Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

Las habilidades que posee una persona son los factores más poderosos que tiene el ser  humano para poderse desenvolver en cualquier ámbito, como lo podemos observar a través del libro Los siete hábitos de la gente altamente efectiva. Este libro de motivación personal, te permitirá conocer los factores que debes tener en cuenta para poseer mayor efectividad en tu vida cotidiana.

Los-siete-hábitos-de-la-gente-altamente-efectiva-1
Stephen R. Covey

Los siete hábitos de la gente altamente efectiva

Antes de comenzar a conocer este libro, debemos saber que fue escrito por Stephen R. Covey, un licenciado en administración de empresas, religioso, escritor, profesor y conferencista de origen estadounidense que se ha hecho famoso gracias a su libro Los siete hábitos de las personas altamente efectivas.

Stephen nació el 24 de octubre de 1.932 en Salt Lake City, ubicado en el estado el Utah, Estados Unidos. Estudio administración en la universidad de Utah, además de la licenciatura, realizó la maestría en administración de empresa en la Universidad de Harvard y el doctorado en doctrinas e historia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en la Universidad de Brighan Young. Era padre modelo de nueve hijos y abuelo de cincuenta y dos nietos, por lo que le otorgaron el premio de Paternidad del “National Fatherhood Initiative” en el año 2.003.

También fue el fundador de Covey Leadership Center o el Centro Covey de liderazgo ubicado en su ciudad natal Salt Lake City, Utah. Tiempo después, esta compañía fue adquirida por FranklinQuest, cambiando su nombre a FranklinCovey Company y convirtiéndose en una de las empresas que ofrecían servicios completamente profesionales, especializados en seminarios y cursos para la formación en gestión de negocio, herramientas de productividad, gestión del tiempo y muchos aspectos más, enfocados en cada individuo o en grandes organizaciones.

Resumen de los siete hábitos de la gente altamente efectiva

En base a esto el llamado Sócrates americano, Stephen Covey, deja a un lado los consejos paternalistas y adapta un método certero, claro y eficaz en tan solo siete sencillas etapas, las cuales el lector deberá analizar y asimilar para poder ponerlas en práctica en su vida diaria, adaptándolas a su personalidad.

En el año 1.991 Stephen R. Covey dio a conocer una nueva versión de este libro, en la cual, respeto la estructura del primero pero amplió los temas y detalles que presentaba, respetando el criterio de que todo el mundo puede intuir un comportamiento, tanto en su vida privada como laboral pudiendo mejorar distintos aspectos, pero lamentablemente muy pocas personas saben cómo hacerlo.

Para poder compartir esto con los lectores, el escritor empleo distintas anécdotas profundas y significativas utilizadas, para que la persona pueda reflexionar cada uno de los actos que realiza y el correcto modo para acceder al cambio en búsqueda a la verdadera efectividad, desde cómo nos vemos hasta la autorrenovación, pudiendo pasar por el liderazgo personal, interpersonal, cooperación creativa, administración personal y comunicación empática.

Teniendo estos aspectos en cuenta, los lectores pueden comprender fácilmente que todo lo que una persona haga debe concordar con lo que observamos.  Es decir, si una persona quiere cambiar una determinada situación, debemos modificar nuestra percepción para obtener una mayor confianza en nosotros mismos y poder cambiar o convertirnos en un ser autentico e único. Si deseas conocer más sobre literatura motivacional, te invitamos a visitar Poder sin límites para mejorar tu vida personal.

Los-siete-hábitos-de-la-gente-altamente-efectiva-2
Los siete hábitos de Stephen R. Covey

¿Cuáles son los siete hábitos que expone Stephen R. Covey?

Todos los hábitos se encuentran clasificados en tres componentes: las habilidades, el conocimiento y actitud o el deseo. Cuando nos referimos a el conocimiento  es lo que la persona hacer y porque lo hace, las habilidades se enfocan en hacer determinadas cosas y por último el deseo son las ganas o motivación que posea la persona para hacerlo. Un individuo que sea capaz de poder emplear estos hábitos dentro de su cotidianidad, podrá lograr importantes mejoras personales o como organización.

La Independencia

  • Ser proactivo: es cuando una persona toma la responsabilidad de su vida y ejecuta la habilidad de poder seleccionar determinadas respuestas antes el estímulo que experimente. Esto implica distintos comportamientos que podrá variar en función de los valores que posee la persona, por lo que relaciona a la libertad individual y la responsabilidad social de una persona.
  • Establecer prioridades: este hábito ayuda que las personas diferencien entre lo importantes y lo urgente rápidamente para poder ser efectiva.
  • Tener un fin de mente: todas las personas deben comprender que cada una de las cosas que existen, son creadas dos veces, es decir, cuando realizamos la construcción de un edificio primero se deberá elaborar un plano con otras las especificaciones, luego se construirá físicamente.  Este hábito posee una estrecha relación con el liderazgo personal y el sentido de encontrar la propia existencia.

La Interdependencia

  • Ganar, ganar: este hábito permite ejemplificar los beneficios mutuos, pudiendo ayudar a encontrar la estabilidad dentro de las relaciones personales de bien común o equidad.
  • Sinergice: es producto de las relaciones externas e internas que posee una persona de las cuales deberán ser interdependientes.
  • Comprende la situación primero y luego se comprendido: es básicamente el empleo de una comunicación efectiva y poderosa para ser aplicada en el desarrollo de la inteligencia emocional de un individuo y de esta forma lograr alcanzar una convivencia armónica y un clima social respetuoso.

Las mejoras continuas

  • Influencias o afile la sierra: este hábito se relaciona al mejoramiento que debe tener una persona a nivel mental, espiritual, física y socio-emocional de una persona.  El escrito lo denomina “afile la sierra” por algunas historias que comparte sobre un leñador que se encuentra en pleno bosque, intentando derribar árboles con ayuda de un hacha, sin pasarle por la mente que el instrumento que está empleando también necesita ser afilada para poder seguir cumpliendo su función.

Cada uno de estos hábitos no son considerados partes independientes, debido a las leyes básicas que posee una persona en su crecimiento, dando una visión secuencial, gradual e integrada al desarrollo interpersonal y personal efectiva.

(Visited 63 times, 1 visits today)

Deja un comentario