Biografía de Jorge Guillén y Poesías del autor

Jorge Guillén fue uno de los poetas españoles más relevantes de la generación del 27, fue además un crítico literario español, con incontables obras realizadas a lo largo de su vida, se ha convertido en uno de los poetas más inspiradores, es por ello que debes conocer la biografía de Jorge Guillén, continúa leyendo éste artículo para más información.

biografía de jorge guillén

Biografía de Jorge Guillén

Este autor nace en la ciudad de Valladolid, España, y fue allí donde vivió su infancia y toda su juventud, siempre decía que “era de Valladolid”. Comenzó a tener gran interés por las letras cuando estudiaba Bachillerato en su ciudad natal aunque comenzó Filosofía y Letras en Madrid mientras se encontraba en la Residencia de Estudiantes, obtuvo su licenciatura en la Universidad de Granada. A partir de 1909 hasta el año 1911 estuvo residenciado en Suiza. Su vida transcurrió de modo paralelo a la de su viejo amigo Pedro Salinas, a quien sucedió como lector de español en La Sorbona desde 1917 a 1923.

En todos esos años realizó varios viajes por Europa; en uno de ellos, para el año 1919, pudo conocer a Germaine Cahen, con la que se contrajo matrimonio un par de años más tarde. Tuvieron sus dos primeros hijos, quienes en un futuro se convertirían en el crítico y destacado especialista en literatura comparada Claudio Guillén y Teresa, que se casó con el crítico Stephen Gilman, un hispanista profesor en Harvard que a la vez era discípulo de Américo Castro.

Desde el comienzo de sus trabajos, la poesía de Jorge Guillén siempre se vio exenta de la ornamentación del agobiante modernismo para de ésta manera poder centrarse únicamente en la palabra de depuración y estar ceñida al contenido con la máxima precisión. Esta búsqueda del rigor verbal logró que tardase varios años en escribir su primer libro, sería Cántico, cuya primera edición, de 1928, fue ampliada de manera progresiva hasta 1950.

Por otro lado, la obra Fe de vida, le ofrece una idea exacta de su concepción poética hacia los lectores, la cual se ve enmarcada por la actitud necesariamente apasionada por el simple espectáculo de la existencia. Guillén se ve muy emocionado y se expresa de una manera estructurada y clasicista, bastante rigurosa en la expresión de lo intelectual, por lo que se le ha llegado a comparar con Paul Valéry a pesar de que su radical optimismo realiza un enfoque negativo con Valéry.

En sus obras se aprecia la armonía del universo y la afirmación vital del hombre que lo contempla y a su vez lo celebra hasta en sus aspectos más vulgares, se trata entonces del principio esencial del poeta, el cual denota lo ajeno a toda imperfección.

En la plenitud también aparecen unas fuerzas contrarias las cuales son representadas por los conflictos políticos, éstos enseguida comparecieron en un segundo plano, una etapa constituida por las tres partes de Clamor que llevaron por título Maremagnum (1957), Que van a dar en la mar (1960) y A la altura de las circunstancias (1963).

La conciencia de las realidades dolorosas hace que se hable de un tono más grave y elegíaco, cosa que al mismo tiempo sucede con las formas concisas de la primera época, las cuales dan paso a un discurso de manera detenida en el que tienen cabida las construcciones constantes y los poemas en prosa. Considerando que el autor no renuncia a su emocionada postura inicial, la nostalgia del pasado, el paso del tiempo y la reflexión sobre la vejez ayudan a que su voz esté llena melancolía.

biografía de jorge guillén

Sin embargo, de manera contraria, Homenaje (1967) supone el significado de un posible retorno al enfoque central de Cántico y éste logra recuperar el impulso primordial de comunicación, lleno de versos consagrados a la cultura, el amor y la amistad, pero también al presentimiento de la muerte. Las últimas obras que pudo crear Guillén fueron: Y otros poemas (1973), con una parte dedicada a la tarea poética, y Final (1982), en la que el propio autor aclaraba o introducía algunas variantes a sus obras anteriores. Obtuvo el Premio Cervantes en 1976 y logró desarrollar una sustanciosa labor crítica entre la que cabe destacar el libro Lenguaje y poesía, creado en el año 1962.

Guillén obtuvo su doctorado para el año 1924 en la Universidad de Madrid con una disertación acerca de la Góngora, no fue tan fácil para él pero pudo exponer uno de sus grandes poemas, se trata del Polifemo. Estuvo a cargo de la Cátedra de Literatura de la Universidad de Murcia desde 1925 hasta 1929, donde estuvo acompañado de Juan Guerrero Ruiz y José Ballester Nicolás, también pudo fundar la revista literaria Verso y Prosa para así sustituir al Suplemento Literario de La Verdad y subirlo de nivel.

Considerando que era un hombre con muchas ocupaciones académicas, nunca dejó de visitar la Residencia de Estudiantes, limitándolas en sus vacaciones. Con esto pudo tener un mejor encuentro con los jóvenes miembros de la Generación del 27 como Rafael Alberti y Federico García Lorca. Nunca perdió el contacto con ellos, y una vez se citó con Lorca en un Club de Arte en Valladolid, allí Guillén pudo inspirar una introducción de su poemario, en el que se refleja a un hombre compasivo y a un gran poeta a pesar de editar tan solo una colección de poemas.

Él comienza a escribir su obra llamada Cántico y publica una crítica literaria en el periódico local, pero sus poemas sueltos en revistas. En diciembre de 1928 aparece por primera vez en la Revista de Occidente lo que sería la primera edición de Cántico; hace un lectorado en la Universidad de Oxford (1929–1931) y a finales de ese mismo año entra a la Universidad de Sevilla.

No fue sino hasta que comenzó La Guerra civil española y lo toma por sorpresa en la ciudad de Valladolid, Guillén es brevemente encarcelado en Pamplona, al ser liberado vuelve a su Cátedra de Sevilla y se acerca momentáneamente a Falange Española, obtuvo la labor de traducir el Canto a los mártires de España de Paul Claudel, una traducción que se publicó con el yugo y la flechas en la portada, siendo ésta una edición de la que más tarde se arrepentiría, posterior a este hecho se exilió en julio de 1938. Empezó a ejerce su labor de profesor en las Universidades de Middlebury, McGill (Montreal) y en el Wellesley College; luego en el año 1947 fallece Germaine y se jubila en el Wellesley College alrededor del año 1957; es allí cuando se dirige a Italia. Posteriormente viaja a Málaga, pero éste ya había tenido una estadía en España por primera vez desde la guerra en 1949, al momento que fue a visitar a su padre enfermo.

En el año 1961 se casaría en Bogotá con Irene Mochi-Sismondi,​ la que conoció mientras se encontraba en Florencia en 1958. Luego retomaría su trabajo de docente en Harvard y Puerto Rico, pero tras sufrir una caída con rotura de cadera  hace que deje de dar clases en 1970; años más tarde, en 1976 , recibe el primer Premio Cervantes y en 1977 el Premio Internacional Alfonso Reyes. Guillén fue nombrado Hijo Predilecto de Andalucía en 1983,​ sería el 6 de febrero de 1984 cuando finalmente fallece en Málaga. Sus restos mortales reposan en el Cementerio Anglicano de San Jorge, Málaga.

Análisis

Guillén siempre tuvo un determinado afecto a la poesía pura, algunos críticos lo llegaron a considerar como el discípulo más ejemplar de quien fue Juan Ramón Jiménez. Guillén se introduce tardíamente en el terreno literario, siendo que a los treinta y cinco años es cuando publica su primer libro llamado Cántico, el cual sería editado en diversas ocasiones para poder ampliarlo, pues desde el principio pensó en su obra como una obra orgánica, al que dio el título general de Aire nuestro. Se dice que si Aleixandre era el poeta del pesimismo cósmico, Guillén era el poeta del optimismo. “El mundo está bien hecho”, proclama, lo que en la posguerra española le pudo generar una cierta enemistad entre los poetas existenciales y sociales que padecían las terribles consecuencias de la guerra, por lo cual el poeta se corregirá más tarde, en Clamor: “El mundo de los hombres está mal hecho”.

La mayoría de los poemas de Guillén parten de situaciones en específico para así extraer de ellas las ideas o sentimientos más esperados; éste estilo que adopta se encuentra al servicio de tal proceder, puesto que usa un lenguaje extraordinariamente elaborado, y tras un riguroso proceso de eliminación y selección; puede llegar a despojar al lenguaje de los halagos de la musicalidad fácil, así como de otros recursos que tocan directamente la sensibilidad del lector; de ahí que su poesía pueda resultar muy complicada, no por su acumulación de ornato, sino por toda su condensación y densidad: cada frase, cada palabra intenta desnudar la esencia de lo que el poeta presenta en el relato. Esta atención por lo esencial se caracterizan por unos rasgos de estilo como:

  • Uso de muchos de sustantivos, constantemente sin artículo, y con uso de frases nominales, sin ningún tipo de verbo, porque los nombres recogen la esencia de las cosas, no su existencia, como lo es el verbo.
  • Uso frecuente de oraciones exclamativas.
  • Prevalece la preferencia del verso corto o de arte menor.

La obra de “Cántico” fue editada en reiteradas ocasiones, siendo la primera en el año 1928 en la Revista de Occidente y estaba compuesta por tan sólo 75 poemas. La versión final, que fue publicada en el año 1950 en Buenos Aires, consta de unos 334 poemas divididos en cinco partes: “Al aire de tu vuelo”, “Las horas situadas”, “El pájaro en la mano”, “Aquí mismo” y “Pleno ser”. En esta obra se puede apreciar el goce de vivir la vida,  de la armonía del cosmos, la luminosidad, plenitud del ser y también la integración del poeta en un universo perfecto donde muchas veces se funden amada y paisaje. De igual forma, donde el optimismo y la serenidad presiden los diferentes poemas que componen el libro.

Como parte de los recuerdos y las consecuencias vividas en la Guerra española, se inspiraría para lo que sería su siguiente libro poético, Clamor, Guillén toma en consideración la temporalidad y da paso a los elementos negativos de la historia, siendo estos la miseria, la guerra, el dolor, la muerte… Se tiene entonces que si Cántico es el agradecimiento del poeta por la perfección de la creación, en su obra Clamor se duda de la creencia en la perfección del cosmos. Sin embargo, no se trata de un libro angustioso o pesimista pues en él domina el deseo de vivir.

Esta obra se está compuesta por al menos tres volúmenes, los cuales son: “Maremágnum” (1957), núcleo central —”Luzbel desconcertado” y “La hermosa y los excéntricos”— presenta la falta de armonía; Que van a dar en el mar (1960), en donde desarrolla la idea de la continuidad que da paso a la muerte, y A la altura de las circunstancias (1963), en donde aparece la lucha por restablecer el equilibrio.

Homenaje es una obra que fue publicada para el año 1967. Guillén rinde “homenaje” a personas destacadas del mundo de las artes y las ciencias usando las técnicas del monólogo dramático y del retrato, por ello el nombre del libro. En el libro “Aire nuestro” su título se debe a la compilación de sus tres grandes libros de poesía que surgieron para 1968. Aún así lograría publicar Y otros poemas (1973) y Final (1982). Lo complicado de la obra guilleniana reside en su ideal de poesía pura, lo cual básicamente se puede resumir en supresión de lo anecdótico, sustantivación de los adjetivos, escasez de verbos, precisión lingüística y concentración temática.

Conclusión

Esto ha sido todo en relación a la biografía y obras de Jorge Guillén, es necesario acotar que éste reconocido escritor dejó un legado de obras que pueden ser encontradas en su totalidad en la web, para que de este modo puedas leer algunas de las más reconocidas y sepas de lo que se habla en cuanto a complejidad y lenguaje literario estricto en el que muchos lectores de todas partes del mundo han tenido experiencia, no dejes de leerlo.

Si te ha parecido útil la información encontrada en este artículo, puede que sea de tu interés:

(Visited 519 times, 1 visits today)

Deja un comentario