Fausto Goethe (Libro) de Johann Woflgang: Resumen y más

Fausto Goethe es un personaje ambicioso por el poder y sabiduría, hastiado de la ciencia de los libros, conoce un breve resumen de este Libro aquí en este artículo.

fausto goethe

Resumen de Fausto

Fausto es el emblema del anhelo de inteligencia y dominio, que describe a un ser superior que, cansado de la frialdad de la ciencia y de los libros antiguos, aspira a vivir y conocer intuitivamente la naturaleza. Para escapar de la vida cotidiana, está de acuerdo con el demonio, que representa una forma de desentrañar el universo y saciar sus aspiraciones. Fausto no rechaza a Dios, ya que busca formas de lograrlo. El Dios con quien se identifica es la naturaleza, la vida y el espíritu de la tierra.

Primera Parte

Preludio en el teatro: Un director, un poeta y la persona divertida hacen actitudes filosóficas sobre la existencia humana, un preámbulo del mundo de los proverbios y la magia que la historia de Fausto le dará al espectador.

Prólogo en el cielo: Los tres arcángeles Rafael, Gabriel y Miguel, cantan y alaban la grandeza de Dios como el primer día. Mefistófeles, el diablo, cuestiona a Dios y su creación del dios de la tierra, el hombre, a quien considera un animal inmundo. En forma de desafío, Dios y Mefistófeles apostaron por el Dr. El alma de Fausto. Mefistófeles está convencido de que puede hacer que caiga en la tentación y robe su alma.

La Noche: Fausto en su habitación se siente deprimido y sin ganas de vivir, refiriéndose al suicidio, dada la enorme tristeza que siente por no poder alcanzar el conocimiento absoluto, a pesar de que fue un gran indicador en medicina, teología, filosofía y jurisprudencia. Fausto cuestiona filosóficamente la razón de la vida, el poder de la naturaleza y su magia. Él está ansioso por el conocimiento y el conocimiento.

fausto goethe

Cree en lo oculto, el microcosmos, los espíritus de la Tierra y los espíritus de la tradición alemana. Al leer un libro sobre las fuerzas activas de la naturaleza, el Espíritu aparece después de una invocación y a raíz del deseo de Fausto de alcanzar el conocimiento. Era la primera vez que el demonio aparecía ante él. Fausto está aterrorizado por la imagen, le pide que se vaya porque no puede soportar verlo. El Espíritu se va disgustado porque quienes lo invocan no querían su presencia.

Pronto es interrumpido por uno de sus estudiantes, Wagner, quien discute con él sobre el verdadero conocimiento y le aconseja que actúe de acuerdo con lo que dicta el corazón, de lo contrario no logrará nada en la vida.

Su alumno, que quería continuar la conversación filosófica que tuvo con su maestro, se retira y Fausto se arroja nuevamente a su depresión y siente un enorme deseo de suicidarse. Cuando está bebiendo una bebida venenosa, una especie de fuerza superior que consiste en un coro angelical, se le impide tomar la primera bebida, mientras anuncia que, paradójicamente, Cristo resucitó al día siguiente, Pascua.

Ante la puerta de la Ciudad: Dos burgueses, algunos jóvenes, un grupo de artesanos, una anciana, algunos soldados, algunos estudiantes y un mendigo hablan y dan a conocer las creencias de la época: superstición, magia, santos y milagros. Bueno, cabe señalar que esta historia es entre el final de la Edad Media y el comienzo de la era moderna.

En la campiña: Fausto y Wagner caminan y a la vez están hablando sobre los tiempos de Pascua y su importancia en la resurrección de la naturaleza vinculada a la resurrección de Cristo.

Aldeanos bajo el Tilo: Fausto es bien recibido y admirado por los aldeanos que lo conocieron. Se sienta a descansar y recuerda a su padre, quien también creía en los círculos de la naturaleza y era un alquimista. Esto le hace recordar su depresión del día anterior. Wagner advierte que la mafia puede provenir de voces que fingen ser enviadas desde el cielo cuando en realidad están mintiendo. Existe una fuerte creencia en los dioses de la naturaleza, el aire, el sol o los malos espíritus que viven en las regiones bajas de la atmósfera relacionadas con los vientos y las tormentas.

De repente, Fausto se da cuenta de que hay un perro negro corriendo a su alrededor, haciendo círculos y acercándose a ellos. Fausto invita al perro a unirse a ellos en el recorrido.

Gabinete de estudio: Fausto entra en su estudio con el perro, que ladra cada vez que se expresa de Dios o menciona palabras celestiales. Un espíritu advierte que hay alguien dentro del perro. Fausto hace algún tipo de encantamiento, coloca un letrero frente al perro y sale de la niebla detrás de la estufa y se convierte en Mefistófeles. Fausto entiende que Mefistófeles es el demonio y hablan por un momento.

Fausto siente que ha soñado con hablar con el diablo, pero regresa y le ofrece cambiar su fortuna, ya que es consciente de su gran deseo de conocimiento y su falta de interés en la vida. Mefistófeles le ofrece poder, dinero, mujeres y conocimiento, pero Fausto solo está interesado en tener un conocimiento absoluto. A cambio de este regalo, el diablo le pide que firme un papel con una gota de sangre, ya que quien tiene su sangre, la posee por completo, después de aceptarlo, ambos desaparecen volando desde el espacio y transportados a otro lugar a través del cielo.

El bodegón de Auerbach en Leipzig: Mefistófeles lleva a Fausto a una reunión de felices compañeros que comenzaron a celebrar y llenarse de vino. El diablo les ofrece el vino que quieren y los transporta a viñedos, todo esto para enseñar a Fausto la bestialidad del hombre. Ambos desaparecen nuevamente y se van en los felices compañeros, la sensación de que lo que sucedió fue una ilusión.

Cocina de bruja: Mefistófeles y Fausto ingresan en la casa de una bruja, porque el diablo le ofrece a Fausto que vuelva a tener juventud. Cuando la bruja regresa a casa, hace un Elixir lo prepara como si fuera tomado de mala gana para matar a la persona en menos de una hora. Fausto constantemente ve un espejo que tiene la bruja donde se refleja la imagen de una mujer que ama sus sentidos. Mefistófeles promete a Fausto conocer las nobles vacaciones y los placeres de las mujeres, pero más bien debe tomar elixires que deleitarán su corazón.

Una calle: Fausto observa a Margarita en la calle y la quiere, por lo que le pregunta a Mefistófeles, quien le advierte que es pura e inocente y que acaba de confesar, lo que evita que el diablo la afecte. Fausto insiste en verla y darle algunos regalos.

A la caída de la tarde: Mefistófeles traslada a Fausto a la habitación de Margarita, que está ausente porque visitó a su vecina. Fausto se enamora aún más de ella y Mefistófeles coloca un cofre de joyas en su armario. Margarita, cuando regresa a su habitación, siente un fuerte aire por su gran sensibilidad y descubre su cofre con las joyas, que se prueban y desearía que fueran suyas para verse más hermosas.

Un paseo: Mefistófeles informa a Fausto que el regalo de Margarita está en manos de un monje, porque su madre entendió que este regalo no podía venir de buenas manos, porque puede oler el mal gracias a su libro de oraciones y, por lo tanto, cree que la iglesia es quien debe derretir a los mal adquiridos.

La casa de la vecina: Margarita le dice a Marta, su vecina, que ha encontrado otro envase con más joyas en el armario. Marta le aconseja que se calle, o su madre lo llevará nuevamente con el monje. Mefistófeles entra a la casa de Marta para anunciar que su esposo ha muerto y que ella tiene un compañero que viaja con él para comparecer como testigo de su muerte. Marta, que ya estaba esperando la noticia, lamenta que su esposo haya sido jugador y mujeriego.

Una calle: Mefistófeles le dice a Fausto que podrá ver a Margarita, pero que debe dar un falso testimonio de la muerte del esposo de Marta. Fausto no quiere mentir, pero está de acuerdo porque necesita a Mefistófeles para llevar a cabo sus intrigas amorosas.

Un Jardín: Fausto y Margarita caminan por el jardín y reconocen que perciben algo especial el uno por el otro, pero Margarita tiene miedo de este sentimiento y huye. Marta y Mefistófeles también caminan por el jardín, y ella sugiere al diablo.

Una selva con una caverna: Ha habido algún tiempo entre esta escena y la anterior. Fausto quiere olvidar a Margarita por no convertirla en su víctima amorosa y quiere superar sus tendencias sensuales, yendo a la soledad., donde Mefistófeles lo atrapará con la fuerza de la tentación.

Aposento de Margarita: Mientras tanto Margarita extraña a Fausto porque no lo ha visto en mucho tiempo y siente que está enamorada de él.

El Jardín de Marta: Margarita le confiesa su amor a Fausto y le pregunta si él cree en Dios. Ella dice que odia a Mefistófeles y no le gusta verlo cerca de él. También es consciente de que su ser querido tiene un buen corazón. Fausto lucha contra Mefistófeles porque odia los actos viles del diablo, pero se ve envuelto en sus redes.

En la fuente y al Interior de la Muralla: Isabelita, la amiga de Margarita, habla sobre la mala reputación que Barbarita ha adquirido por aceptar elogios y ser persuadida por los hombres. Margarita comienza a sentirse culpable por sus sentimientos hacia Fausto.

La Noche: Valentín, el hermano de Margarita, descubre el romance entre su hermana y Fausto, por lo que lucha contra Mefistófeles y muere en manos de Fausto. En ansiedad, Valentine le aconseja a su hermana que cuide su honor, porque con sus acciones ya se ha convertido en una prostituta.

La Catedral, oficio con órgano y canto: La madre de Mary también muere, y durante el servicio el espíritu maligno aparece como una voz arrepentida en los pensamientos de Margarita, causando su inmenso dolor y pena por la culpa.

La noche de Walpurgis, montañas del Harz, región de Schierke y Elend: Mefistófeles y Fausto se encuentran con varios espíritus, magos y brujas de los adoradores de la noche del diablo. Un ritual que describe el mundo oculto de la magia, la brujería y el mal. Lilith es la primera mujer de Adán según el Talmud, Medusa, con la cabeza cortada por Perseo, Proctofantasmista, con referencia a F. Nicolai como resultado de ser perseguido por fantasmas y espíritus, el espíritu de fuego perteneciente, entre otros, a Mefistófeles, es parte de esta celebración la noche anterior a la fiesta celebrada por la iglesia el primer día de mayo, que se hizo famosa durante los tiempos medievales del aquelarre celebrado de magos y brujas en la escarpada montaña en el pico más alto de Harz.

Fausto pensó que vio a Margarita incorpórea y pálida, con los pies sujetados con cadenas, avanzando en medio de la fiesta de los brujos, pero Mefistófeles convence a Fausto de que no preste atención a lo que ha visto.

Sueño de la noche de Walpurgis o bodas de oro de Oberón y Titania, Intermedio: Este intermedio es una descripción detallada del estado psicológico y poético de la literatura alemana y sus tendencias; es un análisis de los hechos aislados que Fausto y Mefistófeles discuten sintéticamente sobre la vida mundana, literaria y social a través de una serie de personajes que revelan su actitud.

El director de escena, Frauten Oberón, Titania, Puck (divertido duende y bufón), Ariel, la orquesta, un genio escondido, una pareja, un viajero curioso, un ortodoxo, un artista del norte, un purista, una joven bruja, una comadrona, Hennings (autor que satirizó una novela de Goethe), musageta, raspador de violín, la era abrumadora, una grúa, un bailarín, un director de orquesta, una inundación, el xeni (colección de epigramas compuestos por Goethe y Schiller), el profesor de baile, un dogmático, un idealista, un realista, un sobrenaturalista, un escéptico, el explotado, el torpe, los fuegos ardientes, una estrella fugaz y los pistoleros (caudillos de la plebe)

Día Nebuloso: Fausto culpa a Mefistófeles por haber encarcelado a Margarita en un agujero de prisión. Él le pide al diablo que la libere, a pesar de que le explica que existe el riesgo de ser atrapado, ya que todavía lo están buscando por el asesinato del hermano de Margarita.

Un Calabozo: Fausto intenta salvar a Margarita, pero la culpa y el remordimiento diluyen su razón y conciencia y ella habla de matar a su madre y ahogar a su hijo. Fausto intenta convencerla y hacerla razonar, pero ve que Mefistófeles está siguiendo a su amada Margarita pidiéndole a Dios que la salve del mal. Pronto muere y una voz desde arriba anuncia que está salvado.

Segunda Parte

Acto Primero

Una Floresta: Esta escena se presenta como un prólogo de la segunda parte de Fausto, muchos años después de la muerte de Margarita. Fausto, ubicado en el bosque, observa la naturaleza y el comienzo de la primavera y lo describe en forma de canciones y prosa en forma de acompañamiento de viento y siempre se refiere a los diversos dioses de la antigua Roma y la magia del bosque alemán.

Palacio Imperial, salón del trono: El emperador y su séquito discuten la cobranza de dinero que es necesaria en este momento. En el lado derecho del emperador está el astrólogo, y en su lado izquierdo Mefistófeles disfrazado de bufón. El diablo recomienda que busquen tesoros enterrados, y para encontrarlos, deben prestar atención a la superstición, que advierte que el escollo tiene un tesoro debajo.

Un jardín de recreo: El Emperador, por sugerencia de Mefistófeles y Fausto, decide ganar papel moneda y buscar los tesoros escondidos de su reino, los tesoros enterrados en la tierra y dónde tropezaron donde los encontraran.

Una galería oscura: Fausto le da su palabra al emperador para traerle París y Helena (hermosos semidioses de la antigua Grecia). La única forma de traerlos es preguntándoles a las madres ideas abstractas, los arquetipos eternos de todas las cosas. Fausto debe patear el suelo con el pie para zambullirse y presentarse a las madres, de la misma manera que abandonará el espacio mágico.

Sala de caballeros: El astrólogo, asesor del emperador, describe lo que le sucede a Fausto cuando intenta obtener el estante y la llave para traer a Helena y París. Ambos semidioses aparecen ante el emperador y muestran su belleza y perfección. Fausto se enamora de Helena y trata de agarrarla por los brazos, sin que tengan oportunidad hay una explosión y Fausto cae inconsciente al suelo.

Acto segundo

Mefistófeles deja a Fausto en su vieja cama cuando estaba en la universidad. Wagner, un aprendiz de Fausto, ahora es médico, y la fama de Wagner, que encuentra a Mefistófeles en la habitación de Fausto, le dice que no saben su paradero.

Un laboratorio: En el taller de un alquimista, Wagner crea Homúnculo, una pequeño ser con extrema sabiduría que dice saber cómo salvar a Fausto a través de los hechiceros en Tessalin. Wagner se despide de su creación, quien regresa con Mefistófeles para mostrarle el camino.

Noche de Walpurgis clásica: Las brujas de Tesalia ven a Fausto, el Homúnculo y Mefistófeles desde el cielo. Homúnculo recomienda dejar a Fausto en el suelo para que pueda recuperar su vida.

En el alto peneo: Mefistófeles habla con las esfinges egipcias que descubren que este es el diablo. Las sirenas intentan persuadirlo para que lo embellezca. Fausto pregunta a la Esfinge sobre el paradero de Helena; le recomiendan ir con centauro Quirón.

En el Peneo inferior: Fausto va al centauro que se acercó al Peneo. Él le pide que lo lleve a Helena, pero Chiron piensa que Fausto está mal de la cabeza cuando escucha su pedido.

En el alto Peneo: Entre tanto, Homúnculo se encuentra con Anaxágoras y Tales de Mileto, quien lo lleva por el camino de nacer como una criatura y deja de ser una esfera brillante.

Bahías roqueñas del mar Egeo: Tales de Mileto y Homúnculo van en busca del dios Nereo (dios del mar) para nacer. Nereo recomienda que busques a Proteo (un dios del mar que previó el futuro), que se maravilló a la luz de Homúnculo, te lleva con él a la orilla del mar. El Homúnculo golpea el trono de Galatea, la capa de cristal se rompe y el agua comienza a experimentar transformaciones de las más primitivas a las más complejas para nacer en el lugar de donde provienen todos los seres vivos.

Acto tercero

Ante el palacio de Menelao en Esparta: Helena y su compañera regresan de un viaje al castillo de su esposo, Melenao. A su llegada, Mefistófeles disfrazado de Fórcida (una de las Gorgonas con ojo) le advierte a Helena que Melenao ha decidido sacrificarla por ella, pero la única forma en que puede salvarse es pedirle ayuda a un noble caballero alemán; en este caso Fausto, que vive en un castillo medieval otorgado por el demonio.

Fórcida hace surgir una espesa niebla y transporta a Helena y al coro al castillo de Fausto, donde expresa su amor, adoración y admiración por ella. Helena corresponde a versos que riman que revelan su gusto por Fausto.

La escena cambia por completo y ahora Fausto y Helena están en el bosque junto con el coro y el hijo adquiridos por la asociación belleza griega y romance (asociación entre Fausto y Helena de la cual el genio de la poesía moderna se personificó en Lord Byron). La euforia, el resultado de esta unión, tiene una naturaleza guerrera e impulsos que lo hacen pensar que el único eslogan es la muerte, por lo tanto, muere cuando intenta volar como Icarus y Helena, también desaparece cuando solicita su entrada en el reino de las sombras, dejando su ropa y velo en manos de Fausto.

Forcida advierte a Fausto que no suelte los vestidos para que pueda regresar con ellos, pronto los vestidos se convertirán en una espesa nube que eleva la calma en el aire y desaparece.

Acto cuarto

Montes elevados, enhiestos picachos de rocas dentelladas: Fausto le revela a Mefistófeles que su deseo ahora es poder ganar tierra del mar, es decir, controlar su marea y tomar el territorio que proviene de ella. En cierto modo, un simbolismo por tener un control absoluto sobre la vida y la naturaleza. Ambos observan que el emperador, mientras engañaban y tenían un tiempo atrás, está a punto de ir a la guerra porque hay anarquía en su reino, por lo tanto, Mefistófeles convierte a Fausto en el jefe del ejército para intervenir en la guerra, lograr la victoria y recibir como recompensa una Playa en el reino.

En el estribo de la montaña: Fausto advierte al emperador que deje que sus camaradas, nombrados por Mefistófeles: Matachín, Rapiñador y Tenaza, se hagan cargo de la batalla. A lo lejos, se observa una guerra sangrienta contra el nuevo ejército del emperador. El Director General no confía en los trollories de Mefistófeles, sin embargo, el Emperador le da la orden a Fausto y Mefistófeles llama a Ondinas para confundir la realidad de la batalla.

La tienda del anti emperador: El rapiñador y la urraca cobran del tesoro del emperador una parte como pago de su trabajo como soldados. El emperador nombra a los cuatro príncipes: el primero lo designa como Gran Mariscal (organizador del ejército), el segundo es llamado por el Gran Chambelán (jefe de la servidumbre en la casa), al tercero, el Trinchante mayor (el cazador) y el cuarto copero mayor (responsable de proporcionar vino a la casa del emperador). El arzobispo critica al emperador por unirse a Satanás para ganar la batalla y adquirir los bienes, por lo tanto, lo insta a firmar un documento en el que transfiere los bienes a la iglesia y al papa, de lo contrario, la iglesia se encargará de sacarlo del trono. Fausto recibe territorios cerca del mar.

Acto quinto

En el pequeño jardín: Un viajero llegó a casa de una pareja de ancianos, Baucis y Filemón, que lo ayudaron y lo acogieron hace un tiempo. Se lamentan de Fausto, que tomó el control de la orilla del río por orden del emperador, construyó un palacio y se comportó de una manera desagradable con los habitantes.

Un palacio: Fausto en este momento cuenta con la edad de 100 años y ha logrado obtener espacio para el mar y crear tierra artificial para que las personas vivan allí. Su nuevo proyecto es destruir una serie de árboles que le impiden admirar su territorio e incluyen a Beaucis y Filemón.

Noche profunda: Mefistófeles cumple los mandatos de Fausto quemando todos los árboles y todo lo que estaba en el camino, los más viejos mueren en el fuego.

Media Noche: Ante Fausto surgen cuatro fantasmas: escasez, culpa, inquietud y miseria. El único que ingresa al Palacio de Fausto es la inquietud, que lo maldice y recomienda que deje de ser ciego al perdón de Dios.

Grande atrio del palacio:  Fausto quiere que se construya la fosa para que muchos hombres puedan vivir ganando tierra al mar. Está decidido a dar a sus súbditos, como el extremo más alto de la sabiduría, una tierra libre en compañía de un pueblo libre. Cuando expresa la mayor felicidad que siente, Fausto muere.

fausto

Sepultura: Mefistófeles y sus demonios intentan capturar el alma de Fausto de un coro angelical, que ha limpiado el aire y lo ha salvado gracias al amor que sintió al final. Mefistófeles se siente sonrojado por robar un tesoro único.

Barrancos, selvas, peñas, soledad: En el cielo, Fausto se junta a un coro de niños bendecidos (niños que murieron a una edad temprana), porque aprenderán todo lo que los niños no pudieron aprender. Un coro de ángeles explica que el que siempre lucha por un ideal puede ser salvado por ellos, porque si el amor de arriba se ha interesado en él, el coro bendecido lo recibe con una cálida bienvenida.

Personajes

Fausto: Personaje principal, un gran erudito que estaba cansado de la ciencia de los libros antiguos. Tenía un ávido deseo de conocimiento y poder, creía en los dioses de la naturaleza, la magia, la alquimia y los dioses de la antigua Grecia.

Mefistófeles: Personaje principal, es el demonio, aunque no representa el mal, critica la naturaleza humana y es la forma de descifrar el universo oscuro y la mitología para satisfacer todas las aspiraciones de Fausto.

Margarita: Personaje secundario, el primer amor de Fausto, que muere de remordimiento por haber aceptado la adulación y el amor clandestino de Fausto. Tenía un noble y religioso corazón.

Helena: Personaje secundario mitológico, semi diosa de la antigua Grecia y protagonista de la historia de la batalla de Troya, la Ilíada. Con su extrema belleza y perfección, se enamoró de cada hombre que la miraba.

Euforión: Personaje secundario, es un producto puramente alegórico de la asociación de la belleza griega (representada por Helena) y el romance (representado por Fausto), una asociación de la cual la poesía moderna es genial, personificada en Lord Byron.

Homúnculo: Personaje secundario, un ser en miniatura, que algunos alquimistas afirman haber creado artificialmente a través de procedimientos espagíricos. Tales criaturas son translúcidas, desarmadas pero dotadas de una inteligencia maravillosa y se pueden comparar con sus acciones y poderes con los espíritus elementales.

Otros personajes: Isabelita, Marta, el emperador, astrólogo, bufón, director, mayor general, tallador mayor, arquitecto, heraldo, damas, plantador, canciller, etc.

Otros personajes mitológicos: Brujas, Forcida, Esfinges, Vacas ángel, Demonios, Proteus, Nereider, Tritones, Sirenas, Quirón, Manto, Nereo, Nymmer, Ericto, Tesalia, Plutón, Clamoreo, Cloto, Lachesis, Furyen, Grim Reap, Eufrosina, Madres, etc.

Opinión del lector

Fausto es un clásico de la literatura mundial, es por eso que se ha mantenido en el interés de los lectores hasta el día de hoy, veamos sus opiniones:

“Leer por leer es lo que hice con este libro, lo comencé con el deseo y la curiosidad de quienes conocen un clásico de este calibre, pero dejé de privarlo hasta que su lectura se volvió densa, espesa y tediosa. La segunda parte, en mi estúpida opinión, es algo inflamable. La primera parte se hace algo más entretenido, especialmente con el aspecto de Mefistófeles. Si terminé el libro fue un orgullo y porque no me gusta dejar los libros a la mitad.” Esmeralda

“La primera parte es muy buena, habla sobre la apariencia de Mefistófeles, tratando con él y su “aventura” en el mundo real. La segunda parte es demasiado intelectual, se pierde en un mundo de referencias mitológicas que son difíciles de seguir. Ni siquiera las apariencias de Mefistófeles logran salvar el libro. Solo se guarda la última acción.”  Iván Núñez

“De hecho, solo lo leo para seguir leyendo. Comencé bien y la primera parte es muy interesante, pero la segunda se pierde entre tantas referencias mitológicas y el cambio constante de escenarios. Creo que sería mejor averiguar las referencias que hace y leer algo sobre los personajes en los que confió para comprender mejor la lectura de la segunda parte, o al menos no hacerlo tan aburrido, definitivamente no es un libro para cualquier lector” Diana H.

“Fausto, contando la tensión siempre presente entre el conocimiento, el poder juvenil …, la verdad es que me sorprendió mucho porque la primera y la última parte me han cautivado, pero también es cierto que cuando comienza a discutir el tema de Helena y su “Creo” que encontré algo más aburrido. Por supuesto que me gustó mucho Goethe, en mi opinión este trabajo se ha vuelto aún más grande. Muy bien! ” Inma González

“En Fausto tenemos poesía, drama, filosofía. El autor se basa en una leyenda alemana cuyo héroe vende su alma al diablo a cambio de cumplir todos sus deseos mientras el anterior vive. Goethe mezcló todos los pensamientos filosóficos humanos, ya sea la eterna inquietud que el hombre tiene ante el misterio de su destino y su sed de conocimiento y creencia, y los puso a todos en el protagonista de su trabajo. Fausto representa a la humanidad en su grandeza y miseria, el hombre inquieto, insaciable, que desea y anhela la vida.

En este libro, la imaginación de Goethe es tan grande que es un placer leer cada prosa o verso de la obra; trata temas actuales, como el aborto; mostrado por Margarita matando a su hijo, el amor entre Fausto y Margarita, y el poder de maniobrar; representado por Mefistófeles en relación con el protagonista. Los valores negativos que encontramos en la obra fueron avaricia, intento de suicidio y un deseo constante de ganar.” Conny Pauli

” Realmente disfruté leyendo Fausto, no solo por la calidad de la historia del autor (Goethe), sino también por la profundidad del tema, tratando de mostrar que el hombre quiere alcanzar la perfección hasta el punto de librar una batalla con Dios. En Fausto, vemos reflejado lo que le sucede a muchos hombres, cuando no alcanzan su objetivo, desafían a Dios y toman otros caminos para lograr lo que quieren. Al principio, este camino parece mucho más fácil de alcanzar, pero después de un tiempo de viaje, nos damos cuenta de que está lleno de corrupción y el final siempre es oscuro.”  Félix Pereira

Biografía de Johann Wolfgang von Goethe

Johann Wolfgang von Goethe nació el 28 de agosto de 1749 en Frankfurt, hijo de un funcionario del gobierno. Primero estudió lenguaje, a pesar de que sus preferencias eran sobre arte, por lo que nunca dejó de cultivar fue el dibujo a lo largo de su vida. Cuando escribió sus primeros poemas, se interesó en otras ramas del conocimiento vinculadas a la ciencia.

Estudió leyes en Leipzig, pero una enfermedad grave lo obligó a abandonar tres años después. Katharina von Klettenberg, la amiga de su madre, lo cuidó y le presentó el misticismo poetista. Cuando se recuperó, reanudó sus estudios en 1770. Conoció a Friederike Brion, quien inspiró a la mayoría de sus personajes femeninos, y se hizo amigo del teólogo y teórico del arte y la literatura Johann Gottfried von Herder, quien lo introdujo en la poesía popular, poco atractiva en el neoclasicismo.

Todas estas influencias dan como resultado para desarrollar su propio estilo y dejó el rococó. En 1772 se mudó a Wetzlar, sede de la corte imperial, donde allí va a conocer a Charlotte Buff, la prometida de su amigo Kestner, de quien se volvió su admirador, esta pasión frustrada inspiró su primera novela, El sufrimiento del joven Werther, una obra que constituyó la novela paradigmática del nuevo movimiento nacido en Alemania, Romance.

Establecido en Weimar, Goethe comenzó a componer algunas de sus obras más famosas, como el drama de prosa Ifigenia en Tauris (1787) y los dramas de personajes Egmont y Fausto, que luego sufriría como resultado del próximo evento importante de su vida: su visita a Italia 1786 a 1788.

La muerte de Schiller, 1805, y una enfermedad grave, hicieron de Goethe un personaje cada vez más encerrado en sí mismo y atento a su trabajo. Fausto se publicó en 1808 y un año después surgieron las afinidades opcionales, una novela psicológica sobre la vida matrimonial y se dice que se inspiró en su amor por Minna Herzlieb. Movido por sus recuerdos, comenzó su obra más autobiográfica, Poesía y verdad (1811-1831), a la que dedicó los últimos años de su vida, junto con la segunda parte de Fausto.

Obras

  • El capricho del enamorado (1767), comedia en verso de un acto.
  • Los cómplices (1768), tragedia en verso.
  • Götz von Berlichingen (1773), drama.
  • Las penas del joven Werther (Die Leiden des Jungen Werther, 1774).
  • Clavijo (1774), drama.
  • Stella (1775), drama.
  • Ifigenia en Táuride (1787), drama en prosa, del que hizo anteriormente una versión en verso yámbico.
  • Egmont (1788), drama.
  • Torquato Tasso (1790), drama.
  • Elegías romanas (Römische Elegien, 1795), poemario.
  • Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister (Wilhelm Meisters Lehrjahre, 1796), novela.
  • La novia de Corinto (1797), poema.
  • Hermann y Dorothea (1798), idilio épico en verso.
  • Fausto, Primera Parte, (1807).
  • Las afinidades electivas (Die Wahlverwandtschaften, 1809), novela.
  • Poesía y verdad, Parte I (Aus meinem Leben: Dichtung und Wahrheit), autobiografía (1811).
  • Viaje a Italia (Italienische Reise, 1816).
  • Diván de Oriente y Occidente (Westöstlicher Diwan, 1819), poemas.
  • Los años de peregrinaje de Wilhelm Meister (Wilhelm Meisters Wanderjahre, oder Die Entsagenden, 1821), novela.
  • Fausto, Segunda Parte, póstuma (1832).
  • Poesía y verdad, Parte II (Aus meinem Leben: Dichtung und Wahrheit), autobiografía (1833)

Hacemos la invitación a leer también: El Origen de la Vida OparinResumen de Pupila de Águila

(Visited 4.073 times, 1 visits today)

Deja un comentario