Anthony Browne: Biografía y Libros del autor

Anthony Browne es un escritor muy famoso y a la vez ilustrador, es reconocido por ser el creador de diversas obras infantiles que son mundialmente conocidas, como Hansel y Gretel, En el Bosque, Los tres osos y muchos más; acompáñanos para conocer más sobre la vida de este autor y las obras que ha realizado.

Anthony browne

Biografía de Anthony Browne

Anthony Browne es un célebre personaje que nace en Sheffield, ubicado al norte de Inglaterra un 11 de septiembre de 1946. Estudió diseño gráfico en el Leeds College of Art y estuvo trabajando como artista, médico y diseñador de tarjetas de felicitaciones antes de escribir e ilustrar lo que sería su primer libro-álbum llamado Through the Magic Mirror (A través del espejo mágico) para el año 1976. A partir de entonces, ha podido publicar más de treinta libros, de entre los cuales pueden destacar: Gorila, Zoológico, Voces en el parque y los de la serie de Willy (todos ellos publicados en el FCE), y de los que el mismo es autor e ilustrador, y también ha ilustrado clásicos como Hansel y Gretel dándole un sentido diferente y más profundo a través de las ilustraciones.

Este ha sido condecorado como el primer ilustrador británico en obtener el Premio Hans Christian Andersen, premio que obtuvo en el año 2000. Browne es un autor e ilustrador de libros infantiles que tiene un gran reconocimiento a nivel mundial por los casi cuarenta títulos que tiene publicados.​ También fue nombrado Home Children’s Laureate para el periodo que tuvo lugar entre los años 2009-2011, por su gran reconocimiento en cuando a sus diversos trabajos en el campo de los libros para niños.

Browne pudo elaborar con sus acuarelas una narrativa bastante fuerte, que intenta mezcla el realismo con algunos puntos surrealistas y fantásticos acompañados de efectos visuales humorísticos e ingeniosos. Por otro lado, puso en práctica su gran habilidad para combinar colores, patrones y fondos promueven sutilmente una empatía con sus protagonistas. Los gorilas aparecen en muchos de los libros de Browne, quien ha expresado que se siente fascinado por ellos y el contraste que representan. Luego unos años más tarde teniendo una etapa que se encontraba como ilustrador especializado, empezó a dominar el arte del dibujo en acuarela, asimismo, empezó a narrar con el dibujo, posteriormente comenzaba a aprender el dibujo de tarjetas de felicitaciones, cosa que con el pasar del tiempo pudo aprovechar para comenzar a aprender a hacer otras cosas.

Le pareció que era una búsqueda vocacional hasta que llegó el año 1976 cuando ilustraría lo que sería su primer cuento para niños, en ese aspecto, pudo conocer a una editora llamada Julia McRae, la cual le ayudó a tener un impulso creativo para disparar todo su potencial imaginativo y poder tener conexión con un público infantil. Se puede afirmar que la trayectoria de Browne como autor de álbumes ilustrados tiene una notable coherencia. De igual manera se puede afirmar que todos sus álbumes poseen una calidad gráfica y argumental aunque, a veces, tiende a poner demasiadas alusiones con lo que sus relatos adquieren un carácter posmoderno que resulta completamente excesivo para un lector infantil.

Este autor cuenta sus historias con unas ilustraciones figurativas, sus historias son muy coloridas, unas más realistas como las de Gorila y otras algo más caricaturescas como las de Osito. En cuanto al proceso y conjunto de la respectiva producción de cuentos de Anthony Browne, ha podido desarrollar una querencia grande hacia determinados protagonistas que vienen a ser como simios, tal cual aparece en una de sus reconocidas obras de Willy y Voces en el parque, aunque también tiene álbumes con personajes humanos como lo pueden ser El libro de los cerdos, El túnel, Cambios o Ramón preocupón. Browne es un gran seguidor del pintor surrealista belga René Magritte, por lo que suele integrar a sus imágenes detalles irreales para conseguir efectos paradójicos que recrean un determinado aire “mágico”.

De igual manera, las imágenes las “carga” de diversas referencias cultas, las cuales añaden un sabor a quien las reconoce, pero que a su vez no dificultan seguir la historia, como por ejemplo se puede apreciar en la habitación de José Kaf, siendo ésta la misma de un famoso cuadro de Van Gogh; en el recorrido del osito se logran evidenciar diversos elementos de cuentos tradicionales. Al igual que además de lograr sorpresa con las ilustraciones, Browne mantiene en reserva un fondo irónico de distinto calado.

Este autor puede ser muy suave y bromista, como aparece en el cuento de los Ositos, donde deja a un lado la supuesta agresividad que se atribuye a ciertos animales, o también en Cambios, en donde juega con la desorientación del protagonista. De igual modo puede ser feroz, como en El libro de los Cerdos, considerando que en la misma logra resolver de manera positiva la historia, igual que hace al terminar amablemente las tensiones de El túnel; o a la vez incisivo y deja una historia sin cerrar como lo hace en el cuento de Voces en el parque, un álbum magnífico de crítica social.

En la obra de “El túnel” se logra apuntar la mayoría de las cosas con las guardas del comienzo y del final en donde se aprecia la felicidad de los personajes y uno de los núcleos emocionales del relato, la apreciación del cambio interior del chico; también que con las respectivas imágenes de portada y contraportada, se logra subrayar un mensaje que no es encontrada en la llamada narración con palabras, al ver el libro abierto que parece iluminar a la protagonista cuando entra en el interior del túnel, y contraponerlo a la misma imagen pero del libro cerrado en el suelo de aquella entrada oscura y bastante terrorífica del túnel, se podría suponer que de su condición de lectora es de dónde proviene la capacidad de la chica para de ésta manera poder enfrentarse a sus temores.

De igual manera, son muy interesantes los paralelismos de la historia con la de Donde viven los monstruos, puesto que a la madre se la menciona en el relato más no la logran ubicar físicamente en ella, además de que la acción comienza con una riña suya a los dos hermanos protagonistas y la misma termina cuando les pone de comer una vez que se han reconciliado. Asimismo, en la obra De Voces en el parque hay que reconocer la brillantez y toda la originalidad del planteamiento para poder contar cuatro veces el mismo incidente.

En lo referente a los contenidos propios de Browne, el los presenta con mucha sutileza gráfica y argumental manteniendo distintas posibilidades de relaciones familiares, cosa que se puede apreciar en la obra de Gorila, El libro de los cerdos, El túnel, Cambios, Voces en el parque. De igual manera, tiene una sobresaliente capacidad para de ésta manera adentrarse en el mundo interior de ilusiones y temores de un niño, como bien se puede demostrar en Gorila, la serie está protagonizada por Willy y un álbum más sencillo que otros, pero con mucha eficacia, como Ramón preocupón, la cual se encuentra basada en una costumbre popular guatemalteca.

Elementos dentro de sus obras

A lo largo de toda su vida pudo publicar diversas obras que lo ayudaron a ser reconocido mundialmente, es por ello que vale la pena destacar cuales son algunos de los elementos que se pueden apreciar dentro de sus obras, lo que las hace irreales y muy adictivas, comenzando por:

A través del espejo mágico

Se trata de una obra que le ayudo a descubrir que era realmente el arte de plasmar imágenes y textos dentro de una historia. El autor pudo decir que pensó mucho en las ilustraciones y la historia, pero nunca se le paso por la mente que palabras e imágenes se deben desarrollar a la vez, fue entonces cuando decide continuar con los experimentos de libros que sacaría posteriormente, como lo fue “Un paseo por el parque” y “Voces en el parque”, para los espectadores ha resultado muy estimulante el solo hecho de admirar la evolución del estilo de este autor. En sus obras es esboza el sentimiento de creatividad del autor, junto con las referencias pictóricas, la metamorfosis y aquellos elementos que se pueden encontrar ocultos dentro de la función natural del mismo.

El simio

Es una de sus obras que fue publicada en 1983, fue un rotundo éxito tanto comercial como literario, ya que fue ganadora de diversos premios, para el autor, se trata de un descubrimiento total del libro álbum. Con la publicación de esta obra, culmina el tiempo de “experimentación” por parte de Browne, y comienza a realizar libros en el que se puede apreciar el diseño de la página, el uso de diversos elementos compositivos y también las formas geométricas, los colores y su debido uso en la ilustración para dar significados distintos.

Este libro se pudo convertir en uno de los favoritos de los niños, puesto que sienten aquella tensión textual la cual los hace pasar paginas y paginas para observar las ilustraciones y los detalles que los llena de emoción, como lo es la escena en la que Ana está durmiendo y un gran Gorila se asoma por su cama, es allí cuando el lector conoce del poderoso deseo que tiene la niña hacia simios de verdad, sin duda alguna es una escena bastante liberadora y gratificante, por lo que convierte el libro en un excelente estímulo literario.

Motivado a este nuevo lenguaje visual, el autor lo pudo combinar con el que sería su próximo libro llamado “Willy el tímido” que fue publicada en el año 1984. Se trata de un chimpancé bastante acomplejado que constantemente se deja seducir por falsas promesas, este lleva un mensaje bastante específico para los lectores, el autor llegó a decir que “Con Willy quise usar diversos diseños de páginas, ya sean secuenciadas, circulares, sangradas, y enmarcadas con distintas técnicas que podían tener acuarelas, tintas, lápices de cera y más, solo para mantener una atmósfera liviana”. Eran atmósferas con mensajes de distinto nivel para acompañar a la idea central que el autor expresaba en una sola pregunta.

Siempre se aprecia el antiguo dilema de lo que es el deseo y la realidad, este se encuentre presente en las culturas y en la mayoría de generaciones de los niños, sin duda alguna es por Willy por quien recibe tantas cartas por parte de sus lectores, y también por el que ha trabajado en una saga de libros bastante amplio (teniendo actualmente unos 6 títulos). Sin embargo, muchas de estas cartas de niños expresan ansias y preocupación por la suerte de este indefenso personaje, a lo que el autor siempre expresa que Willy es solo un personaje imaginario, cosa que expresa con sus dibujos surreales.

Los chimpancés son un motivo referente en esta obra de Browne, el autor constantemente intenta justificar sus elecciones, a lo que expresa que “Me fascinan ideas como la del gorila, que necesita toda la tranquilidad que le puede dar un osito de peluche”. Con esta obra intenta tener conexión familiar y reconoce que la figura del gorila puede ser recordada por la de su papá, el cual fallece cuando el solo tenía 17 años. De su padre siempre recuerda el contraste que existe entre la masculinidad, la fuerza y la delicadeza que lo animaba a seguir dibujando y dedicarse a la escritura poética, Browne le dedicó sus últimos álbumes a su padre.

Las alteraciones

Browne siempre expreso que sus ilustradores favoritos eran Maurice Sendak y Chris van Allsburg, los cuales son ilustradores de profundas raíces clásicas, los cuales transmiten atmósferas irreales que tienen la apariencia de ser reales. Es muy cierto que sus dibujos siempre combinan algunas escenas hiperrealistas con diversos elementos que se encuentran fuera de lugar y logran asombrar a todos los lectores que por lo general detallan las ilustraciones. Es una técnica que hace en el libro algo especial, lo cual es digno de admirar.

Al autor siempre le gustaron los contrastes grandes y pequeños, los duros y los blandos, cosa que siempre refleja en sus libros, cosa que para los lectores es muy fácil de detectar, las historias de Browne pueden ser contadas en tal solo una línea, aunque también se pueden escribir historias de al menos seis páginas sobre cualquier historia de sus libros. El texto nunca suele mezclarse con las imágenes, y los colores y las formas por lo general son muy realistas, al igual que los gestos de los personajes y sus temas imperecederos.

Algunas de las obras que mantienen esta temática es “Zoológico”, “Gorila”, “El túnel”, “Willy y Hugo”, “Voces en el parque” y más, aunque en ellas todo lo que es cotidiano adopta una dimensión especial como se puede apreciar en el libro de “Cambios”, en donde se pueden apreciar las diversas transformaciones de los objetos cotidianos que van tensando la historia a medida que un crescendo finaliza en la puerta negra y junto a la aparición de la mamá con un bebé. Por otro lado, estos elementos tienen cierta mezcla con escenas realistas donde el lector mira con atención a ciclistas que manejan al revés.

El mundo civilizado es presentado ante los ojos de un niño de forma irreal, ofreciendo diversos cambios que son estimulantes y a la vez perturbadores. Se puede decir que la lectura de cualquiera de los álbumes que posee Browne tienen un sentido dinámico y muy activo, donde no desprecia las capacidades imaginativas de los lectores e intenta adentrarlos en un mundo completamente alejado de la lógica, pero lo integra a un mundo lleno de mucha poesía. Es por eso que se sabe que Browne siempre fue así durante toda su infancia.

El alimento

Muchas veces en las obras de este autor, las claves y los detalles ocultos suele ser muy fáciles de ser detectados, inclusive si se tratan de detalles netamente decorativos que con necesarios dentro del rol de la obra. Por ejemplo los pelos de la muñeca que se erizan en cuanto aparece el gorila frente a Ana; interruptores de la luz que sonríen o hasta papeles pintados con flores que se transforman en cabezas de cerdos. Se dice entonces que estos elementos aparentemente anodinos se encargan de darle cierta profundidad al significado propio de la historia.

Muchas veces, estos elementos son objetos discretos que se encuentran en un segundo plano, pero parece que se encuentran allí como una prueba de la locura fantástica que tiene el autor en su mente, pero la cual es repetida constantemente álbum tras álbum, reseñando un corpus de referencia y una notable interrelación existente entre todos los libros que les permite al lector familiarizarse con obras de determinada complejidad. Aquellos túneles, muros de ladrillos o escenas en las que las sombras parecen tener significados distintos, dan por hecho que el lector se imagine un código visual que interpretará de acuerdo a su imaginación.

De igual modo, se tiene que las referencias culturales existen dentro de la capacidad de imaginación de los lectores, como por ejemplo en el cuento del planeta de los simios, el King Kong, Elvis Presley, al igual que un protagonista llamado Joseph Kah, el cual hace alusión a uno de los cuentos de Frank Kafka; en la habitación de Van Gogh en Arles, donde se aprecia un cuadro de la noche estrellada que cuelga en la pared, se puede apreciar un póster de E.T, Supermán, Marilyn Monroe y otros más que simulan una alusión pictórica.

En este sentido, al lector se le permite pasear tranquilamente por todas estas referencias cultas sin necesariamente revelar su trascendencia, lo único que realmente importa es la presencia de un mundo de diversos significados que se pueden interrelacionar a lo largo de toda su obra, apoyados sobre diversos elementos que constantemente se repiten, tal cual parece la idea de estar encerrados dentro de una jaula dentro de nuestra propia realidad, como es el caso de Ana, el personaje que aparece en “Gorila” desde el momento en que es presentada en su cama simulando una celda, allí los hombres del zoológico o los entornos de “Voces en el parque” denotan diversas condiciones sociales que son propias de sus personajes.

Se tiene entonces, que el mundo imaginario de Browne ha sido merecedor de diversos premios, entre ellos el Premio Andersen, el autor se aleja de la mirada idealizada que se encarga de soñar las cosas de una manera bastante diferente, como se observa en la escena final de “Gorila” cuando el padre lleva en el bolsillo una banana que los lectores pueden asimilar como su propia personalidad, en vez de llevar su cartera con documentos personales, algo atípico de Browne.

Análisis a “Cambios”

Es necesario destacar un breve análisis de esta obra que ha sido vista como una de las mejores obras escritas por Browne, es por ello que recalcaremos aspectos importantes de esta obra y diversos elementos que valen la pena conocer:

Se trata de una interesante alegoría de la vida en familia, cuando llega un nuevo integrante a la familia y se comienzan a producir cambios inesperados en el protagonista. Básicamente es un libro álbum que toma como planteamiento un extraño y divertido juego de imágenes, revelando de esta manera la posibilidad de descubrir nuevas formas en los objetos cotidianos, abriéndole la puerta a los niños a temas que por lo general solo los adultos lograrían entender. La angustia de la espera de José Kaf es trabajada con una gran fuerza de sugerencia, pudiendo explorar los sentimientos de un niño que se encuentra solo en su casa.

No es más que una historia surrealista, o visto de otro modo, un juego de imágenes que ha sido creado por el meticuloso autor Browne, quien posee un gran reconocimiento internacional y también tiene casi cuarenta títulos publicados. Este autor también ha sido nombrado Home Children’sLaureate para el periodo 2009-2011, gracias a su labor extraordinaria en el campo de los libros para niños. Asimismo, sus libros han sido merecedores de la medalla Kate Greenaway en un par de ocasiones, además de ser nominado al premio Andersen.

La extraña mirada del niño en la portada y un extraño fenómeno de tetera provoca a los lectores observar la primera página. No es muy admirable ante la imagen de un huevo tibio encima de la conocida copa de cerámica, pero lo que el lector también puede apreciar, es que el huevo tiene dos caras, una demuestra alegría, y otra demuestra desconcierto, de inmediato promueve al lector a pasar la página, allí se encuentra con un reloj, que también está hecho de cerámica y hace juego con la copa del huevo, este marca las 10:15 hrs. Por lo general, en este libro, se denota un maravilloso estilo de las ilustraciones donde todo se muestra como si existiese en la vida real.

De igual forma, ofrece la capacidad de resaltar las metamorfosis visuales que de a poco, comienzan a surgir entre las páginas, con las que Anthony Browne, intenta hacer juego a través de la narración. Es una metamorfosis que hace imperar un clima de irrealidad, a pesar del tono coloquial en el que el texto se dirige al autor. Muchas personas cree que el significado que aguarda dentro de las hojas de un libro no se encuentran únicamente por poder descubrir cuál es el código de palabras y enunciaciones, entendidas de manera indirecta y dichas de manera directa, pero tampoco puede ser encontrado en las imágenes e ilustraciones (si es que el libro las posee).

Y por sobre todas las cosas, tampoco se pueden encontrar en las primeras evocaciones de textos con ilustraciones que le son mostradas a los lectores. El libro ha sido escrito para lanzar diversas referencias simbólicas, sin embargo se evita caer en la trampa de pensar que tras ello se ha logrado entender cuál es el significado preciso; es necesario seguir adelante en la lectura, como hacia un horizonte titilante. De igual forma, esa “continuidad” en la lectura no es visto únicamente como un solo seguir, como comúnmente se sobreentiendo por una forma lineal y corrido, sino que también será un seguir hacia el fondo de los significados, en un tiempo que no es lineal, sino más bien redondo.

Es entonces cuando se da la continuidad de explorar el misterio que borda la historia de José Kaf, quien, al levantarse un día, a las diez y cuarto, encontró algo extraño en la tetera. De igual manera, en esta obra se pueden apreciar alusiones pictóricas. Se sobreentiende que la imagen en sí hace referencia a una composición impresionista del pintor holandés Vincent van Gogh. Asimismo, tanto la cama alargada hacia el primer plano de la imagen como a su vez aquella serie de elementos que hacen complementar el ambiente de la habitación y logran recrear el marco en el cual el autor inserta un detalle que en la página anterior se habría quedado inconcluso y con suspenso.

En la pared que se encuentra junto a la cama, se evidencia como el grupo de cuadros sugieren un gusto de José por el universo, siendo visto desde el punto de vista del ciclo lunar, otra imagen del planeta Saturno, el extraterrestre mentado, y un fragmento de lo que sería el sistema solar.

Aunque de manera paralela, estas imágenes tienen relación con otro cuadro en la pared frontal que evoca a La noche estrellada, el cual se ubica al lado de la ventana y conecta al lector con el cielo azul situado al exterior de la habitación, que es la fuente de donde proviene la luz del sol que es proyectada hasta el piso, en tal sentido devuelve la mirada a la habitación, justamente debajo de la cama donde se logra asomar una pequeña cola de gato; siendo este el mismo que se observó anteriormente en la tetera. De modo que también en este lugar, en donde presuntamente se puede encontrar la normalidad, se puede apreciar que hay algo que se esconde debajo la cama.

Posteriormente, con un sentido de close up, la imagen contigua refuerza el ambiente de alteración a lo cotidiano, con la pantufla alada. En la siguiente página, se logra apreciar ahora el texto y la imagen, la cual se reparten las tareas para así darle continuidad a la narración. De acuerdo al texto narrado, se denotan diversas pistas ocultas, como por ejemplo, que José se encuentra sin sus padres en casa y que había sido prevenido de los cambios en las cosas. Por las ilustraciones que se logran apreciar en este contexto, se promueve un tono surrealista, se muestran más y más cambios.

Se ha logrado tener la creencia de que la ilustración junto al texto interpreta una respuesta definitiva a la de aquellos trastornos que pueden resultar también fuera de casa, simulando el punto climático en la vorágine de alteraciones. El efecto de la ilustración en esta página resulta bastante confuso, tan solo por el hecho de que la composición misma parece un juego de “cambios”, es como si el autor con hechos más allá de lo que es evidente, intentara construir un rostro a toda página, fabricado con distintos elementos. Sin embargo, esto se trata puramente de especulación.

José, uno de los personajes, ha logrado tener refugio en una de las especulaciones “vorágine”, tanto que las expresiones hipotéticas a lo largo de la narración es sugerida a los lectores. Sin embargo, la imagen umbral que ofrece la página derecha a los lectores, en donde les permite estar a la vez dentro y fuera, entre la oscuridad o la claridad, caracteriza una situación de nuevos referentes; pues si José ha cerrado la puerta, la narración del cuento establece, entonces ¿por qué se muestra abierta? ¿Es un salto en el tiempo? ¿Alguien más la abrió?.

En la vida real, según opiniones hasta de una niña de siete años de edad y ha logrado leer este libro en su totalidad, dice que tales cosas le han sucedido a ella: “Es como si en algún momento, casi todo cobra vida… y se ve padre”, afirma, “Sin embargo todo cambia cuando llegan mis papás”. Dejando atrás todos los hechos irreales que Anthony Browne promueve, es sin duda alguna un maravilloso autor del libro, que emplea dentro de su narración, diversos Cambios los cuales tienen un alto grado de identificación con la vida íntima de niñas y niños.

Obras más destacadas

Existen un conjunto de obras que han sido catalogadas como las mejores obras escritas de Anthony Browne, es por ello que es necesario hacer énfasis en cuales han sido las obras con más reconocimiento mundial, entre ellas se tienen:

Gorila

Publicada para el año 1983, Ana es un personaje bastante entusiasta de los gorilas. Su padre nunca tiene tiempo para estar a su lado: Ellos nunca pasaban momentos juntos. Para su cumpleaños, Ana pide a su padre un gorila como regalo, la niña se acuesta a dormir bastante emocionada y a media noche, Ana se despierta y ve un gorila de juguete. Y, más tarde, un gran gorila la vuelve a despertar y le pregunta si le gustaría ir al zoológico. A la mañana siguiente, después de la extraordinaria excursión, su padre la felicita por su cumpleaños y la propone ir al zoológico.

El libro del osito y un cuento de oso

Es una historia publicada en el año 1988 donde un Osito recorre la selva con un lápiz en su mano, y a los animales que le van  saliendo en su trayecto, les va dibujando algo: un muñeco a un gorila, un trombón de varas a un cocodrilo. Y, luego a lo último, llega a una pared, donde pinta una cerradura con color rojo y se va del lugar.
Luego cuando llega al otro lugar, va saludando a un Lobo, a un Gigante y a una Bruja, a cada uno les va haciendo un dibujo diferente con el cual logra detenerlos de un ataque seguro. Al final logra ubicar a unos Osos a los que pinta una extraordinaria comida campestre, la cual pueden comer juntos.

Willy

Se trata de una obra publicada en 1984, Las pinturas de Willy no son más que un álbum de arte en el que se pueden apreciar al menos 16 cuadros inspirados, de manera casi precisa en los siguientes artistas: Botticelli, Goya, Ingres, Rafael, Vermeer, da Vinci, Seurat, Millet, Miguel Ángel, van Eyck, Frida Kahlo, Hooper, Winslow Homer, Poussin, Pollaiuolo y Brueghel; y, en algunos, también existen diversas incrustaciones de otros cuadros como de Goya, van Gogh, Rousseau, Manet, William Blake, Gustave Caillebotte, Aert de Gelder, Caspar David Friedrich…

El libro de los cerdos

Es una obra publicada en el año 1986, básicamente se trata de la historia de una familia en la que ni el tan “ocupado” padre ni los “ocupados” hijos pueden ayudan a su madre, la cual trabaja fuera de casa, hace los quehaceres del hogar, limpia la casa, cocina y más, hasta que un día se casa y decide irse, trayendo como consecuencia que la casa en la que viven se convierta en una total cochinada.

El túnel

No es más que una obra publicada en 1989 donde un par de hermanos, chica y chico, no se soportan mutuamente, ellos tienen aficiones distintas y discuten, sobre todo debido a la brusquedad con la que el hermano trata a su hermana. Cuando salen a jugar, el chico se cuela por un túnel que a su hermana le da miedo pero, como no sale, su hermana vence sus temores y entra en él para ir a buscarlo.

Cambios

Es una de las más famosas obras de Anthony, creada en el año 1990, trata de un personaje llamado José Kaf, un chico de unos seis años aproximadamente, el se encuentra totalmente solo en su casa. Su padre le ha dicho que todo iba a cambiar para él, es cuando entonces comienza a notar  diversos cambios en todo su alrededor; como por ejemplo una tetera que parece convertirse en gato, un sillón que tal parece se está transformando en gorila, un lavabo que sonríe… ¿Es esto lo que su padre había querido decir? Completamente desconcertado, espera en su habitación hasta que llegan sus padres.

Voces en el parque

Esta es una obra la cual ha sido publicada en el año 1998, en donde una mujer con bastante dinero y un hombre sin trabajo por un lado, y sus respectivos hijos Carlos y Mancha por el otro, aciertan en contar cada uno su historia, la cual es muy parecida, cada uno desde su punto de vista hasta que un día que salen de casa, van al parque, Carlos y Mancha se encuentran jugando juntos, y lo mismo hacen la perra Victoria y el perro Alberto, los cuales son los acompañantes respectivos de cada pareja.

Ramón preocupón

Es una obra de Browne publicada en el año 2006, en cuanto a su temática a Ramón siempre le han preocupado muchas cosas, sobre todo cuando se acuesta y no duerme bien. Sus padres siempre intentan calmarlo de alguna manera. Su abuela le da la solución: unos muñecos quitapesares que deja debajo de la almohada y a los que carga con sus preocupaciones.

Si te ha parecido útil la información encontrada en este artículo, puede que sea de tu interés:

(Visited 3.491 times, 1 visits today)

Deja un comentario