Hombres de maíz: Análisis, personajes, resumen y más

Hombres de maíz es una obra del año 1949, escrita por el guatemalteca y Premio Nobel de Literatura, Miguel Ángel Asturias. La novela se considera como la obra maestra de este autor, pero continúa siendo una de las narraciones menos entendidas hechas por Asturias.

hombres-de-maíz-2

Análisis de hombres de maíz

La obra Hombres de maíz compone una cruel acusación de los catastróficos efectos que el individualismo y las grandes empresas mundiales asumieron en las costumbres, creencias ancestrales, desesperación e incertidumbre de los campesinos de Guatemala. El coraje de la arquitectura narrativa, la habilidad expresionista e inclusive soñadora y el estilo ornamentado y poético, cargado de imágenes, emblemas y efectos melodiosos, otorgan a esta obra de Miguel Ángel Asturias un distintivo especial.

El título Hombres de maíz representa a la afirmación de los pueblos mayas de que su carne estaba formada de maíz. Si deseas conocer más acerca de esta interesante obra continua leyendo este artículo…

El novelista de origen guatemalteco Miguel Ángel Asturias comenzó a escribir novelas literarias en el año 1923, desde ese tiempo emprendió el camino en la literatura. Asturias se desenvolvió en sus estructuras en la poesía, el teatro, la novela, el cuento y el ensayo. Varias de sus obras se basan en temas originarios de su país como la población aborigen. No dejo de lado el reconocer figuras de mucha importancia para América, como Simón Bolívar y Rubén Darío.

Las fuerzas que dan carácter a la obra de Miguel Ángel Asturias son muchas. No obstante, se puede reflexionar la situación habilidad y las atribuciones de la cultura pre-colombina los dos impulsos más acreditados. Entonces, para hacer una identificación de la obra de Asturias, inicialmente es preciso determinar sus orígenes guatemaltecos y las condiciones políticas en las cuales él vivía.

hombres-de-maíz-3

El dominio de las religiosidades pre-colombinas en el trabajo de Asturias, la cultura de su país nativo fue concluyente en la constitución de su forma de pensar y, por resultante, su manera de escribir. Desde lejos, distinguió la gran cultura maya, este transcribió el Popol Vuh, la leyenda maya de la creación de la humanidad, del francés a español. En París en 1930, rasgueó sobre Fábulas de Guatemala, una obra acerca de la cultura maya. La cultura maya era básica en sus iniciales obras.

Asturias, aparte de utilizar la cultura pre-colombina como argumento de su obra, añadió sus cualidades en su propia literatura. Los mayas pensaban en una relación fuerte entre el hombre y la tierra. Al leer el Popol Vuh, se logra distinguir la creencia maya que los dioses crearon al hombre de maíz y que el hombre posee un deber a venerar a estos dioses. En Hombres de maíz, Asturias relaciona las afirmaciones mayas a los acontecimientos modernos de su país. El proceso de devastar la tierra arruina el vínculo entre el hombre y el resguardo de la tierra.

Sus emociones hacia el mundo mitológico y natural reflejan las afirmaciones de los mayas. El autor Asturias maneja el arte o la forma de expresarse que emplearon los mayas.Pronuncia su admiración por el pictograma maya que él llama la novela de la gente nativa. Mucha de la poesía del autor se cataloga como surrealista. Como el pictograma maya, el contexto de lo que Asturias escribe se disuelve en la confusión de lo real y lo ilusorio. Él es el precursor del estilo del realismo mágico, un modo de escribir que mezcla el medio que distingue el lector, el narrador, y el protagonista.

hombres-de-maíz-4

En los escritos con elementos del realismo mágico, es habitual que Asturias proyecte un elemento histórico de la naturaleza centroamericana en una forma que le hace parecer absurdo al lector.  Por ejemplo, se muestra un paisaje volcánico que es habitual en Guatemala como un lugar fantástico o improbable de ser real. Hay tres temas importantes en Hombres de Maíz, estos son la lucha, la paternidad y el proceso hereditario del mito. El primero de ellos es el más indiscutible y uno que es un reflejo efectivo de las circunstancias sociales en la Guatemala del siglo XX.

Cuando Asturias creó esta novela, la sociedad de su país se fraccionó en dos perfiles: los que poseen y los que no poseen. En la perspectiva de la novela, las diferencias entre estas dos caras no son absolutamente económicas sino, de manera más profunda, de origen ético. Fundamentalmente, lo que los diferencia es una actitud hacia la vida. Los indios habitan en conformidad con la naturaleza; Los extranjeros, personificados por los granjeros comerciales, detonan la naturaleza para conquistar la vida, lo que se asemeja con la inutilidad en la representación de Asturias.

No obstante, los explotadores de la tierra poseen la ventaja, mientras que los indios son plasmados como una raza desorientada, inestable y ciega, pero de ninguna forma perdida. El autor marca el camino de la salvación al recalcar la necesidad de volver a la tierra, el puerto original y el semillero del linaje. El primer paso para restituir la disposición pérdida de los orígenes ​​mayas es eliminar el mal; el segundo es escuchar a las voces del pasado.

El nuevo individuo que Asturias está aclamando debe colocar su oído en la tierra y quitarse el manto de la ceguera de sus ojos. Si lo hace, creará un enlace con las raíces de su cultura, al igual que Goyo y Nicho, quienes se convirtieron en sus animales guardianes. (ver artículo: La Metamorfosis)

Personajes 

Los personajes de la obra hombres de maíz, son tanto sencillos como algo confusos, al igual que la obra en sí. A continuación describimos los personajes más importantes con sus principales características:

Gaspar Ilóm: Es el cabecilla de las milicias de la India que están dispuestos a demandar la patria de sus familias, ​​de los productores de maíz, por la vía violenta si es preciso. Está casado con La Piojosa Grande, que también se traduce como “gran bolsa de papel”, pero de forma más tradicional como “La gran sucia, una referencia a la Gran Madre Azteca de la Tierra. Ella desaparece después de que Horn es envenenado.

Tomás Machojóm: Una vez integrante de la banda de Gaspar Ilóm, ahora está casado con Vaca Manuela, una señora astuta que lo incita a traicionar a su ex dirigente.

Coronel Gonzalo Godoy: El director de las tropas del gobierno que mandó a perseguir y matar a Gaspar Ilóm y su banda combatiente.

Zacatone: Un boticario que vende el veneno utilizado para matar a Gaspar Ilóm.

hombres-de-maíz-6

Los hermanos Tecún: Son 7 hermanos que se vengan de Zacatone y su familia por encantar a su abuela en el pasado.

El Curador: También llamado siervo de los 7 fuegos, es un Chamán indio que puede ocupar la forma de un ciervo, su doble nahual, por voluntad propia. Él sugiere a los hermanos Tecún cuando su abuela se cae enferma.

Goyo Yic: Un indigente ciego que recobra la vista y se convierte en vendedor errante para pasear por el mundo en busca de su esposa desertora.

Maria Tecun: Aparentemente el único miembro de la familia Zacatone que perduró a la ira de los hermanos Tecun; ella es la esposa desertora de Goyo Yic.

Nicho Aquino: Un repartidor de San Miguel Acatan cuya mujer ha desaparecido sin dejar pistas.

Hilario Sacayón: El arriero enviado por la gente de San Miguel Acatan para dibujar el camino del repartidor con el corazón roto. (ver artículo: El Mundo de Sofia)

hombres-de-maíz-5

Argumento

En la obra Hombres de Maíz, el autor nos brinda una visión asombrosa y real de la vida de los hombres del campo, que siembran el Maíz para sobrevivir. Está mostrada en un contexto natural donde el ambiente es una parte activa en todo el cuento. El eterno trance que se ha conservado en las haciendas americanas desde que los españoles hallaron en el viejo continente, gira en torno a quienes son los dueños de las tierras, los viejos habitantes, a quienes les corresponderían por derecho o a los nuevos usurpadores, que las han quitado por la fuerza.

En la obra, la parte esencial de la trama está fundamentada en dicho problema, los Hombres que han surgido del maíz preservan sus raíces y su derecho de conservar sus posesiones y resguardarlas de la devastación del hombre blanco. La unidad de la obra se alcanza al leer los seis capítulos que la componen, si se leyeran por separado obtendrían un sentido inadecuado al de los otros, aunque con indudable relación entre sí. El conjunto de fantasía que se manipula en el relato y el lenguaje fuertemente poético lo convierten en un texto que se disipa entre una novela y las historias que surgen en la tradición oral.

Por otro lado Hombres de Maíz, no es un texto con el que logremos sentir devoción porque ampare la visión indígena o porque de alguna forma empeore los esfuerzos del pueblo por conservar sus tradiciones o sus dominios; no es así, coincidimos con ella porque habla de nosotros, de nuestro pueblo, porque en algún instante nosotros igualmente hemos de guardar nuestras historias.

hombres-de-maíz-8

Resumen 

La historia en Hombres de Maíz está fraccionada en dos etapas. En la primera parte de la novela Gaspar Ilom afronta a los maiceros que incendian el monte y explotan la tierra cruelmente. Según los nativos de Guatemala, los originales hombres en ser creados, sus antepasados, fueron hechos de maíz. Por eso, este grano es santificado; puede comerse pero nunca explotarse, comerse pero nunca comerciar con él. Los maiceros, no obstante, elegían las riquezas que las tradiciones, una actitud inversa a la de los campesinos tanto moral como éticamente.

Es por esto que Gaspar y sus tropas aborígenes se rebelan contra ellos y permanecen triunfantes hasta que los maiceros llaman a “la juntada”. Con la asistencia de un traidor aborigen, Machojón, y principalmente su esposa, “Vaca Manuela”, el jefe de la juntada lleva a Gaspar y a sus tropas a una fiesta. En la celebración, Vaca Manuela traiciona a Gaspar para que consuma veneno, pero Gaspar se mete al río y consigue “extinguir la sed del veneno en sus entrañas”.

Vuelve luego del amanecer, solo para ver que sus hombres habían sido arruinados por la juntada. Gaspar se tira al río de nuevo, y los maiceros vuelven a las montañas de Ilom, sin notar que les ha caído una maldición. Los hechiceros de liebres amarillas que escoltaron a Gaspar castigan a todos los causantes de la matanza con la muerte antes de que pasen siete años. Cada uno de ellos, en los capítulos siguientes, son sancionados. Machojón y su esposa fallecen en el incendio de sus maizales.

hombres-de-maíz-7

Su hijo desaparece clandestinamente en un nubarrón de luciérnagas cuando iba a pedir a su pareja. El hombre que ofreció el veneno que le proporcionaron a Gaspar fue degollado junto a toda su familia y posteriormente el coronel Godoy y sus soldados fueron extinguidos por llamas en forma de manos bañadas en sangre, que se teñían en las paredes del aire. La segunda parte de la novela narra los acontecimientos de tres hombres cuyas vidas se enlazan. El primero, Goyo Yic, un vagabundo ciego, cuya esposa, María, lo deja porque han tenido numerosos hijos.

Goyo no logra vivir sin ella y busca la ayuda de un botánico que hace que vuelva a ver. No obstante, el nunca ha visto a María. Por eso, se vuelve mercader de baratijas y viaja de exhibición en exhibición brindando sus productos a las mujeres para percibir sus voces y un día, el con esperanza, reconozca así a su esposa perdida. Goyo solicita a Tatacuatzin, santo patrón de los mercaderes, para que lo guíe en su búsqueda, pero sin triunfo. Una noche, el ve su sombra a la luz de la luna, y dijo que era como ver la sombra de una tacuatzina.

La luz de la luna lo convierte de hombre en animal. Se introduce tanto en el bosque como prófugo que su pellejo se pone negro. Un día es cautivado por las luces y las risas de la gran exhibición de Santa Cruz de las Cruces. Entonces vuelve al mundo de los hombres y se junta con un tal Domingo Revolorio y empiezan una venta de licor. Adquieren un garrafón y se alternan para llevarlo en el lomo a una exhibición lejana. Es un día ardiente y se cansan rápido.

hombres-de-maíz-9

Comienzan a venderse tragos entre sí, hasta que los dos pierden su autorización y los meten a la prisión por ofrecer licor sin aprobación. Pasa el tiempo y la gente repite y resguarda la leyenda del ciego y su mujer fugitiva, María Tecún, glorificándola al referirse como “tecunas” a todas las mujeres que se van abandonando. Un día la señora de Nicho Aquino, el repartidor del pueblito de San Miguel de Acatán, desaparece inesperadamente. Nicho esta desconsolado y se embriaga para olvidarla.

En su siguiente marcha a la capital, con su bolsa a la espalda, conoce a un anciano muy viejo con manos negras que le promete decirle dónde está su mujer. Nicho lo sigue hasta unas cavernas donde el viejo le da vida a la leyenda de la creación de los mayas. Le cuenta a Nicho por qué el maíz es santificado y le expone la importancia del fallecimiento de Gaspar Ilóm y el ciclo de gratificación que tiene como resultado.

Nicho aprende y luego de revelar sus orígenes, vuelve en sí. Por un instante se convierte en coyote, su nahual, o animal guardián. Mientras tanto, en San Miguel, la gente de pueblo se alarma por el cartero y principalmente por sus cartas, que tal vez nunca logren su destino. Entonces ordenan al arriero, Hilario Sacayón, a buscar a Nicho y orientarlo. Hilario busca por todos lados y en el camino recapacita sobre la divergencia entre la realidad y la ficción, pero nunca halla a Nicho.

hombres-de-maíz-11

Aquel cartero acaba quemando las cartas y huyendo a la costa, donde se vuelve empleado de la dueña de un hotel. Uno de sus trabajos era trasladar a la gente al Castillo del Puerto, preparado como prisión, donde Goyo Yic está efectuando condena por ofrecer licor sin permiso. Otra vez han transcurrido varios años. El hijo de Goyo igualmente cumple una condena en esa cárcel y un día su madre, María Tecún, llega a visitarlo. Nicho la lleva al lugar y se asombra de que la mujer que conoce como mito realmente existe.

Los miembros de la familia Yic se reúnen, y cuando el hombre sale libre, todos vuelven a sembrar la milpa en el Pisigüilito, donde todo empezó. Esta es la culminación de la historia. El hombre, ciego por un tiempo a las prácticas antiguas que lo atan a la tierra, vuelve a cultivar la sustancia venerable de la que está hecho. Si se logra entender el vínculo de las relaciones entre el humano y el ambiente se puede recrear el mundo. La muerte de Gaspar no es en vano si ha conseguido acabar con los bárbaros (los maiceros) que imposibilitan a los hombres de maíz llevar a cabo sus trabajos más esenciales. (ver articulo: El Lazarillo de Tornes.)

Resumen por capítulos

En el inicio del primer capítulo del libro Hombres de Maíz, a partir de las primeras tres líneas se puede ver a Gaspar Illóm, según los que dicen las líneas, moviendo su cabeza en manera de negación. Igualmente, en estas líneas se notan diversas reseñas con la naturaleza, como la selva, la víbora, las aves, entre otras cosas, esto por el conocimiento de que los mayas veneran la naturaleza y los dioses que residen en ella.

La historia inicial, llamada «Gaspar Ilóm» concentra su leyenda en la disputa del pueblo maya y el pueblo malicioso o los “maiceros” como lo llama el escritor. Esta pelea se ha dispuesto para que Gaspar sea parte de su pueblo, el maíz y la tierra, las cuales, como se dijo inicialmente, son sacros. Pero los agricultores de maíz cortan los árboles y devastan la naturaleza para cultivar el maíz con el fin de lograr ganancias. Gaspar, mirando esta conducta de querer conseguir botines tan buenos con el maíz, inicia una disputa contra maliciosos para parar esta conducta.

En la riña entre el poblado y los maliciosos, dirigida por el oficial Gonzalo Godoy, la policía destruye la ciudad de Gaspar, quien, supuestamente humillado, concluye ir al río y lanzarse en el. Esto, para los individuos es una decepción, pero para Gaspar es un triunfo, ya que ingresa al mundo de los Dioses Mayas. Este triunfo se consigue, más tarde, y distintivamente por el hijo que lleva la esposa de Gaspar que retorna a dar su valor al maíz venerable.

hombres-de-maíz-11

La segunda historia nombrada “Machojón”, narra la historia del hijo de Tomás Machojón, un personaje distinguido en el cuento que constituye a los indígenas y su mujer, “Vaca Manuela” Machojón dio veneno a Gaspar Ilóm, en el inicial capítulo de la novela. Cabe destacar que Vaca Manuela Machojón, es la madrasta y tambien madrina de Machojón. Contiuando la historia, Machojón, ofreciendo su casa con el propósito de casarse con el Calendario Reinoso, como lo explica el autor con una representación muy interesante diciendo:

“Machojón iba a la recaudación de su futuro. Una sucesora de la niña Cheba Reinosa, de las Reinosas, desde abajo Sabaneta, en la vía que toman los que van a la procesión de Candelaria”. Agua agraciada y quesadilla en los arganas, un lienzo de hierba para enlazar los sentidos, improvisadamente le tocó dormir en el sereno, y el sombrero fragante, de ahí que lo abandonáramos en la casa de la novia iba a ser de ocho días. Los compañeros lo trasladaron a las áreas de regadío de Juan Rosendo.

En el camino, Machajón es chamuscado por las luciérnagas, como condena por el crimen de su padre y surge en llamas en los maizales, de una forma sarcástica. “Venado de las Siete Rosas”, la tercera fábula del libro, cuenta la historia de un brujo que guía a Nicho Aquino, un personaje que es reflexionado como el poseedor de un “nahual” o una segunda naturaleza constituida en un animal, según la Tradición Maya. Consecuentemente, el curador posee su doble naturaleza como un “Venado”, como lo muestra el nombre del capítulo, y según la ilustración maya, el pecado es un emblema de la desaparición.

hombres-de-maíz-13

El capítulo concluye con la muerte del ciervo, el animal de este curador. En este capítulo, igualmente describimos la historia de los hermanos Tecún, que poseían el árbol de venganza de Nana Yaca, que personifica a la Madre Tierra, que posee grillos en el vientre y solo la muerte de la familia Zacatón, con sus ocho hermanos, puede curarla. Es por eso que los parientes Tecún asesinan a toda la familia, calmando las desgracias de Nana Yaca.

La cuarta historia se llama “Coronel Chalo Godoy”, y esta narra la historia del Coronel del mismo nombre, que rigió una flota, que se destinaba a El Tembladero, un lugar tenebroso y oscuro. Se le dijo que cuando llegue a un sitio, halle un cajón. Desesperado por saber qué hay dentro, el Coronel concluye abrirlo tirando de él, y al no lograrlo, lo alza para destrozarla; Al hacerlo, se sitúa debajo de él un navío indio que, luego de diferentes amenazas del Coronel, revela que este es el sarcófago del Venado de las Siete Rosas.

El capítulo concluye con la marinería y el navío que retornan al Tembladero y fallecen calcinados. La penúltima fábula narra la historia de “Goyo Yic”, un hombre ciego de nacimiento, y que estaba casado con una mujer, María Tecun, una señora manchada, con pelo rojizo largo y características trenzas, la cual era alta y delgada. María deja a su esposo y él va a buscarla, haciéndolo sin importarle no tener vista.

hombres-de-maíz-12

Un día, Goyo Yic consigue un curador que consiguió quitar su ceguera y ahora logrando ver con claridad, concluye ir a buscar a su amada María; una situación que es dificultosa y que nunca se ha visto. Para hallarla, Goyo Yic resuelve hacer un trato con Domingo Revolorio, con quien vendería licor. De esta manera, un día se embriaga mucho y termina en la carcel, acabando así la esperanza de Goyo Yic de conseguir hallar a su amada María.

Se piensa que la Tierra sanciona a Goyo y Domingo por pretender sacar beneficio del brandy, que proviene de la Tierra, una situación familiar a la Gaspar Ilóm. La historia concluye con Correo-Coyote, que relata la vida de Nicho Aquino, la persona que lo utiliza como cartero y que, al igual que el venado, era dominante de su nahual, que en esta forma era un coyote. Nicho Aquino, en el instante de la entrega de las cartas, se transformó en coyote y, por lo tanto, fue más eficaz en su trabajo y entregó una gran suma de cartas en muy poco tiempo.

En un buen día, Nicho Aquino vuelve a su rancho y revela que su esposa lo ha dejado y, previniendo estas circunstancias, resuelve ir a la ciudad para embriagarse y dejar de lado el dolor. Un día huye de la ciudad y empieza a trabajar como mensajero en una cárcel, donde conoce que la historia de Maria Tecun y la familia Yic es real. Podemos concluir que esta novela aporta mucho al género que pertenece, el realismo mágico, donde este gran autor consigue unir la realidad con la fantasía, logrando así una de sus obras más características. Esta novela guatemalteca, contiene diversos elementos mayas y aborígenes, distintivos de la historia de este país.

hombres-de-maíz-15

(Visited 32.262 times, 1 visits today)

Deja un comentario