta vestido de negro y siempre anda con su burro por la ciudad y por esto lo han apodado El Loco.

En su recorrido por la ciudad comienza a apreciar la belleza de los paisajes, de su naturaleza y como van pasando las estaciones climáticas, ve al resto de las personas, las paredes de piedra, los muros, los prados y árboles y el resto de los animales, los cuales va viendo reunidos en diversas tareas del campo. Cada una de las acciones de las novelas están llenas de alegría y de dolor.

Platero y yo tiene 138 capítulos los cuales ninguno de ellos tiene relación con cualquiera de los otros, ya que no tienen una secuencia como tal, la misma se estructuro por el cambio de las estaciones en España.

Al ser animales sin mucha gracia el autor quiso plasmar en el mismo la ventaja de ver sus grandes ojos y largas pestañas para mostrar la belleza del animal a través de la pureza de su mirada, se plasma en uno de sus capítulos como echaron de una casa a una yegua que estaba ciega, pero esta se empeñaba en regresar a la misma, hasta que sus dueños terminan matándola a través de piedras y palos.

Platero y su dueño caminan y ven a la yegua muerta al lado del camino, este le promete a su bello burrito que cuando muera, él no lo abandonara al lado de un camino o carretera sino que lo enterrara a los pies de un gran pino, por el cual ellos pasaban.

Las miradas del hombre y del burro hacen que entre ellos surja el vínculo de unión entre los dos seres: “de vez en cuando Platero deja de comer… y me mira y yo de vez en cuando dejo de leer y lo miro”. Platero es un individuo, una vida y una experiencia del hombre que anda con él, no es que el autor haya humanizado al burro, más bien se diría que humanizo al hombre para darle cariño y amor al animal fiel que siempre andaba a su lado.

El hombre se comienza a comportar como Platero, alegre y afectuoso como si de un niño se tratara al lado de una mascota como un perro o un gato.

Al final Platero muere, por haberse tomado un veneno, pero su vida es corta, la vida de los burros es muy corta y él ya estaba llegando a su límite, es la lección más dura de la obra la aceptación de la muerte de algo que no es querido. Se habla en uno de sus últimos capítulos como lo enterró su dueño en el jardín del pueblo y este sigue hablando con Platero aunque este ya no se encuentre con él.

Te queremos dejar este audio libro de la obra de Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez:

(Visited 7.163 times, 1 visits today)
Categorías Fantasía

Deja un comentario