El guardián entre el centeno: resumen, película, y mas

El Guardián entre el centeno, es una novela de JD Salinger publicada en el año 1951. La novela narra dos días en la vida de un joven de 16 años, un chico llamado Holden Caulfield después de haber sido expulsado de la escuela preparatoria. Si deseas saber más acerca de esta importante obra continua leyendo este articulo…

el-guardián-entre-el-centeno-5

Análisis de el guardián entre el centeno

El Guardián en el centeno es la historia del joven Holden, que intenta conectarse con otras personas y no lo logra, lo que le hace temer a la madurez y aferrarse a su visión realzada de la infancia. La mayor parte del libro describe la búsqueda de conexión de Holden, siguiéndolo a través de diversos encuentros grandes y pequeños, con chóferes, monjas, turistas, ex compañeros de clase y muchos otros personajes.

Debido a que posee poco sentido de su efecto sobre los demás y se niega a acoplarse a las normas sociales, este falla en cada intento, y acoge una apariencia de preocupación con el mundo donde se protege a sí mismo. Es rápido en designar a los individuos y al mundo adulto en general como falsos. Pero sus encuentros con otros habitualmente no se arruinan porque rechaza o se resiste a la otra persona, sino que se desmoronan porque él se comporta de forma inmadura.

Caer en una conducta singular u desagradable o tomar decisiones inadecuadas, hasta que otras personas se alteren o se enfurezcan con él. En última solicitud, su negativa a crecer e ingresar en el mundo de los adultos está condenada al fracaso, lo que deriva en su colapso completo. La novela se narra a través del mecanismo de encuadre de la mejoría de Holden en lo que parece ser un hospital o un sanatorio psiquiátrico, lo que crea suspenso sobre cómo acabó allí.

el-guardián-entre-el-centeno-3

Luego de un breve preámbulo en tiempo presente, cambia al flashback en tiempo pasado, empezando con sus últimos días en Pencey Prep. El incidente que estimula a los principales sucesos de la novela sucede cuando Stradlater sale con Jane Gallagher y se niega a decir si tuvo relaciones sexuales con ella. La idea de que Stradlater y Jane podrían haber tenido relaciones sexuales es más de lo que Holden puede tolerar. Él ha sentido cariño por Jane durante mucho tiempo, por lo que la cita de Stradlater con ella le provoca envidia.

Holden así mismo se siente enojado porque su compañero de cuarto, pudo haber corrompido una parte significativa de su pasado. Holden cree que conoce a Jane y Stradlater considerablemente bien, y la idea de que Jane, a quien ve como un modelo de virtud, podría sentirse atraída por Stradlater, a quien Holden ve como fundamentalmente corrompido, desafía su noción de los dos personajes. Apunta que no conoce a nadie tan bien como cree, y sus tentativas de conexión irremediablemente fracasarán.

Incapaz de hacer nada sobre las circunstancias, Holden decide dejar la escuela esa noche y tomar el tren a la ciudad de Nueva York. La gran parte de los episodios que poseen lugar después de que Holden se va de Pencey, y hasta que visita a su hermana, Phoebe, en su casa, implican a Holden intentando tener relaciones sexuales con otros o hallar a alguien que le revele el sexo. Holden cree que el sexo habría de ser un acto de intimidad, y está avergonzado de su propia capacidad de sentirse sexualmente cautivado por mujeres con las que no siente una auténtica conexión.

No obstante, le plantea a casi todas las mujeres que encuentra, la mayoría de las cuales son mucho mayores que él. Invita a la madre de su compañera de clase a tomar una copa, llama a una mujer que cree que es una bailarina, y baila con turistas mayores que se hospedan en su hotel, hace convenios para que le envíen a una prostituta a su habitación e intenta persuadir a un empleado de lavandería para que salga con él.

el-guardián-entre-el-centeno-7

La búsqueda de Holden de idea sexual concluye en su bebida con Carl Luce, quien Holden cree que puede encender la relación entre los aspectos físicos y espirituales de la sexualidad. No obstante, Carl se muestra como probablemente confundida sobre su propia sexualidad, quebrantando su dominación en las relaciones heterosexuales. Se siente incómodo cuando Holden le pregunta sobre el papel de la intimidad en el sexo, insinuando que Holden no está tan solo en su confusión como cree.

El clímax de la obra llega cuando Holden visita a Phoebe, quien se molesta porque Holden ha sido expulsado de otra escuela y lo confronta por qué no le gusta nada. Holden señala que le gusta su hermana, Allie, pero Phoebe señala que Allie está muerta. Holden recuerda un suceso doloroso de una escuela preparatoria anterior donde un niño llamado James Castle, que estaba siendo intimidado, saltó por la ventana a su fallecimiento.

Holden se identifica con James Castle, que había tomado prestado el cuello de tortuga de Holden y lo llevaba puesto cuando murió. Este clímax no constituye un punto de desviación para Holden, sino que destella para el lector cuán profunda es la necesidad de Holden de resguardar el “castillo” de su propia infancia de las devastaciones del mundo adulto. Él le explica a Phoebe su sueño de ser “el cazador del centeno” Una figura que agarra a los niños que están a punto de lanzarse por un abismo imaginario a su muerte o a la edad adulta.

el-guardián-entre-el-centeno-11

Phoebe reprende su incomprensión de las palabras del poema, discutiendo todo su sistema de creencias e implicando que Holden está errado sobre la infancia y la edad adulta. La acción descendente de la historia muestra a Holden prolongando su intento de retardar la edad adulta hasta que no pueda continuar corriendo. Él va a ver al Sr. Antolini, un adulto que manifestó valentía y compasión luego de la muerte de James Castle.

Antolini narra el futuro desajustado al que Holden parece destinarse, lo que aviva la impresión de que Holden está ahora en un borde entre su infancia realzada y poco realista y la desagradable situación de la edad adulta. Incapaz de admitir el afecto físico y aterrado de la posibilidad de que el Sr. Antolini sea homosexual y pedófilo, Holden huye. Decide escapar de su vida y de su familia para siempre, pero su plan se desmorona cuando Phoebe suplica en venir con él. (ver: La elegancia del erizo)

Al final de su historia, Holden observa plácidamente a Phoebe montando un carrusel, segura por el momento en su infancia inocente y no amenazada por la edad adulta o el futuro. La novela concluye en tiempo presente, con Holden brindando la esperanza de que su experiencia haya sido verdaderamente transformadora y pueda aplicarse en su próxima escuela. No obstante, su voz es tan similar al resto de la novela, que podemos preguntarnos si verdaderamente ha madurado y obtenido una visión de sí mismo y de los demás.

Personajes  el guardián entre el centeno

Esta obra presenta una extensa lista de personajes, sin embargo, la historia principal gira solamente entorno a su protagonista, siendo lo demás personajes recurrentes o de apoyo. A continuación describimos cada uno de estos personajes:

Holden Caulfield: El protagonista y relator de la novela, Holden es un joven de 16 años que acaba de ser expulsado por fracaso académico de una escuela llamada Pencey Prep. Aunque es inteligente y sensible, Holden relata con una voz sinvergüenza y desinteresada. Halla la hipocresía y la fealdad del mundo que lo rodea casi intolerable, y a través de su cinismo trata de resguardarse del dolor y la desilusión del mundo adulto. Cuando se abre la novela, Holden está estancado en el acantilado que separa la infancia de la edad adulta.

Ackley: el vecino de al lado de Holden en su habitación en Pencey Prep. Ackley es un niño con acne, inseguro y con una higiene dental terrorífica. Frecuentemente irrumpe en la habitación de Holden y actúa totalmente ajeno a las indicaciones de Holden de que debería marcharse. Holden cree que Ackley idea mentiras elaboradas sobre su experiencia sexual.

Stradlater: compañero de cuarto de Holden en Pencey Prep. Stradlater es galán, satisfecho de sí mismo y popular, pero Holden lo llama un “vago oculto”, porque parece estar bien arreglado, pero sus artículos de peinador, como su navaja de afeitar, son asquerosos. Stradlater es sexualmente activo y muy experimentado para un alumno de preparatoria, por lo que Holden asimismo lo llama un “bastardo sexy”.

el-guardián-entre-el-centeno-17

Jane Gallagher: una niña con la que Holden pasó mucho tiempo un verano, cuando sus familias permanecían en las casas veraniegas cercanas a Maine. Jane nunca aparece en El Guardián entre el centeno, pero es considerablemente importante para Holden, porque es una de las pocas chicas a las que admira y halla atractiva.

Phoebe Caulfield: Phoebe es la hermana de diez años de Holden, a quien ama mucho. Aunque es seis años menor que Holden, escucha lo que él comenta y lo entiende más que la mayoría de las personas. Phoebe es perspicaz, ordenada y una bailarina maravillosa, y su ingenuidad infantil es una de las únicas fuentes sólidas de felicidad de Holden a lo largo de la novela. A veces, presenta una gran madurez e incluso regaña a Holden por su inmadurez.

Allie Caulfield: el hermano menor de Holden. Allie muere de leucemia tres años antes del inicio de la novela. Allie era un chico brillante, amable y pelirrojo; según Holden, era el más inteligente de los Caulfield. Holden es abrumado por la muerte de Allie y lleva un guante de béisbol en el que Allie solía escribir poemas en tinta verde.

DB Caulfield: El hermano mayor de Holden. DB escribió un volumen de cuentos que Holden admira mucho, pero Holden siente que DB degrada su talento firmando para películas de Hollywood.

Sally Hayes: una chica muy seductora a quien Holden conoce y ve desde hace mucho tiempo. Aunque Sally es muy leída, Holden certifica que es “estúpida”, aunque es dificultoso saber si este juicio se basa en la realidad o sencillamente en la ambivalencia de Holden sobre sentirse atraído sexualmente por ella. Ella es indudablemente más convencional que Holden en sus gustos y conductas.

el-guardián-entre-el-centeno-14

Spencer: el profesor de historia de Holden en Pencey Prep, que intenta sin triunfo sacar a Holden de su desidia académica.

Carl Luce: Un estudiante en Columbia que fue consejero estudiantil de Holden en la escuela Whooton. Luce es tres años mayor que Holden y posee una gran experiencia sexual. En Whooton, él era una fuente de noción sobre sexo para los niños más pequeños, y Holden intenta que hable sobre sexo en su reunión.

Sr. Antolini: ex profesor de inglés de Holden en la escuela Elkton Hills. El Sr. Antolini al presente enseña en la Universidad de Nueva York. Es joven, inteligente, amistoso y agradable, y Holden lo admira. Holden a veces lo halla demasiado listo, pero lo busca como guía. Como muchos personajes de la novela, bebe mucho.

Maurice: El operario del ascensor en el Hotel Edmont, que consigue una prostituta para Holden.

Sunny: la prostituta que Holden acuerda a través de Maurice. Ella es una de diversas mujeres en el libro con las que Holden intenta torpemente relacionarse. (Descubre cual es la historia de Carrie el libro.)

el-guardián-entre-el-centeno-9

Argumentos

El Guardián entre el centeno toma la pérdida de la inocencia como su primordial preocupación. Holden pretende ser el “guardián entre el centeno”, alguien que salva a los niños de caerse de un abismo, lo que puede deducirse como una alusión para entrar en la edad adulta. Mientras Holden observa a Phoebe en el carrusel, significando en un comportamiento infantil, se siente tan agobiado de felicidad que, como él dice, está casi gritando. Al llevarla al zoológico, le permite conservar su estado infantil, siendo así un exitoso “cazador entre el centeno”.

No obstante, durante este tiempo, observándola a ella y a los otros niños en el carrusel, igualmente ha aceptado que no puede salvar a todos: “Si pretenden agarrar el anillo de oro, tienes que dejar que lo hagan y no decir nada. Si se caen, se caen”. Holden Caulfield es uno de los protagonistas de ficción más queridos en la literatura americana.

el-guardián-entre-el-centeno-2

Al igual que otro personaje popular, Huck Finn, Holden narra su propia historia en sus propias palabras como si conversara en voz alta, y es la voz y expresión de Holden en la página, en lugar de la trama de El Guardián entre el centeno, por la cual la novela es más recordada. Aunque El Guardián entre el centeno, parecen los pensamientos y sentimientos extraños de un adolescente real, no es nada de eso.

Realmente, JD Salinger tenía entre veinte y treinta años cuando escribió la novela, que inició como una historia corta y creció, durante varios años, en una obra de ficción de larga duración. El principal problema temático de la novela afronta la inocencia y la realidad de la infancia, constituida por la hermana de Holden, Phoebe, contra la falsedad, como Holden lo ve, de la gran parte de los adultos, como por ejemplo, el Sr. Antolini. Ni un niño ni un adulto, Holden se resiste a la madurez, un proceso que razona como caracterizado por la pérdida más que por el crecimiento.

Críticas  el guardián entre el centeno

Muchas críticas aseguran que este libro es concluyentemente abierto a numerosa controversia y debate, pero eso es lo que lo convierte en una lectura tan encantadora. El Guardián entre el centeno concluyentemente no sería la taza de té de todos, no obstante, parece una lectura emocionante y convincente, con un galón de realidad brutal derramada junto con algo de humor, que difiere con los momentos de depresión. A pesar de haber sido escrito en 1951, muchos adolescentes podrían relacionarse con los numerosos temas presentes en el libro.

Es un clásico moderno del género de la mayoría de edad. Se halla al personaje principal, Holden Caulfield, de 16 años, totalmente intrigante y, mientras leía el libro, fue fascinante introducirse en la cabeza del raro y rebelde protagonista. El libro inicia con Holden dirigiéndose solamente a usted, el lector, y empieza a volver a contar los eventos durante un ciclo de tres días a partir del pasado diciembre. Su historia inicia en Pencey Prep, un famoso internado lleno de “farsantes”, como a Holden le gusta aclamarlos.

Lo que más sorprende es la manera en que Salinger crea una atmósfera impulsiva desde el comienzo del libro con Holden plasmado como insolente, holgazán y sinceramente, totalmente ignorante sobre su futuro. Casi toda la historia es una larga memoria de este período de tres días con referencias esporádicas al presente.

el-guardián-entre-el-centeno-21

Creo que una cosa que diferencia a El Guardián entre el centeno de otras novelas equivalentes es el uso frecuente de blasfemias, así como el uso intensivo del coloquialismo es efectivo para hacer que el lector se relacione mejor con los personajes y haga que los personajes se sientan realistas, pero por otro lado, si posees menos de catorce años, ciertamente no es recomendable leer la novela.

No solo el lenguaje empleado hace que El Guardián entre el centeno sea inoportuno para los lectores más jóvenes, sino además los temas discutidos, centrados en la idea de la integridad. La novela de JD Salinger es una llamada de atención para todos los adolescentes y, en cierto modo, es una lectura inspiradora porque envía el mensaje de que todos debemos conservar la esperanza y ser fieles a nosotros mismos.

Los adolescentes logran relacionarse con él debido a sus complicados temas de rebelión, identidad e independencia, pero se recomienda que se lea antes de ser adulto, de lo contrario, podrías sentir la necesidad de golpear a Holden por sus acciones al leer el libro. (Aprende todo sobre la obra literaria La guerra y la paz.)

el-guardián-entre-el-centeno-21

La película

Sorprendentemente, dado su posición en la literatura americana, El Guardián entre el centeno nunca se ha transformado en una película. Varios de los principales productores y directores de Hollywood han tratado de hacerse con los derechos de la película, pero ninguno de ellos ha logrado ganarse la confianza de JD Salinger o su propiedad. El mismo Salinger se mostró desconfiado de que su novela lograra tener éxito como película.

En específico, dudaba que alguna película pudiera capturar apropiadamente la voz de Holden. Explicó su perspectiva en una carta de 1957: “para mí, el peso del libro está en la voz del narrador. No puede separarse auténticamente de su propia técnica en primera persona”. A Salinger le inquietaba que las conveniencias cinematográficas como las voces en off no divulgaran la perspectiva interna de Holden adecuadamente.

Igualmente menciona el negocio tan arriesgado de utilizar actores, como una razón para impedir cualquier adaptación .Se necesitaría alguien muy capacitado para lograr adaptar El Guardián entre el centeno a la pantalla grande, Desde la muerte de Salinger en 2010, han aparecido un par de películas sobre el propio Salinger. Una de exclusivo interés es Rebelde en el centeno.

el-guardián-entre-el-centeno-20

Rebelde en el centeno es una película dramática biográfica norteamericana de 2017 dirigida y escrita por Danny Strong. La película demuestra la vida de JD Salinger, interpretado por Nicholas Hoult, desde su juventud hasta la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, hasta el instante en que publicó su primera novela, El Guardián entre el centeno . Aunque la película brinda una forma rara del famoso escritor solitario, varios críticos la han descartado porque Strong ajustó a Salinger con su creación, Holden Caulfield.

Como escribe el crítico de cine Alberto Corona, “Rebelde en el centeno está deseoso por ser una traslación de Guardián en el centeno que continuamente busca equiparar al autor con el adolescente ficticio, inclusive cuando el autor era mucho mayor”. A pesar de tales críticas, la película continúa siendo útil para los fanáticos de las novelas de Salinger que aspiran echar un vistazo a la vida detrás de la obra. La película tuvo su estreno mundial en el Festival de Cine de Sundance el 24 de enero de 2017, y fue estrenada por IFC Films el 8 de septiembre de 2017.

Frases el guardián entre el centeno

Al ser una de las principales obras en la literatura de nuestros tiempos, esta novela nos ha dejado diferentes frases que son muy recordadas por los lectores. A continuación presentamos algunas de ellas:

“Nunca le digas nada a nadie. Si lo haces, comienzas a extrañar a todos”.

“Grandioso. Hay una palabra que realmente odio. Es falso. Podía vomitar cada vez que lo oía ”

“Espero que cuando muera alguien tenga el sentido de arrojarme al río o algo así. Cualquier cosa excepto meterme en un maldito cementerio. Gente que viene y pone un ramo de flores en tu estómago el domingo, y toda esa basura. ¿Quién quiere flores cuando estás muerto? Nadie.”

“Si una chica se ve bien cuando te conoce, ¿a quién le importa si llega tarde? Nadie.”

“Estoy harto de que me gusten las personas. Deseo a Dios poder conocer a alguien a quien pueda respetar”.

“Soy el mentiroso más terrible que hayas visto en tu vida”.

“Es gracioso. Todo lo que tienes que hacer es decir algo que nadie entienda y que harán prácticamente todo lo que quieras”.

el-guardián-entre-el-centeno-18

“Era una cosa muy estúpida, lo admito, pero apenas sabía que lo estaba haciendo”.

“Ese es todo el problema. Nunca se puede encontrar un lugar agradable y tranquilo, porque no hay ninguno. Puede pensar que existe, pero una vez que llegue allí, cuando no esté mirando, alguien se escabulle y escribirá “F *** you” justo debajo de su nariz”.

“Tomas a alguien que llora por sus malditos ojos por cosas falsas en las películas, y nueve de cada diez son bastardos malos de corazón”.

“La gente siempre te está arruinando las cosas”.

“Todos los imbéciles odian cuando los llamas imbécil”.

“Si una chica se ve bien cuando te conoce, ¿a quién le importa si llega tarde?”

“La gente nunca nota nada”.

“Si haces algo demasiado bueno, luego de un tiempo, si no lo ves, comienzas a presumir. Y luego ya no eres tan bueno. ”

“Era ese tipo de tarde loca, terriblemente frío, sin sol ni nada, y sentías que estabas desapareciendo cada vez que cruzabas una carretera”.

“Grandioso. Hay una palabra que realmente odio. Es una farsa. Podía vomitar cada vez que lo escucho. ”

el-guardián-entre-el-centeno-4

Resumen de el guardián entre el centeno

La historia de Holden inicia el sábado después del final de las clases en la escuela preparatoria Pencey en Agerstown, Pennsylvania. Pencey es la cuarta escuela de Holden; él ya ha fracasado en otras tres. En Pencey, reprobó cuatro de cinco de sus clases y recibió una advertencia de que lo expulsaran, pero no posee programado volver a Manhattan hasta el miércoles. Visita a su viejo profesor de historia, Spencer, para despedirse, pero cuando Spencer intenta amonestar por su bajo fruto académico, Holden se enoja.

De regreso en el dormitorio, Holden está más furioso por su vecino sucio, Ackley, y por su propio compañero de cuarto, Stradlater. Stradlater pasa la noche en una cita con Jane Gallagher, una joven con quien Holden solía salir y a quien todavía extraña. Durante el lapso de la noche, Holden se pone cada vez más alterado por el hecho de que Stradlater saque a Jane, y cuando Stradlater vuelve, Holden le pregunta con insistencia si trató de tener relaciones sexuales con ella. Stradlater se burla de Holden, quien se enoja y agrede a Stradlater.

Stradlater detiene a Holden y le ensangrienta la nariz. Holden decide que ya ha tenido bastante de Pencey y que irá a Manhattan tres días antes, permanecerá en un hotel y no les dirá a sus padres que ha regresado. En el tren a Nueva York, Holden conoce a la mamá de uno de sus compañeros estudiantes de Pencey. Aunque cree que este estudiante es un total “bastardo”, le cuenta a la mujer historias improvisadas sobre lo tímido que es su hijo y lo querido que es en la escuela.

el-guardián-entre-el-centeno-10

Cuando llega a Penn Station, ingresa a una cabina telefónica y piensa llamar a varias personas, pero por diferentes razones decide no hacerlo. Se sube a un taxi y le pregunta al taxista a dónde van los patos en Central Park cuando la laguna se congela, pero su pregunta fastidia al conductor. Holden hace que el chófer lo lleve al hotel Edmont, donde se registra. Desde su habitación en el Edmont, Holden puede ver las habitaciones de varios de los invitados en el ala opuesta.

Observa a un hombre colocarse medias de seda, tacones altos, un sujetador, un corsé y un vestido de noche. Asimismo ve a un hombre y una mujer en otra habitación turnándose para lanzar bocados de sus bebidas en la cara del otro y reír histéricamente. Él descifra el comportamiento de la pareja como una manera de juego sexual y está molesto y agitado por él. Luego de fumar un par de cigarrillos, llama a Faith Cavendish, una mujer a la que nunca conoció pero cuyo número consiguió de un conocido en Princeton.

Holden cree que recuerda haber escuchado que ella solía ser una stripper, y cree que puede convencerla para que tenga relaciones sexuales con él. Él la llama, y ​​aunque al inicio a ella le incomoda que un extraño la llame a una hora tan tardía, ella casualmente sugiere que se encuentren al día siguiente. Holden no pretende esperar tanto tiempo y termina colgando sin acordar una reunión. Holden baja a la sala de lavanda y se sienta en una mesa, pero el mesero se da cuenta de que es un menor y se niega a servirlo.

el-guardián-entre-el-centeno-13

Coquetea con tres mujeres de unos 30 años, que parecen ser de fuera de la ciudad y están especialmente interesadas en dar un vistazo a una celebridad. No obstante, Holden baila con ellos y siente que está medio enamorado de la rubia luego de ver lo bien que baila. Después de hacer varias bromas sobre su edad, se van, lo que le consiente pagar toda su cuenta. Cuando Holden sale al vestíbulo, empieza a pensar en Jane Gallagher y, en un flashback, relata cómo llegó a conocerla.

Se conocieron durante unas vacaciones de verano en Maine, jugaron golf y damas, y se tomaron de las manos en el cine. Una dia, durante un juego de damas, su padrastro salió al pórtico donde estaban jugando, y cuando se fue, Jane empezó a llorar. Holden se había movido para sentarse al lado suyo y la había besado en toda la cara, pero no dejaba que la besara en la boca. Eso fue lo más cerca que quedaron de besarse.

Holden deja el Edmont y toma un taxi para ir al club de jazz de Ernie en Greenwich Village. Reiteradamente, le pregunta al taxista a dónde van los patos en Central Park en el invierno, y este taxista está aún más gruñón que el primero. Holden se sienta solo en una mesa en Ernie’s y mira a los otros clientes con inquietud. Se halla con Lillian Simmons, una de las ex novias de su hermano mayor, quien lo invita a sentarse con ella y su cita. Holden dice que tiene que verse con alguien, se va y camina de vuelta al Edmont.

Maurice, el operario del ascensor en el Edmont, promete enviar una prostituta a la habitación de Holden por cinco dólares, y Holden acepta. Una mujer joven, identificándose como “Sunny”, llega a su puerta. Se quita el vestido, pero Holden empieza a sentirse extraño y trata de conversar con ella. Certifica que actualmente se sometió a una operación de columna vertebral y que no está lo adecuadamente recuperado para tener relaciones sexuales con ella, pero se ofrece a pagarle de todos modos.

el-guardián-entre-el-centeno-16

Ella se sienta en su regazo y le habla picante, pero él reclama en pagarle cinco dólares y mostrarle la puerta. Sunny vuelve con Maurice, quien reclama otros cinco dólares a Holden. Cuando Holden se niega a pagar, Maurice lo golpea en el estómago y lo deja en el suelo, mientras Sunny saca cinco dólares de su billetera. Holden se va a la cama. El domingo se levanta a las diez en punto y llama a Sally Hayes, una chica encantadora con la que ha salido en el pasado. Acuerdan verse para una presentación temprana de una obra de Broadway.

Come en un bar de sándwiches, donde plática con dos monjas sobre Romeo y Julieta. Intenta llamar a Jane Gallagher, pero su madre agarra el teléfono y él cuelga. Él toma un taxi a Central Park para buscar a su hermana menor, Phoebe, pero ella no está en aquel lugar. Él ayuda a uno de los compañeros de escuela de Phoebe a sujetar su patín, y la niña le dice que Phoebe podría estar en el Museo de Historia Natural.

Aunque sabe que la clase de Phoebe no estaría en el museo un domingo, él va allí de todas formas, pero cuando llega allí decide no ingresar y en su lugar toma un taxi al Hotel Biltmore para verse con Sally. Holden y Sally van a la obra, y Holden está molesto porque Sally habla con un chico que conoce de Andover después. A proposición de Sally, van a Radio City a patinar sobre hielo. Ambos patinan mal y deciden buscar una mesa en su lugar.

Holden intenta manifestarle a Sally por qué no está satisfecho en la escuela, y en realidad le pide huir con él a Massachusetts o Vermont y vivir en una cabaña. Cuando ella se niega, él la llama “dolor en el trasero” y se ríe de ella cuando protesta con enojo. Ella se niega a oír sus disculpas y se va. Holden regresa a llamar a Jane, pero no hay respuesta. Llama a Carl Luce, un joven que había sido el consejero estudiantil de Holden en la escuela Whooton y que ahora es estudiante en la Universidad de Columbia.

el-guardián-entre-el-centeno-25

Luce dispone encontrarse con él para tomar una copa luego de la cena, y Holden va al cine en Radio City para pasar el tiempo. Holden y Luce se ven en el Wicker Bar en el Hotel Seton. En Whooton, Luce había hablado con sinceridad con algunos de los muchachos sobre el sexo, y Holden intenta cautivar a una conversación al respecto una vez más. Luce se irrita por los comentarios juveniles de Holden sobre los homosexuales y sobre la pareja china de Luce, y él posee una excusa para irse temprano. Holden continúa bebiendo whisky y escucha al pianista y cantante.

Algo borracho, Holden telefonea a Sally Hayes y murmura sobre sus planes de Nochebuena. Luego va a la laguna en Central Park, donde solía ver a los patos cuando era niño. Luego decide infiltrarse en su propio edificio de residencias y despertar a su hermana, Phoebe. Se ve forzado a admitir ante Phoebe que fue echado de la escuela, lo que hace que se enoje con él.

Cuando intenta expresar por qué odia la escuela, ella lo culpa de no gustarle nada. Él le cuenta su sueño de ser “el cazador entre el centeno”, una persona que agarra niños pequeños cuando están a punto de caerse de un acantilado. Phoebe le dice que ha acordado mal del poema del que tomó la figura: el poema de Robert Burns dice “si un cuerpo se halla con un cuerpo, cruzando el centeno”, no “atrapar un cuerpo”.

el-guardián-entre-el-centeno-15

Holden llama a su viejo profesor de inglés, el Sr. Antolini, quien le dice a Holden que puede venir a su casa. Antolini le pregunta a Holden sobre su expulsión y trata de darle lecciones para su futuro. Holden no puede esconder su somnolencia, y el Sr. Antolini lo echa en el sofá. Holden se despierta y halla al Sr. Antolini acariciando su frente. Pensando que el Sr. Antolini está formando un principio homosexual, Holden se excusa rápidamente y se va, durmiendo durante unas horas en un banco en la estación Grand Central.

Holden llega a la escuela de Phoebe y le manda una nota diciéndole que se va de casa para siempre y que ella debería verse con él a la hora del almuerzo en el museo. Cuando Phoebe llega, lleva una maleta repleta de ropa y le pide a Holden que la lleve con él. Él se niega enfadado, y ella llora y luego se niega a hablar con él. Sabiendo que ella lo perseguirá, él camina al zoológico y luego la carga a través del parque a un carrusel.

Él le compra un boleto y la ve montarlo. Empieza a llover mucho, pero Holden está tan feliz de ver a su hermana en el carrusel que está a punto de llorar. Holden acaba su narración aquí, diciéndole al lector que no va a narrar la historia de cómo fue a su casa y se “enfermó”. Planea ir a una nueva escuela en el otoño y es sutilmente optimista sobre su futuro.

Resumen por capítulos

El Guardián entre el centeno se desenvuelve alrededor de la década de los 50´s y es relatado por un joven llamado Holden Caulfield. Holden no es concreto acerca de su ubicación mientras cuenta la historia, pero deja en claro que está tomando tratamiento en un hospital psiquiátrico o sanatorio. Los eventos que narra poseen lugar en los pocos días entre el final del trimestre escolar de otoño y Navidad, cuando Holden tiene 16 años.

Capítulo 1

Holden Caulfield narra su historia desde un hogar de descanso al que ha sido mandado para terapia. Se niega a conversar sobre su vida temprana, indicando solo que su hermano DB es un escritor de Hollywood. Él indica que está disgustado porque DB se ha entregado a Hollywood, dejando una carrera en literatura sensata por la riqueza y la gloria de las películas. Luego empieza a narrar la historia de su colapso, empezando con su partida de Pencey Prep, una afamada escuela a la que acudió en Agerstown, Pennsylvania.

La carrera de Holden en Pencey Prep se ha visto ensombrecida por su negativa a postularse, y luego de reprobar cuatro de sus cinco materias, se le ha prohibido volver a la escuela luego del término de vacaciones. El sábado antes de que inicien las vacaciones de Navidad, Holden se halla en Thomsen Hill con vistas al campo de fútbol, ​​donde Pencey juega su partido anual contra Saxon Hall.

el-guardián-entre-el-centeno-12

Holden no posee interés en el juego y no había imaginado verlo en absoluto. Es el encargado del equipo de esgrima de la escuela y se supone que debe estar en Nueva York para una reunión, pero perdió el equipaje del equipo en el metro, lo que forzó a todos a volver temprano. Holden está lleno de desprecio por la escuela preparatoria, pero busca una forma de hacer su despedida. Recuerda con cariño tirar una pelota de fútbol con amigos inclusive después de que anocheció afuera.

Holden se aparta del juego para despedirse del Sr. Spencer, un ex profesor de historia muy antiguo y enfermo de gripe. Corre a la casa de Spencer, pero como es un gran fumador, tiene que detenerse para recobrar el aliento en la puerta principal. En la puerta, la esposa de Spencer saluda animadamente a Holden, y él entra a ver a su maestro.

Capítulo 2

Holden saluda al Sr. Spencer y su esposa de una forma que indica que es cercano a ellos. La condición muy decrépita de su maestro lo desalienta, pero parece respetarlo. En su habitación de enfermo, Spencer pretende dar una plática a Holden sobre sus fracasos académicos. Ratifica la afirmación del director de Pencey, y le dice a Holden que debe aprender a actuar según las reglas.

Aunque Spencer notoriamente siente afecto por Holden, sin divagaciones le recuerda al niño que lo reprobó, e inclusive lo obliga a oír el terrible ensayo que entregó sobre los antiguos egipcios. Posteriormente, Spencer intenta persuadir a Holden para que piense en su futuro. Sin querer que le den una plática, Holden interrumpe a Spencer y se va, volviendo a su dormitorio antes de la cena.

el-guardián-entre-el-centeno-6

Capítulo 3

Holden vive en Ossenburger Hall, que lleva el nombre de un millonario graduado de Pencey que hizo su riqueza en el negocio de las funerarias con descuento. En su habitación, Holden se sienta y lee un libro mientras utiliza su nuevo sombrero de caza, una singular gorra roja con un ala larga y orejeras. Es detenido por Ackley, un estudiante con granos que vive al lado.

Según Holden, Ackley es un colega de clase intensamente molesto que continuamente entra en la sala, presenta hábitos personales asquerosos y falta de higiene, y siempre actúa como si estuviera haciendo un favor a los demás al pasar tiempo con ellos.

Ackley no parece poseer muchos amigos. Evita que Holden lea hablando por la habitación y fastidiando con preguntas molestas. Ackley empeora aún más a Holden al cortarse las uñas en el suelo, a pesar de las frecuentadas solicitudes de Holden de que se detenga. Se niega a tomar las pistas de Holden de que habría irse. Cuando entra el galán y popular compañero de habitación de Holden, Stradlater, Ackley, que odia a Stradlater, vuelve velozmente a su propia habitación.

Capítulo 4

Holden va al baño con Stradlater y habla con él mientras se rasura. Holden compara los hábitos personales de Stradlater con los de Ackley: mientras que Ackley es grotesco y posee una mala higiene dental, Stradlater es muy llamativo pero no conserva limpia su afeitadora u otros artículos de tocador. Decide que si bien Ackley es un vago indiscutible, Stradlater es un “vago oculto”. Los dos bromean, luego Stradlater le pide a Holden que escriba una obra en inglés para él, porque su cita no lo dejará con tiempo para hacerlo.

el-guardián-entre-el-centeno-22

Holden pregunta por la cita y se entera de que Stradlater está saliendo con una chica que Holden conoce, Jane Gallagher. Holden notoriamente posee fuertes sentimientos por Jane y la recuerda vívidamente. Él le dice a Stradlater que cuando ella jugaba a las damas, solía conservar a todos sus reyes en la fila de atrás porque le gustaba cómo se veían allí. Stradlater no está interesado en esas cosas.

A Holden le amarga que Stradlater, uno de los pocos niños con práctica sexual en Pencey, lleve a Jane a una cita. Él pretende saludarla mientras ella espera a Stradlater, pero decide que no está de humor. Antes de salir para su cita, Stradlater toma prestada la chaqueta de dientes de gallo de Holden. Luego de que Stradlater se va, Holden es abrumado por los pensamientos de Jane y Stradlater. Ackley entra de nuevo y se sienta en la habitación de Holden, estrujando sus espinillas hasta la hora de la cena.

Capítulo 5

Luego de una cena de carne seca y poco agradable en el comedor, Holden se mete en una pelea de bolas de nieve con varios de los otros muchachos de Pencey. Él y su amigo Mal Brossard deciden tomar un autobús a Agerstown para mirar una película, aunque Holden aborrece las películas, Holden convence a Mal de dejar que Ackley vaya con ellos. Como consecuencia, Ackley y Brossard ya han visto la película, por lo que el trío sencillamente come algunas hamburguesas, juega un poco de pinball y vuelven a Pencey.

Luego de la travesía, Mal se va a buscar un juego de bridge, y Ackley se sienta en la cama de Holden estrujando espinillas e imaginando historias sobre una chica con la que dice haber tenido relaciones sexuales el verano pasado. Holden posteriormente logra que se vaya al empezar a trabajar en la asignación de inglés para Stradlater. Stradlater había dicho que se suponía que la obra era una simple descripción de una habitación, una casa o algo parecido.

el-guardián-entre-el-centeno-8

Pero a Holden no se le ocurre nada que expresar sobre una casa o una residencia, por lo que escribe sobre un guante de béisbol en el que su hermana Allie solía escribir poemas en tinta verde. Muchos años antes, Allie murió de leucemia. Aunque era dos años menor que Holden, Holden dice que Allie era el integrante más inteligente de su familia. Asimismo dice que Allie era una niña extraordinariamente encantadora e inocente.

Holden notoriamente todavía siente la pérdida de Allie fuertemente. Da una breve representación de Allie, insinuando su brillante cabello rojo. Igualmente relata que la noche que Allie murió, durmió en el garaje y destrozó todas las ventanas con sus propias manos. Luego de terminar la tarea de Stradlater, mira por la ventana y escucha a Ackley roncar en la habitación de al lado.

Capítulo 6

En casa luego de su cita, Stradlater entra en la habitación. Lee la tarea de Holden y se molesta claramente, aseverando que no tiene nada que ver con la tarea y que no es de extrañar que Holden sea echado del colegio. Holden rompe la tarea y la tira enfurecido. Después, fuma un cigarrillo en el cuarto solo para molestar a Stradlater. La tensión entre los dos se amplía cuando Holden le pregunta a Stradlater sobre su cita con Jane.

Cuando Stradlater se niega despreocupado a contarle a Holden alguno de los detalles, Holden lo ataca, pero Stradlater lo lanza al suelo e intenta que se calme. Holden insulta despiadadamente a Stradlater, volviéndolo loco hasta que golpea a Holden y le ensangrienta la nariz. Stradlater se alarma de haber herido a Holden y teme meterse en problemas. Holden lo insulta un poco más, y Stradlater posteriormente sale de la habitación. Holden se levanta y entra en la habitación de Ackley, con la cara llena de sangre.

el-guardián-entre-el-centeno-10

Capítulo 7

Holden conversa un rato con Ackley y luego trata de conciliar el sueño en la cama del colega de habitación de Ackley, quien se fue por el fin de semana. Pero no puede dejar de imaginar a Jane jugueteando con Stradlater, y tiene problemas para concertar el sueño. Despierta a Ackley y habla con él un poco más, preguntándole si podría huir y unirse a un templo sin ser católico. Ackley está molesto por la plática, y Holden está enfadado por la falsedad de Ackley, por lo que se va.

Fuera, en el pasillo del dormitorio, decide que se irá a Nueva York esa noche en lugar de aguardar hasta el miércoles. Luego de pasar unos días allí en secreto, aguardará hasta que sus padres hayan absorbido la noticia de su expulsión antes de volver a su departamento. Empaca sus maletas, se pone su sombrero de caza y empieza a llorar. Mientras se dirige al pasillo, grita: “¡Que duerman bien, imbéciles!

Capítulo 8

Holden transita todo el camino hasta la parada de tren y toma un tren que llega tarde a Nueva York. En Trenton, una seductora mujer mayor se sube y se sienta a su lado. Ella resulta ser la mama de su compañero de clase, Ernest Morrow. Le disgusta enormemente Ernest, pero le cuenta mentiras singulares sobre él a su madre, diciendo que él es el chico más popular en el campus y que habría sido electo presidente de la clase si hubiera dejado que los otros chicos lo nombraran.

el-guardián-entre-el-centeno-26

Holden le dice que se llama Rudolph Schmidt, que realmente es el nombre del conserje de la escuela. Cuando ella le pregunta por qué se va anticipado de Pencey, Holden dice que volverá a Nueva York para una operación de tumor cerebral.

Capítulo 9

En Penn Station, Holden desea llamar a alguien, pero no se le ocurre nadie: su hermano, DB, está en Hollywood; su hermana, Phoebe, es joven y posiblemente duerme; no posee ganas de llamar a Jane Gallagher; y otra niña, Sally Hayes, posee una madre que lo odia. Entonces, Holden toma un taxi hasta el hotel Edmont. Intenta platicar con el conductor y le consulta a dónde van los patos en la laguna de Central Park en invierno, pero el conductor no está interesado en hablar.

En su habitación en el Edmont, mira a través del patio del hotel hacia las ventanas alumbradas del otro lado y revela una variedad de actos insólitos que tienen lugar. Un hombre se viste con ropa de mujer, y en otra habitación, un hombre y una mujer se turnan para arrojar bocados de sus bebidas en la cara del otro.

Holden empieza a sentirse excitado, entonces llama a Faith Cavendish, una chica promiscua que le indicó  un chico que conoció en una fiesta e intenta acordar una cita con ella. Ella se niega, alegando que requiere un sueño reparador. Ella le ofrece verse con él al día siguiente, pero él no quiere esperar tanto y él cuelga sin concertar con ella.

el-guardián-entre-el-centeno-27

Capítulo 10

Aun sintiéndose impaciente, Holden se cambia la camisa y baja a la sala Lavender, el club nocturno de Edmont. Antes de salir de su habitación, piensa de nuevo en llamar a su hermana pequeña, Phoebe. Al referirse a ella como “la vieja Phoebe”, él da una representación de su personaje que es marcadamente similar a la representación que dio de Allie anteriormente. Al igual que Allie, ella posee el pelo rojo y es inusualmente inteligente para su edad. Él recuerda el instante en que él y Phoebe fueron a ver “Los pasos de Hitchcock”.

Él nota el humor y la inteligencia de Phoebe, e indica que ella escribe historias de ficción interminables que muestran a un personaje llamado “Hazle Weatherfield”. Según Holden, el único defecto de Phoebe es que quizás es muy emocional. En la sala de lavanda, Holden se sienta en una mesa e intenta pedir un cóctel. Indica que debido a su altura y su cabello gris, frecuentemente puede pedir alcohol, pero, en este caso, el camarero se niega.

Coquetea y baila con tres mujeres que están de visita desde Seattle. Parecen entretenidas pero sin interés en este notoriamente joven que intenta parecer mayor y elegante. Luego de tolerarlo por un tiempo, empiezan a reírse de él; Igualmente lo deprimen al estar obsesionadas con las estrellas de cine. Cuando Holden le miente a una de ellas sobre haber visto a Gary Cooper, les dice a las otras das que también vio a Gary Cooper. Holden paga sus bebidas, luego sale de la sala.

el-guardián-entre-el-centeno-28

Capítulo 11

Mientras marcha hacia el vestíbulo, Holden recuerda a Jane. Las casas de descanso de sus familias en Maine estaban una al lado de la otra, y él la conoció luego de que su madre la confronta con un Doberman pinscher que continuamente se relajaba en el césped de los Caulfield. Holden y Jane se hicieron cercanos: Jane era la única persona a quien Holden le había mostrado el guante de béisbol de Allie.

Un día, el padrastro alcoholizado de Jane salió al pórtico donde Holden y Jane jugaban a las damas y le pidió cigarrillos a Jane; Jane se negó a contestarle y, cuando él se fue, ella empezó a llorar. Holden la abrazó, besando su rostro y consolandola. Aparte de ese acontecimiento, su relación física fue leve, pero solían tomarse de las manos continuamente.

Cuando tomo la mano de Jane, Holden recuerda que todo lo que sabía era que era feliz en ese momento. Holden se siente de pronto molesto, y regresa a su cuarto. Se da cuenta de que las luces en las residencias de los “pervertidos” están apagadas. Aún está totalmente despierto, así que baja las escaleras y toma un taxi.

Capítulo 12

Holden agarra un taxi a un club nocturno de Greenwich Village llamado Ernie’s, un lugar que solía visitar con DB. Su taxista se llama Horwitz, y Holden le gusta. Pero cuando Holden pretende preguntarle sobre los patos en la laguna de Central Park, Horwitz se enoja repentinamente. En Ernie’s, Holden escucha a Ernie tocar el piano pero no se emociona.

el-guardián-entre-el-centeno-29

Toma una mesa, bebe whisky y refrescos, y oye las conversaciones a su alrededor, que halla deprimentes y falsas. Se topa con una chica desagradable llamada Lillian Simmons, con quien DB solía salir, y se ve forzado a abandonar el club nocturno para apartarse de ella.

Capítulo 13

Sintiéndose un gallina por dejar Ernie’s, Holden recorre las cuarenta y una cuadras desde la discoteca hasta el hotel. En el camino, piensa en sus guantes, que fueron asaltados en Pencey. Se imagina una enredada confrontación con el ladrón desconocido, pero reconoce que es un asustadizo de corazón, temeroso de la violencia y la confrontación. Cuando llega al Edmont, toma el elevador hasta su habitación.

El operador del elevador promete enviarle una prostituta por cinco dólares, y Holden, triste y nervioso, acepta. Mientras aguarda en su habitación, vuelve a pensar en su cobardía, porque siente que su falta de agresión le ha obstaculizado acostarse con una mujer. Holden cree que las mujeres aspiran un hombre que certifique poder y control. Mientras reflexiona, llega la prostituta Sunny. Es una joven atrevida con una voz alta.

Holden se pone nervioso, esencialmente cuando se quita el vestido. Ella se sienta en su regazo e intenta cautivarlo, pero él está considerablemente nervioso y le dice que no puede tener relaciones sexuales porque se está recobrando de una operación en su columna. Posteriormente le paga los cinco dólares que le debe y le dice que se vaya. Ella afirma que el precio es diez dólares, pero él se niega a pagarle más, y ella se va enfurecida.

el-guardián-entre-el-centeno-30

Capítulo 14

Holden se sienta en su cuarto de hotel y fuma un rato. Recuerda un incidente poco antes de la muerte de Allie cuando apartó a Allie de un juego de armas de fuego. Aun se siente culpable por haber dejado a Allie fuera. Posteriormente, se va a la cama. Tiene ganas de rezar, pero su disgusto por la religión constituida le impide seguir su pensamiento. De repente, alguien toca a su puerta. En pijama, Holden abre la puerta para afrontar al fornido operario de elevadores, Maurice, quien volvió con Sunny para cobrar los cinco dólares extras que Sunny demandó.

Holden intenta negarse, pero Maurice lo detiene contra una pared mientras Sunny saca el dinero de su billetera. Maurice introduce el dedo en la ingle de Holden, y Holden empieza a insultar en respuesta. Maurice golpea a Holden en el estómago y lo deja magullado en el suelo. Holden se imagina a sí mismo como un personaje de película, vengándose de Maurice luego de haber sido conectado en el estómago con una bala de gángster. Posteriormente, logra irse a la cama y dormir.

Capítulo 15

A la mañana sucesiva, Holden llama a Sally Hayes y hace una cita con ella para más tarde esa tarde. Sale del hotel y deja sus maletas en un locker en la estación Grand Central. Le inquieta perder su dinero y señala que su padre con frecuencia se enfurece cuando Holden pierde cosas. Igualmente describe un poco a su madre, señalando que ella no se ha sentido muy sana desde que murió su hermano Allie.

el-guardián-entre-el-centeno-31

Holden teme que la noticia de su expulsión mortifique a su quebrantable madre, a quien parece importarle mucho. Holden va a comer a un pequeño bar de sándwiches, donde conoce a dos monjas que se mudan a Manhattan para educar en una escuela. Holden piensa en el mundo trivial promovido por el dinero de la escuela preparatoria que acaba de dejar. Luego habla con una de las monjas sobre Romeo y Julieta.

A pesar de su preliminar expresión de disgusto por la religión organizada, las fuerza a tomar diez dólares como contribución piadosa. Luego de que se van, aunque se da cuenta de que requiere dinero para pagar su cita con Sally, empieza a lamentar haber dado solo diez dólares. Concluye que el dinero siempre desanima a las personas.

Capítulo 16

Luego del desayuno, Holden sale a caminar. Piensa en la apatía de las monjas y no puede creer que alguien que conoce sea tan generoso. Se dirige a Broadway para adquirir un disco llamado “Little Shirley Beans” para Phoebe. Le gusta el disco porque, aunque es para niños, lo canta un intérprete de black blues que lo hace sonar osado, no lindo. Piensa en Phoebe, a quien reflexiona una chica maravillosa porque, aunque solo posee diez años, siempre entiende lo que Holden quiere expresar cuando habla con ella.

Él ve a un niño chico ajeno caminando en la calle, cantando: “Si un cuerpo atrapa a un cuerpo que entra por el centeno”. La ingenuidad de la escena lo anima y concluye llamar a Jane, aunque cuelga cuando su madre responde el teléfono. Holden quiere ver a Phoebe, y él va a buscarla al parque porque recuerda que frecuentemente patina sobre ruedas allí los domingos. Conoce a una chica que es amiga de Phoebe.

el-guardián-entre-el-centeno-32

Al inicio, ella le dice que su hermana está en un viaje estudiantil al Museo de Historia Natural, pero luego recuerda que el viaje fue el día anterior. No obstante, Holden marcha hacia el museo, recordando sus propios viajes de clase. Se enfoca en la manera en que la vida se congela en las exposiciones del museo, los modelos de esquimales e indios se paran petrificados y las aves cuelgan del techo, simuladamente en pleno vuelo. Él comenta que cada vez que iba al museo, consideraba que había cambiado, mientras que el museo se había conservado exactamente igual.

Capítulo 17

A las dos en punto, Holden va a verse con Sally en el Hotel Biltmore; ella llega tarde pero se ve muy encantadora, por lo que él rápidamente perdona su demora. Se besan en el taxi camino al teatro. En la obra, los actores fastidian a Holden porque, tanto ellos como el pianista, son demasiado buenos en lo que hacen y creen estar llenos de sí mismos. Durante el descanso, Sally irrita a Holden coqueteando con un chico presuntuoso de Andover, otra escuela preparatoria, pero de todos modos admite llevarla a patinar sobre hielo en “Radio City”.

Luego del espectáculo. Mientras patina, Holden reflexiona que Sally solo quería ir a patinar sobre hielo para poder utilizar una falda corta y exponer su “lindo trasero”, pero acepta que lo encuentra seductor.  Cuando se toman un respiro y se sientan dentro, Holden empieza a pensar.  Fluctuando entre los gritos y los tonos callados, se queja de todos los “falsos” en sus escuelas preparatorias y en la sociedad de Nueva York, y habla de lo perturbado que se siente.

Se vuelve aún más maniático e impulsivo, diciendo que él y Sally deberían fugarse juntos y escapar de la sociedad, viviendo solos en una cabaña. Cuando ella señala que sus sueños son ridículos, él se perturba cada vez más. La disputa crece hasta que Holden llama a Sally un “dolor real en el trasero”, y ella empieza a llorar. Holden empieza a disculparse, pero Sally está incómoda y enojada con él, y, posteriormente, se va sin ella.

el-guardián-entre-el-centeno-33

Capítulo 18

Después de dejar la pista de patinaje, Holden va a una farmacia y come un sándwich de queso suizo y una leche malteada. Una vez más, piensa en llamar a Jane, pero su mente empieza a vagar. Él recuerda la vez que la vio en un baile con un chico que Holden pensó que era un pretencioso, pero Jane objetó que el niño poseía un complejo de inferioridad. Holden concluye que las chicas siempre dicen eso como un pretexto para salir con chicos arrogantes.

Finalmente, llama a Jane, pero nadie contesta. Luego llama a un niño llamado Carl Luce, a quien solía conocer en la escuela Whooton, y Luce accede a reunirse con él para tomar algo más tarde esa noche. Para pasar el tiempo, Holden va a ver una película al Radio City Music Hall. Él halla que el espectáculo navideño de los Rockettes es grotesco y superficial, pero le hace acordarse cómo él y Allie solían amar al tocador de timbales de la orquesta de radio City.

El hombre era una parte mínima e inadvertida del espectáculo, pero parecía estar feliz y orgulloso de lo que hizo. Después del espectáculo, empieza la película, que Holden igualmente considera aburrida. Cuando acaba, empieza a caminar hacia el Wicker Bar, donde se cree que debe encontrarse con Luce. La película era sobre la guerra, por lo que Holden piensa en el ejército. Basado en lo que DB le ha dicho, Holden concluye que nunca lograría estar en el ejército. Prefiere, dice, ser tirado por un pelotón de fusilamiento o sentarse arriba de una bomba atómica.

Capítulo 19

En el Wicker Bar, situado en el elegante Seton Hotel, Holden piensa en Luce. Luce es tres años mayor que Holden y ahora es alumno en la Universidad de Columbia. En la escuela Whooton, Luce solía relatarles a los niños más jóvenes sobre el sexo. Holden dice que halla a Luce divertido, a pesar de que es afeminado y falso. Cuando llega Luce, trata a Holden con insensibilidad, y Holden lo fastidia con preguntas sobre sexo.

el-guardián-entre-el-centeno-35

Luce se niega a verse fascinado por el tipo de discusión sexual que habían disfrutado en Whooton, e insinúa que Holden requiere psicoanálisis. Holden recuerda que el padre de Luce es un psicoanalista, pero Luce es huidizo cuando Holden le pregunta si el padre de Luce alguna vez estudió a su propio hijo. Molesto por los comentarios y preguntas juveniles de Holden, Luce se marcha.

Capítulo 20

Después de que Luce se marcha, Holden se queda en el bar y se embriaga. Se tropieza con la cabina telefónica y hace una llamada confusa a Sally Hayes a altas horas de la noche, enfureciendo tanto a ella como a su abuela. Luego pretende hacer una cita con la cantante del salón, una seductora mujer llamada Valencia. Cuando eso falla, desea, sin más éxito, hacer una cita con la chica del sombrero. Resuelve caminar hacia el estanque de patos en Central Park para ver si los patos aún están cerca.

En el camino, se enfurece bastante cuando cae y rompe el disco que había conseguido para Phoebe. Debido a que se había salpicado agua en el cabello en el hotel en un intento de sobriedad, su cabello empieza a congelarse. En el estanque de patos, le alarma contraer pulmonía e imagina su funeral. Se perdió el funeral de Allie, dice, porque estaba en el hospital luego de destrozar las ventanas del garaje con las manos desnudas. Recuerda haber visitado la tumba de Allie con sus padres.

Se amarga y se entristece, porque la idea de colocar flores en la hierba que envuelve los estómagos de los muertos lo altera. Holden desea hablar con Phoebe, y se está quedando sin dinero, por lo que decide aventurarse a irse a casa. Espera que sus padres estén dormidos, lo que le admitirá colarse, hablar con Phoebe y luego irse sin ser oído. Sale del parque y empieza el largo camino a casa.

el-guardián-entre-el-centeno-36

Capítulo 21

Holden toma el elevador hasta el departamento de su familia. Favorablemente para él, el operario regular del ascensor se ha ido y puede persuadir al nuevo, que no lo reconoce, de que desea visitar a los Dicksteins, que viven al otro lado del pasillo de los Caulfield. Holden se cuela en la vivienda de su familia y busca a Phoebe, pero ella no está en su cuarto. Holden va de puntillas a la habitación de DB, porque a Phoebe le gusta dormir allí cuando DB está en Hollywood.

Halla a Phoebe durmiendo cómodamente y comenta que los niños, a diferencia de los adultos, siempre se ven serenos cuando duermen. Mientras observa a Phoebe dormir, lee sus libros estudiantes. Ella ha firmado su nombre “Phoebe Weatherfield Caulfield”, a pesar de que su segundo nombre es Josephine. Le gusta leer las notas a sus amigos, las preguntas indiscretas y los apuntes perspicaces al azar que ella ha trazado en las páginas.

Posteriormente despierta a Phoebe, y ella está encantada de verlo. Repleta de energía, habla apasionadamente de una cosa tras otra: su obra escolar en la que interpreta a Benedict Arnold, una película que acaba de ver, una película en la que DB está ocupando, un niño en la escuela que la intimida, y el hecho que sus papás están en una fiesta y no regresarán a casa hasta más tarde.

Pero luego de su apasionada conversación, se da cuenta de que Holden está en casa dos días antes y debe haber sido expulsado de la escuela. Una y otra vez, ella dice que su padre lo matará. Holden pretende justificar su conducta, pero ella se niega a oír y se envuelve la cabeza con una almohada. Holden sale de la habitación para comprar cigarros.

annieyerena@gmail.com39

Capítulo 22

Holden vuelve a la habitación de Phoebe y posteriormente la hace escuchar. Él trata de explicar por qué falla sus clases y le cuenta todas las cosas que detesta de la escuela. Ella responde culpandolo de odiarlo todo. Él trata de refutar su reclamo, y ella lo reta a decir una cosa que le gusta. Se inquieta, pensando en las monjas que conoció en el desayuno. Asimismo piensa en James Castle, un niño que conocía en la Escuela Elkton Hills que brincó por la ventana a su muerte mientras otros niños lo disgustaban.

Posteriormente le dice que le gusta Allie, y ella le recuerda enfadada que Allie está muerta. Ella le pregunta qué desea hacer con su vida, y su única respuesta es señalar la frase, “Si un cuerpo agarra un cuerpo que viene a través del centeno”. Holden expresa que imagina un gigantesco campo de centeno en un acantilado lleno de niños jugando.

Quiere pararse a la orilla del acantilado y agarrar a los niños cuando se aproximan demasiado para caerse, para ser “el guardián del centeno”. Phoebe indica que Holden ha escuchado mal las palabras, la poesía real, de Robert El poema Burns,  es “Si un cuerpo se topa con un cuerpo que viene a través del centeno”.

Capítulo 23

Holden deja el cuarto de Phoebe por un instante para llamar al Sr. Antolini, un profesor de inglés que tenía en Elkton Hills. El Sr. Antolini está extrañado de que Holden haya sido expulsado de otra escuela e invita a Holden a pasar la noche en su casa. Holden nos indica que el Sr. Antolini fue el único maestro que se aproximó al cuerpo de James Castle luego de su muerte, el único que demostró valor o delicadeza en la situación. Holden regresa a la habitación de Phoebe y le pide que baile.

el-guardián-entre-el-centeno-38

Luego de unos pocos números, escuchan que se abre la puerta principal: sus padres han vuelto a casa de su cena. Holden intenta abanicar su perseverante humo de cigarrillo y salta al armario. Su madre ingresa para meter a Phoebe, y él se oculta hasta que ella se va. Luego le dice adiós a Phoebe, dejándola saber de su plan para abandonar Nueva York y mudarse solo al oeste. Ella le presta el dinero de Navidad que había estado guardando, y él se va a casa del señor Antolini. Al salir, le da a Phoebe su sombrero rojo de caza.

Capítulo 24

Cuando Holden llega a ver al Sr. Antolini, este  y su esposa acaban de concluir una cena en su lujosa residencia en Sutton Place. Vasos y platos están en todas partes, y Holden logra decir que el Sr. Antolini ha estado bebiendo. Holden toma asiento y los dos empiezan a hablar. Mientras la Señora Antolini prepara café, el Sr. Antolini pregunta por la expulsión de Holden de Pencey Prep. Holden manifiesta que no le gustaban las reglas y estatutos de Pencey Prep.

Como ejemplo, insinúa su clase de debate en la que los alumnos fueron penalizados por apartarse del tema. Holden discute que las detenciones son más interesantes. En lugar de brindar una completa simpatía, el Sr. Antolini afronta cortésmente a Holden, señalando que las detenciones a menudo entretienen, y que a veces es más atractivo y conveniente seguir el tema. Holden empieza a ver la debilidad de su testimonio y se vuelve incómodo. Pero la señora Antolini corta la tensión, trayendo café para Holden y el señor Antolini antes de irse a dormir.

el-guardián-entre-el-centeno-37

Luego de este respiro, el Sr. Antolini reanuda la discusión con una nota mucho más seria. Él le dice a Holden que está preocupado por él porque se siente preparado para una caída significativa, una caída que lo dejará estropeado y disgustado contra el resto del mundo, y especialmente contra el tipo de niños que detestaba en la escuela. Luego de un silencio penoso, Antolini explica aún más la “caída” que está percibiendo, y dice que la perciben hombres que no logran lidiar con el medio ambiente que los rodea.

Pero le dice a Holden que si se dedica en la escuela, experimentará que muchos hombres y mujeres se han visto del mismo modo, perturbados y alarmados por la condición humana, y asimismo aprenderá mucho sobre su propia mente. Holden parece interesado en lo que tiene que decir el Sr. Antolini, pero está cansado.

Posteriormente, no se puede cohibir de un bostezo. El señor Antolini se ríe, acomoda el sofá y, luego de una pequeña charla sobre chicas, deja que Holden se vaya a dormir. Repentinamente, Holden se despierta; siente la mano del señor Antolini acariciando su cabello. Antolini asevera que no fue nada, pero Holden cree que Antolini está formando un avance homosexual y sale corriendo del departamento.

el-guardián-entre-el-centeno-34

Capítulo 25

Luego de dejar al Sr. Antolini, Holden va a la estación Grand Central y pasa la noche dormitando en un banco en la sala de espera. Al día siguiente, transita por la Quinta Avenida, mirando a los niños y sintiéndose cada vez más nervioso y agobiado. Cada vez que cruza una calle, siente que se esfumara, por lo que cada vez que llega a una acera, llama a Allie, suplicándole a su hermano muerto que le permita llegar al otro lado. Decide irse de Nueva York, hacer autostop hacia el oeste, y nunca regresar a casa o al colegio.

Se imagina existiendo como un ermitaño, sin hablar nunca con nadie y casándose con una niña sordomuda. Él va al colegio de Phoebe y le escribe una nota diciéndole que se vea con él en el Museo de Arte para que pueda reponer el dinero que ella le prestó. Mientras merodea por su antigua escuela, se deprime aún más cuando halla las palabras “jódete” rayadas en las paredes.

Phoebe llega al museo con una maleta y le suplica a Holden que la lleve con él. Se siente mareado y le impacienta regresar a desmayarse. Él le dice que no puede ir con él y se siente aún más cerca de desmayarse. Ella se enfurece, se niega a mirarlo y le devuelve rudamente su sombrero de caza. Holden le dice que no se irá y le pide que vuelva a la escuela. Ella se niega enfurecida, y él le ofrece llevarla al zoológico.

el-guardián-entre-el-centeno-25

Marchan hacia el zoológico, Holden a un lado de la calle, y Phoebe lo sigue enfurecida por el otro. Después de mirar varios animales, marchan hacia el parque, ahora en el mismo lado de la calle, aunque aún no del todo juntos. Llegan al carrusel y Holden persuade a Phoebe para que se monte. Él se sienta en un banco del parque, viéndola dar vueltas y vueltas. Se han reconciliado, él está utilizando su sombrero rojo de caza, y espontáneamente se siente tan feliz que piensa que podría llorar.

Capítulo 26

Holden acaba su historia al negarse a discutir lo que ocurrió después de su día en el parque con Phoebe, aunque sí expresa que se fue a su casa, se enfermó y fue enviado al resto del hogar desde el que ahora narra su historia. Él dice que se opina que debe ir a una nueva escuela en el otoño y piensa que se postulará allí, pero no posee ganas de hablar de eso.

Esperaría no haber hablado tanto de sus experiencias en primer lugar, inclusive con DB, que frecuentemente viene a visitarlo a la casa de descanso. Hablar sobre lo que le ocurrió lo hace extrañar a todas las personas en su historia.

(Visited 10.327 times, 13 visits today)

Deja un comentario