La rosa muerta: Una novela de aurora Cáceres

La novela de “La rosa muerta” fue escrita por Aurora Cáceres y publicada en parís a mediados del año 1914, una obra reeditada en Argentina por Stockcero en 2007 que comparte múltiples características con la prosa modernista pero logra desafiar los parámetros ideológicos del movimiento. Siendo esta una obra con una protagonista que se amolda al precepto de ser mujer, como sujeto de la veneración masculina.

la-rosa-muerta-2
Conoce la síntesis sobre La Rosa muerta de Aurora Cáceres

La rosa muerta de Aurora Cáceres

Antes de iniciar, es necesario conocer a la autora de dicha obra, Zoila Aurora Cáceres Moreno, conocida como “Evangelina”; nacida en Lima, el 2 de marzo de 1877. Ella, fue escritora, periodista y feminista peruana. Cuando empieza a desarrollar sus primeros escritos, se da a conocer con el seudónimo de Evangelina, y como escritora por lo general firmaba sus escritos con el segundo nombre, Aurora. Una mujer comprometida a luchar por los derechos de las mujeres y una luchadora social.

Quien en 1919 se vinculó con la protesta de las proletarias y en 1930 solicitó al comandante Luis M. Sanchez Cerro, el derecho a voto para la mujer en Perú. Ya en 1924 había creado la organización de feminismo peruano. Asimismo, cabe destacar que fue fundadora de la Unión literaria de Países latinoamericanos, y entre sus obras más conocidas tenemos a La rosa muerta de 1914 estudiada por su conexión con el modernismo literario.

El modernismo con perspectiva de género

Con respecto a la tradición modernista, y su crítica, históricamente ha desestimado la presencia de las mujeres escritoras dentro del movimiento por el que el nombre de Aurora y sus obras se han quedado invisibilizados. Ciertos estudios y trabajos en el siglo XXI reivindican el nombre de Aurora Cáceres junto al de otros escritores como Gabriela Mistral o Delmira Augustina quienes se adhirieron a la estética modernista en sus obras.

Para el año 1914, con su novela La rosa muerta, que publicó en París, se logra consagrar como referencia en el nuevo movimiento literario hispanoamericano. Por lo que Aurora, está en la constante búsqueda de presentarse como una escritora y profesional dentro de un espacio y tiempo dentro del modernismo, que se logra definir, no solo por aspectos estéticos, sino también con respecto a los modos específicos de sociabilidad, de los cuales normalmente era excluida.

La rosa muerta

Si bien su protagonista se acopla al precepto de ser mujer como sujeto de la veneración masculina, se la ve tomar control activo de su vida sexual, algo poco común en un mundo donde los maridos todavía trataban a sus mujeres como sus objetos.

Los “objetos” en dicha novela no son las personas sino ciertas “cosas “o “implementos de comunicación y medicina”, que evidencian el apogeo de la era industrial. La acción se presenta entre Berlín y París, lugares emblemáticos para los modernistas, sin embargo, las relaciones hombre-mujer presentadas implican un ensanchamiento del paradigma.

Los hombres en esta novela no son esposos de quienes las esposas huyen, sino son doctores, hombres de ciencia liberados de las actitudes chauvinistas masculinas. Así la protagonista de La rosa muerta se prenda de uno de sus ginecólogos, generando algunas situaciones en una clínica parisina que habrán sido consideradas escandalosas para los lectores de la época, y quizás para algunos de hoy en día. Señala Thomas Ward autor de las notas y comentarios de la edición del año 2007.

 la-rosa-muerta-3

Síntesis

Se puede decir que La rosa muerta, se trata de una novela modernista. No obstante, cuenta con ciertos tintes bastante realistas. Esta, es una novela que te invita a adentrarte en la narración, haciéndonos imaginar todo lo que ocurre dentro de esta. Se trata de una narración, en donde se tenía la costumbre de ver a la mujer como un “objeto”, solo para ser admirado por el hombre.

Aurora Cáceres, logra cambiar el concepto que se tenía de la mujer. Ella presenta a una mujer en si bien, donde aún conserva la idea de que las mujeres solo se casan una vez en sus vidas; por lo que es ella quien le proporciona el encuentro con el doctor. Y es quien deja de lado los prejuicios y las practicas morales de la sociedad para ser una mujer feliz.

Dentro de esta novela, como lo hemos mencionado, podemos ver tintes bastante realistas. En ciertas partas de la narración es demasiado puntual y precisa, es narrado de tal manera que se sienta como estar viendo un cuadro. Y no solo esto, logra presentar una parte de la sociedad que no siempre está bien vista.

Hay fragmentos donde podemos ver enfermos, adulterio y a una mujer que toma las riendas de la vida. Sin embargo, se enfoca en cambiar los roles de la mujer y el hombre en la sociedad. Presentando a una mujer viuda que disfruta de la vida, que se divierte y logra tomar las riendas de su vida amorosa.

El hombre, por otro lado, es presentado como al esposo que vive por la familia y vemos a un hombre hastiado en la vida marital, que solo se ha casado para llevar a cabo su profesión como ginecólogo; siendo estos hombres de ciencia. Y no un estereotipo del esposo “machista” del que huyen las mujeres.

Asimismo, la novela logra presentar un cambio en la narrativa e ideología de la época en que fue escrita. Aurora, logra romper con toda esa ideología y un poco con el estereotipo de hombre machista y de mujer sumisa que solo puede vivir para su esposo. El hecho de que la protagonista de esta obra sea una mujer viuda; una mujer que tiene aventura con un hombre casado y que es ginecólogo.

Un hombre bueno, que a pesar de todo se resiste al principio por la atracción que siente por Laura, y por su ética de médico. Donde al final, realiza una analogía con la muerte de la vida con un rosal, y lo similares que son.

Déjanos saber si te gustó este artículo. Te recomendamos ver más entregas como El Padre de la Niña Muerta: Una Novela de Tiago Ferro en nuestro sitio Web. Y un vídeo para saber más sobre esta novela.

(Visited 30 times, 1 visits today)

Deja un comentario